/ miércoles 25 de noviembre de 2020

El tránsfuga Lajous

No es lo mismo ser borracho que ser cantinero, pero Andrés Lajous, fallido Secretario de Movilidad de la Ciudad de México, desde que era borracho sabía que sería cantinero, confesado por él mismo en entrevista, cuando le dieron su primer cargo público en la Ciudad de México.

Confiesa además que nació en la Bondojito, pero que creció en San Ángel “donde no había camiones, puro automóvil” pero va más allá, al afirmar que desde siempre tuvo en mente ser funcionario público, por el ejemplo de su abuelo y de Adrián Lajous, su padre, exdirector de PEMEX en 1994, y por ende, completamente neoliberal, según la definición del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

En algún momento le preguntan si le gustaría escribir un libro (en clara alusión a su madre Soledad Loaeza, intelectual y escritora, identificada plenamente con Nexos, parte de la mafia en el poder según AMLO) pero el también sobrino de Guadalupe Loaeza, articulista del periódico Reforma (otro de los vapuleados en las mañaneras) responde que solo le gusta leer.

Una de las partes favoritas es cuando describe la anécdota de que sus amigos del colegio se sorprendían cuando de repente llegaba en metro y no en coche, preguntándole por qué lo hacía. Como si fuera algo extraordinario, claro, para el junior sí.

Esta entrevista desnuda muy bien lo que representa Andrés Lajous en el gobierno “progresista” de Claudia Sheinbaum: simulación intelectual. Y demuestra también, qué, aunque digan todo lo contrario, en Morena los apellidos pesan, y las castas prevalecen. Aunque la paradoja aquí es que en este caso, se da con una familia completamente palacio y neoliberal. Los seguidores de AMLO le llamarían fifí, pues.

Por eso no extraña, las exigencias de vecinos y colectivos pidiendo la renuncia de Andrés Lajous y todo su equipo de “progres”, que han hecho y deshecho en la SEMOVI, con la complacencia de la Jefa de Gobierno. De que les sirven Maestrías, Doctorados y pedigrí a estos burócratas, si no son capaces de subirse a un microbús o al metro en hora pico. Es la realidad que desconocen.

Twitter: @poderciudad760

No es lo mismo ser borracho que ser cantinero, pero Andrés Lajous, fallido Secretario de Movilidad de la Ciudad de México, desde que era borracho sabía que sería cantinero, confesado por él mismo en entrevista, cuando le dieron su primer cargo público en la Ciudad de México.

Confiesa además que nació en la Bondojito, pero que creció en San Ángel “donde no había camiones, puro automóvil” pero va más allá, al afirmar que desde siempre tuvo en mente ser funcionario público, por el ejemplo de su abuelo y de Adrián Lajous, su padre, exdirector de PEMEX en 1994, y por ende, completamente neoliberal, según la definición del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

En algún momento le preguntan si le gustaría escribir un libro (en clara alusión a su madre Soledad Loaeza, intelectual y escritora, identificada plenamente con Nexos, parte de la mafia en el poder según AMLO) pero el también sobrino de Guadalupe Loaeza, articulista del periódico Reforma (otro de los vapuleados en las mañaneras) responde que solo le gusta leer.

Una de las partes favoritas es cuando describe la anécdota de que sus amigos del colegio se sorprendían cuando de repente llegaba en metro y no en coche, preguntándole por qué lo hacía. Como si fuera algo extraordinario, claro, para el junior sí.

Esta entrevista desnuda muy bien lo que representa Andrés Lajous en el gobierno “progresista” de Claudia Sheinbaum: simulación intelectual. Y demuestra también, qué, aunque digan todo lo contrario, en Morena los apellidos pesan, y las castas prevalecen. Aunque la paradoja aquí es que en este caso, se da con una familia completamente palacio y neoliberal. Los seguidores de AMLO le llamarían fifí, pues.

Por eso no extraña, las exigencias de vecinos y colectivos pidiendo la renuncia de Andrés Lajous y todo su equipo de “progres”, que han hecho y deshecho en la SEMOVI, con la complacencia de la Jefa de Gobierno. De que les sirven Maestrías, Doctorados y pedigrí a estos burócratas, si no son capaces de subirse a un microbús o al metro en hora pico. Es la realidad que desconocen.

Twitter: @poderciudad760

ÚLTIMASCOLUMNAS