/ domingo 18 de agosto de 2019

[Video] Dan el último adiós a joven hallada muerta tras acudir con amigo a campo de tiro

Familiares y amigos despiden a Judith Abigail, madre de dos pequeños que han quedado en la orfandad

Los restos de Judith Abigail, la mujer de 28 años de edad, desaparecida el pasado 8 de agosto y hallada muerta casi una semana después en la carretera a Santa Cruz Alpuyeca, fueron sepultados la tarde de este domingo en el panteón Santa Cruz Jardín Eterno de la Cuarta Sección San Ramón.

Foto: Héctor González

Familiares y amigos, partieron de la funeraria Latinoamericana ubicada en la junta auxiliar de San Baltazar Campeche, para acompañar el cortejo fúnebre hasta el camposanto.

Alrededor de cincuenta personas fueron quienes este día le dieron el último adiós a la hija, hermana y madre de dos hijos que hoy quedan en la orfandad.

Ante las condiciones bajo las cuales fue localizado el cuerpo de la víctima y de que el principal sospechoso del feminicidio todavía no es asegurado por las autoridades ministeriales, los deudos se reservaron a dar declaración alguna sobre el caso, incluso pidieron que el entierro de Judith Abigail se hiciera de una forma más privada.

Cabe recordar que Judith Abigail, despreció luego de que estuvo con un amigo de nombre Jorge Eduardo, “Lalo”, al cual conocía desde hace muchos años, y con quien acudió a la Liga de Cazadores en el campo de tiro de San Baltazar Torija.

Foto: Héctor González

Desde entonces, la familia comenzó a buscarla a través de redes sociales, incluso planearon y convocaron a una marcha para exigir a la Fiscalía celeridad en el asunto, pero tan solo horas antes de la manifestación, el cadáver de la joven fue localizado entre la maleza y en avanzado estado de descomposición.

JLP

Los restos de Judith Abigail, la mujer de 28 años de edad, desaparecida el pasado 8 de agosto y hallada muerta casi una semana después en la carretera a Santa Cruz Alpuyeca, fueron sepultados la tarde de este domingo en el panteón Santa Cruz Jardín Eterno de la Cuarta Sección San Ramón.

Foto: Héctor González

Familiares y amigos, partieron de la funeraria Latinoamericana ubicada en la junta auxiliar de San Baltazar Campeche, para acompañar el cortejo fúnebre hasta el camposanto.

Alrededor de cincuenta personas fueron quienes este día le dieron el último adiós a la hija, hermana y madre de dos hijos que hoy quedan en la orfandad.

Ante las condiciones bajo las cuales fue localizado el cuerpo de la víctima y de que el principal sospechoso del feminicidio todavía no es asegurado por las autoridades ministeriales, los deudos se reservaron a dar declaración alguna sobre el caso, incluso pidieron que el entierro de Judith Abigail se hiciera de una forma más privada.

Cabe recordar que Judith Abigail, despreció luego de que estuvo con un amigo de nombre Jorge Eduardo, “Lalo”, al cual conocía desde hace muchos años, y con quien acudió a la Liga de Cazadores en el campo de tiro de San Baltazar Torija.

Foto: Héctor González

Desde entonces, la familia comenzó a buscarla a través de redes sociales, incluso planearon y convocaron a una marcha para exigir a la Fiscalía celeridad en el asunto, pero tan solo horas antes de la manifestación, el cadáver de la joven fue localizado entre la maleza y en avanzado estado de descomposición.

JLP

Policiaca

¡Tragedia! Su pequeña apareció muerta en Chalco y ella está desaparecida

En redes sociales publicaron la imagen de la joven junto a un mensaje en donde confirmaron que el 9 de noviembre la vieron por última vez

Policiaca

Desaparece menor de 16 años, vista por última vez en la Morelos

Familiares de la víctima han solicitado ayuda en redes sociales, además que autoridades ya la buscan con Alerta Amber

Cultura

Gustavo Dudamel y LA Phil brillan en el coloso de Reforma

El soundtrack de algunas películas que marcaron a dos generaciones y un selecto repertorio de excelsos compositores, cobraron nueva

Cultura

Obra de Leonora Carrington se vende en más del doble de su precio de salida

El libro de cabecera, un óleo fechado en 1956, alcanzó un precio de nueve millones 856 mil pesos, pagados por un coleccionista cuya identidad se reserva