/ sábado 13 de junio de 2020

Misa para trabajadores de la CDMX muertos por pandemia

En la homilía se dijo que ahora se debe manifestar la solidaridad, hermandad y comprensión hacia el que sufre

Familiares, amigos y compañeros de trabajadores y trabajadoras del gobierno de la Ciudad de México, que han fallecido a causa de la pandemia participaron este sábado en la misa virtual que se trasmitió desde el templo de Santo Domingo Mixcoac.

El sacerdote encargado de oficiar la celebración eucarística llamó a la feligresía católica, a estar hoy más unida que nunca, para consolar a aquellos que han perdido a sus seres queridos en el cumplimiento de su trabajo, durante la pandemia.

Durante la homilía, a la que se unieron de forma virtual más de 2 mil personas al filo del mediodía, el padre manifestó que la contingencia sanitaria pone a prueba los valores de la fe católica, por lo que destacó que es ahora cuando se debe manifestar la solidaridad, la hermandad y la comprensión hacia el que sufre.

A través de mensajes digitales, los trabajadores del Sindicato Único de Trabajadores del gobierno de la ciudad de México (SUTGDCMX), familiares, amigos y compañeros elevaron sus oraciones por el eterno descanso de sus seres queridos y su eterno descanso.

Pidieron por los trabajadores de limpia de las 16 alcaldías de la ciudad, trabajadores administrativos, personal de salud, de seguridad y de todas las áreas del gobierno capitalino, quienes en cumplimiento de su deber han perdido la vida durante la pandemia por Covid-19.

La feligresía también elevó sus oraciones, para que Dios acompañe a la humanidad entera que está enfrentando esta pandemia, pidieron por la salud de los más vulnerables y el consuelo de quienes han tenido la pena de perder a algún ser querido.

Captura de pantalla

El Padre que ofició la misa reconoció el trabajo de miles de personas que no han podido quedarse en casa durante la pandemia y que salen todos los días para brindar diariamente los servicios a la ciudadanía. “Son aquellos hombres y mujeres que salen a la calle y pese al riesgo que representa enfrentar el virus, saben lo indispensable que es su trabajo para la sociedad y que permite que la ciudad funcione”.

Pidió por las personas que han fallecido en estos tres meses a causa del coronavirus, especialmente por los trabajadores del gobierno de la ciudad de México, que han sido llamados a la presencia de Dios, antes de lo que sus familias y ellos mismos se lo hubieran esperado.

El Padre destacó el valor cristiano de la solidaridad, ánimo, esperanza y el consuelo, para los que pasan por el duelo de un ser querido, ya sean familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Subrayó la importancia de que hoy más que nunca, la comunidad católica y, en general, toda la población se una como familia, a través del vínculo de la amistad, para encontrar consuelo y aliento en estos momentos tan difíciles que vive la humanidad.

Indicó que esta pandemia ha venido a demostrar a los seres humanos, lo vulnerables que somos, por lo que llamó a la feligresía a estar preparada, arrepentirse de sus pecados y poder dar buenas cuentas a Dios en cualquier momento.

Pidió por el eterno descanso de quienes fallecieron en cumplimiento de su deber, y cuyo trabajo hace posible que todos los habitantes de la ciudad de México reciban bienes y servicios básicos.

(EGS)

Familiares, amigos y compañeros de trabajadores y trabajadoras del gobierno de la Ciudad de México, que han fallecido a causa de la pandemia participaron este sábado en la misa virtual que se trasmitió desde el templo de Santo Domingo Mixcoac.

El sacerdote encargado de oficiar la celebración eucarística llamó a la feligresía católica, a estar hoy más unida que nunca, para consolar a aquellos que han perdido a sus seres queridos en el cumplimiento de su trabajo, durante la pandemia.

Durante la homilía, a la que se unieron de forma virtual más de 2 mil personas al filo del mediodía, el padre manifestó que la contingencia sanitaria pone a prueba los valores de la fe católica, por lo que destacó que es ahora cuando se debe manifestar la solidaridad, la hermandad y la comprensión hacia el que sufre.

A través de mensajes digitales, los trabajadores del Sindicato Único de Trabajadores del gobierno de la ciudad de México (SUTGDCMX), familiares, amigos y compañeros elevaron sus oraciones por el eterno descanso de sus seres queridos y su eterno descanso.

Pidieron por los trabajadores de limpia de las 16 alcaldías de la ciudad, trabajadores administrativos, personal de salud, de seguridad y de todas las áreas del gobierno capitalino, quienes en cumplimiento de su deber han perdido la vida durante la pandemia por Covid-19.

La feligresía también elevó sus oraciones, para que Dios acompañe a la humanidad entera que está enfrentando esta pandemia, pidieron por la salud de los más vulnerables y el consuelo de quienes han tenido la pena de perder a algún ser querido.

Captura de pantalla

El Padre que ofició la misa reconoció el trabajo de miles de personas que no han podido quedarse en casa durante la pandemia y que salen todos los días para brindar diariamente los servicios a la ciudadanía. “Son aquellos hombres y mujeres que salen a la calle y pese al riesgo que representa enfrentar el virus, saben lo indispensable que es su trabajo para la sociedad y que permite que la ciudad funcione”.

Pidió por las personas que han fallecido en estos tres meses a causa del coronavirus, especialmente por los trabajadores del gobierno de la ciudad de México, que han sido llamados a la presencia de Dios, antes de lo que sus familias y ellos mismos se lo hubieran esperado.

El Padre destacó el valor cristiano de la solidaridad, ánimo, esperanza y el consuelo, para los que pasan por el duelo de un ser querido, ya sean familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Subrayó la importancia de que hoy más que nunca, la comunidad católica y, en general, toda la población se una como familia, a través del vínculo de la amistad, para encontrar consuelo y aliento en estos momentos tan difíciles que vive la humanidad.

Indicó que esta pandemia ha venido a demostrar a los seres humanos, lo vulnerables que somos, por lo que llamó a la feligresía a estar preparada, arrepentirse de sus pecados y poder dar buenas cuentas a Dios en cualquier momento.

Pidió por el eterno descanso de quienes fallecieron en cumplimiento de su deber, y cuyo trabajo hace posible que todos los habitantes de la ciudad de México reciban bienes y servicios básicos.

(EGS)

Archivos Secretos

Las Poquianchis: Secuestraron, explotaron, torturaron y asesinaron a mujeres y niñas

Miguel Mota hizo saber que en los primeros días de enero de 1964 recibió la denuncia de que tres madres buscaban a sus hijas que habían sido secuestradas y llevadas a San Francisco del Rincón; lo que hallaron fue lo más parecido a las crueldades de un campo de concentración

Policiaca

Amanece colgado de los aros de ejercicio en un parque de Neza

Durante un patrullaje esta madrugada, elementos de la policía se encontraron con la macabra escena