/ domingo 8 de agosto de 2021

Que se pongan de acuerdo

Apenas el viernes hubo un nuevo contratiempo entre el gobierno local y el gobierno federal en cuanto al semáforo epidemiológico, sin embargo, para la gente pareciera que no existe siquiera un semáforo y la muestra son los más de 21 mil contagios en cada uno de los últimos 4 días.

Dice el gobierno de la Ciudad de México que no es necesario poner un semáforo rojo, pues no piensan parar las actividades esenciales y no, para que la economía no se detenga, no quieren más cierres, aunque eso signifique un aumento de contagios inimaginable.

Esta tercera ola de Covid 19 ha sido menos letal, sí, pero el ritmo de contagios ha subido como la espuma, si bien la vacunación también ha ido de manera acelerada, hay un rezago que está provocando que los hospitales estén volviendo a llenar sus salas, y reconvirtiéndose en exclusivos para Covid.

Quizá el verde que vivimos hace poco más de un mes solo sirvió para saber que la gente no está preparada para hacerse responsable de su salud, que no hay manera de hacerles entender que la emergencia sigue y que no será saliendo a la calle y tratando de retomar la vida donde la dejaron la manera en que se va a superar.

Si no entendemos que la vida como la conocíamos ya no existe y que no podemos volver a salir como antes, a reunirnos como antes y a vivir como antes, al menos no en el corto o mediano plazo, la emergencia jamás acabará, los contagios seguirán y nuestra vida no volverá.

En los siguientes meses veremos más contagios, quizá menos decesos, pero el ritmo de contagio aun no parará, necesitamos cortar de tajo los contagios y solo se hará con un poco de intención y ganas de salir adelante como sociedad, de otro modo, el egoísmo nos va a sumir en una emergencia cada vez más grave.

Reitero, la vacunación está tomando buena velocidad, pero la opacidad y la mala información está haciendo de este ejercicio de salud un aquelarre en donde todos sienten ya la urgencia por vacunarse, y con justa razón, y los gobiernos siguen pareciendo que las ocupan políticamente para operar a su favor.

Es urgente que se vacunen más personas y más pronto, no porque se acaben los contagios, pero si para reducir el peligro que pudiera representar alguna de las variantes que ya dominan en el país.


Apenas el viernes hubo un nuevo contratiempo entre el gobierno local y el gobierno federal en cuanto al semáforo epidemiológico, sin embargo, para la gente pareciera que no existe siquiera un semáforo y la muestra son los más de 21 mil contagios en cada uno de los últimos 4 días.

Dice el gobierno de la Ciudad de México que no es necesario poner un semáforo rojo, pues no piensan parar las actividades esenciales y no, para que la economía no se detenga, no quieren más cierres, aunque eso signifique un aumento de contagios inimaginable.

Esta tercera ola de Covid 19 ha sido menos letal, sí, pero el ritmo de contagios ha subido como la espuma, si bien la vacunación también ha ido de manera acelerada, hay un rezago que está provocando que los hospitales estén volviendo a llenar sus salas, y reconvirtiéndose en exclusivos para Covid.

Quizá el verde que vivimos hace poco más de un mes solo sirvió para saber que la gente no está preparada para hacerse responsable de su salud, que no hay manera de hacerles entender que la emergencia sigue y que no será saliendo a la calle y tratando de retomar la vida donde la dejaron la manera en que se va a superar.

Si no entendemos que la vida como la conocíamos ya no existe y que no podemos volver a salir como antes, a reunirnos como antes y a vivir como antes, al menos no en el corto o mediano plazo, la emergencia jamás acabará, los contagios seguirán y nuestra vida no volverá.

En los siguientes meses veremos más contagios, quizá menos decesos, pero el ritmo de contagio aun no parará, necesitamos cortar de tajo los contagios y solo se hará con un poco de intención y ganas de salir adelante como sociedad, de otro modo, el egoísmo nos va a sumir en una emergencia cada vez más grave.

Reitero, la vacunación está tomando buena velocidad, pero la opacidad y la mala información está haciendo de este ejercicio de salud un aquelarre en donde todos sienten ya la urgencia por vacunarse, y con justa razón, y los gobiernos siguen pareciendo que las ocupan políticamente para operar a su favor.

Es urgente que se vacunen más personas y más pronto, no porque se acaben los contagios, pero si para reducir el peligro que pudiera representar alguna de las variantes que ya dominan en el país.


ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 10 de octubre de 2021

El llamado enérgico

Jose Melton

domingo 03 de octubre de 2021

¿Y el resto para cuándo?

Jose Melton

domingo 26 de septiembre de 2021

Semáforo planeado

Jose Melton

domingo 19 de septiembre de 2021

¿Estamos preparados?

Jose Melton

domingo 12 de septiembre de 2021

El dolor de perderlo todo

Jose Melton

domingo 05 de septiembre de 2021

Regreso a clases ¿Exitoso?

Jose Melton

domingo 29 de agosto de 2021

Regreso abrupto

Jose Melton

domingo 08 de agosto de 2021

Que se pongan de acuerdo

Jose Melton

Cargar Más