/ miércoles 30 de diciembre de 2020

Adiós 2020

Nuestra generación, la que estamos viviendo el 2020, se recordará poderosamente en la historia de la humanidad. Para entender la magnitud, nunca antes se había documentado una pandemia mundial, de la forma en que estamos informados a cada instante, sobre el COVID-19 en todos los rincones del planeta.

La era digital, nos permite saber que pasa al mismo tiempo en Ecuador, España, China o la India. En que países hay rebrote y en cuales repunte. Y dónde hay mayores consecuencias negativas, principalmente en la letalidad, y ahora en la crisis económica.

También, el avance tecnológico nos permitió sobrellevar afectiva y profesionalmente la

pandemia, con la posibilidad de las videollamadas, que tan solo hace unos años eran imposibles de realizar. Qué decir de la telefonía, donde inclusive, su reducción en costos, nos permitió prolongarnos en llamadas con los seres queridos, no importando donde se encontraran.

Y la tecnología también, nos ha permitido llegar muy rápidamente a una vacuna, que casi al año de la aparición del COVID-19, se está ya aplicando en las razas del mundo. Sorprendente cuando el cálculo más optimista para encontrar una vacuna era de dos años.

Sin embargo, la humanidad quedó a deber. No soportamos -aún con todas estas grandes ventajas del siglo XXI- el encierro, el ser solidario con quienes enfrentan en hospitales la tragedia, ni fuimos empáticos con los de nuestra misma especie. Menos con quienes perdieron algún familiar o ser querido.

En una situación de privilegio (por el avance científico y tecnológico) parecía que era relativamente sencillo que los gobiernos fueran eficaces y eficientes, haciendo mancuerna con una ciudadanía solidaria, para superar esta terrible enfermedad.

Quedará para la historia la forma en cómo enfrentó el ser humano la prueba más difícil de su existencia, que aún falta por saber si la superaremos.

Claro que queremos un mejor 2021, pero hay que ser realistas. El 2020 esperemos se lleve lo peor de esta pandemia, y tengamos una nueva oportunidad para ser mejores. Estamos a tiempo.

@floresaquino

Nuestra generación, la que estamos viviendo el 2020, se recordará poderosamente en la historia de la humanidad. Para entender la magnitud, nunca antes se había documentado una pandemia mundial, de la forma en que estamos informados a cada instante, sobre el COVID-19 en todos los rincones del planeta.

La era digital, nos permite saber que pasa al mismo tiempo en Ecuador, España, China o la India. En que países hay rebrote y en cuales repunte. Y dónde hay mayores consecuencias negativas, principalmente en la letalidad, y ahora en la crisis económica.

También, el avance tecnológico nos permitió sobrellevar afectiva y profesionalmente la

pandemia, con la posibilidad de las videollamadas, que tan solo hace unos años eran imposibles de realizar. Qué decir de la telefonía, donde inclusive, su reducción en costos, nos permitió prolongarnos en llamadas con los seres queridos, no importando donde se encontraran.

Y la tecnología también, nos ha permitido llegar muy rápidamente a una vacuna, que casi al año de la aparición del COVID-19, se está ya aplicando en las razas del mundo. Sorprendente cuando el cálculo más optimista para encontrar una vacuna era de dos años.

Sin embargo, la humanidad quedó a deber. No soportamos -aún con todas estas grandes ventajas del siglo XXI- el encierro, el ser solidario con quienes enfrentan en hospitales la tragedia, ni fuimos empáticos con los de nuestra misma especie. Menos con quienes perdieron algún familiar o ser querido.

En una situación de privilegio (por el avance científico y tecnológico) parecía que era relativamente sencillo que los gobiernos fueran eficaces y eficientes, haciendo mancuerna con una ciudadanía solidaria, para superar esta terrible enfermedad.

Quedará para la historia la forma en cómo enfrentó el ser humano la prueba más difícil de su existencia, que aún falta por saber si la superaremos.

Claro que queremos un mejor 2021, pero hay que ser realistas. El 2020 esperemos se lleve lo peor de esta pandemia, y tengamos una nueva oportunidad para ser mejores. Estamos a tiempo.

@floresaquino

ÚLTIMASCOLUMNAS