/ martes 19 de mayo de 2020

El fondo de fondos

El gobierno federal de la autollamada “Cuarta Transformación” nos ha mostrado a lo largo de la administración morenista un sinfín de incongruencias, a sus discursos de opositores y promesas de campaña he incluso de no ser distintos a sus antecesores, de que cambiar la historia solo han sido palabras, instalándose en la inercia de la demagogia, el mesianismo y la politiquería que ha caracterizado casi siempre a nuestra clase política y gubernamental. Dice el refrán que el pez por su boca muere, y ahora basta echar un ojo a las redes sociales para escuchar y ver las anteriores posiciones de rechazo y reclamos de las y los ciudadanos en general en los distintos temas de la vida pública que se ponen a debate, para documentar las enormes contradicciones en las que incurren sin rubor alguno.

En medio de elucubraciones y reacciones a la decisión del Presidente Andrés Manuel López Obrador de volver a echar mano de las Fuerzas Armadas para “combatir el crimen organizado” que, por cierto, no se ha aplacado ni durante el año y medio de la “Cuarta Transformación”, ni siquiera recibiendo abrazos, no balazos, debemos, en primer lugar, considerar que el cambio de timón es la clara admisión de que a la violencia no se le ha pegado como debiera ser.

Sorprende pues que ahora que el país está en picada saquen al Ejercito Mexicano a las calles nuevamente. Con una sociedad vapuleada por la pandemia; la pésima estrategia para enfrentarla y detener el contagio, la economía nacional en grave crisis; solo equiparable a la época de la Revolución Mexicana cuando el decrecimiento del PIB fue de menos -15 por ciento al suspender toda la actividad. La hipótesis que circula en diferentes sectores de nuestra nación, es que salen en contra de los propios mandos militares y para prever una posible revuelta social, harta de la situación, el encierro y la falta de información veraz y objetiva por parte del gobierno.

Incomoda, y mucho a los mexicanos, que el “proyecto de cambio” ofrecido en campaña se derrumbara tan rápido, sumado al crecimiento de la inseguridad, la violencia, la corrupción e impunidad que sigue permeando en las altas esferas de la administración. Además de que los números de decrecimiento para este año presentados por el gobierno federal rondan los menos -6 por ciento, mientras que diversos analistas privados aseguran que llegara al menos -13 por ciento. Yo me quedo con la idea de que la presencia militar (Ejército y Marina) en la calle, actualmente solo genera más violencia. No existe una estrategia clara, tal vez por insipiencia o falta de directriz.


El gobierno federal de la autollamada “Cuarta Transformación” nos ha mostrado a lo largo de la administración morenista un sinfín de incongruencias, a sus discursos de opositores y promesas de campaña he incluso de no ser distintos a sus antecesores, de que cambiar la historia solo han sido palabras, instalándose en la inercia de la demagogia, el mesianismo y la politiquería que ha caracterizado casi siempre a nuestra clase política y gubernamental. Dice el refrán que el pez por su boca muere, y ahora basta echar un ojo a las redes sociales para escuchar y ver las anteriores posiciones de rechazo y reclamos de las y los ciudadanos en general en los distintos temas de la vida pública que se ponen a debate, para documentar las enormes contradicciones en las que incurren sin rubor alguno.

En medio de elucubraciones y reacciones a la decisión del Presidente Andrés Manuel López Obrador de volver a echar mano de las Fuerzas Armadas para “combatir el crimen organizado” que, por cierto, no se ha aplacado ni durante el año y medio de la “Cuarta Transformación”, ni siquiera recibiendo abrazos, no balazos, debemos, en primer lugar, considerar que el cambio de timón es la clara admisión de que a la violencia no se le ha pegado como debiera ser.

Sorprende pues que ahora que el país está en picada saquen al Ejercito Mexicano a las calles nuevamente. Con una sociedad vapuleada por la pandemia; la pésima estrategia para enfrentarla y detener el contagio, la economía nacional en grave crisis; solo equiparable a la época de la Revolución Mexicana cuando el decrecimiento del PIB fue de menos -15 por ciento al suspender toda la actividad. La hipótesis que circula en diferentes sectores de nuestra nación, es que salen en contra de los propios mandos militares y para prever una posible revuelta social, harta de la situación, el encierro y la falta de información veraz y objetiva por parte del gobierno.

Incomoda, y mucho a los mexicanos, que el “proyecto de cambio” ofrecido en campaña se derrumbara tan rápido, sumado al crecimiento de la inseguridad, la violencia, la corrupción e impunidad que sigue permeando en las altas esferas de la administración. Además de que los números de decrecimiento para este año presentados por el gobierno federal rondan los menos -6 por ciento, mientras que diversos analistas privados aseguran que llegara al menos -13 por ciento. Yo me quedo con la idea de que la presencia militar (Ejército y Marina) en la calle, actualmente solo genera más violencia. No existe una estrategia clara, tal vez por insipiencia o falta de directriz.


martes 11 de agosto de 2020

Gracias familia mexicana

martes 04 de agosto de 2020

Oportunismo adulador

martes 28 de julio de 2020

Mexicanos estamos solos

martes 14 de julio de 2020

Pobreza y desempleo imparables

martes 07 de julio de 2020

Entre abrazos y balazos

martes 30 de junio de 2020

¿MÉXICO, PAÍS DE UN SOLO HOMBRE?

martes 23 de junio de 2020

CRIMEN ORGANIZADO IMPARABLE

martes 16 de junio de 2020

NOS QUISO CHAMAQUEAR EL PRESIDENTE

martes 09 de junio de 2020

LÓPEZ–GATELL FALLÓ

Cargar Más