/ lunes 22 de febrero de 2021

Aprueban castigo por filtrar imágenes de víctimas de violencia en Oaxaca

El Congreso de Oaxaca aprobó castigar con hasta siete años de prisión a quien filtre imágenes de víctimas de violencia.

La reforma presentada por los diputados Magaly López, Laura Estrada, Hilda Pérez y Enrique Morales buscó garantizar que ningún funcionario exponga a las víctimas o a sus familiares.

"La difusión de imágenes de violencia se ha trivializado tanto que se ha perdido de vista la apología al crimen que se comete contra las víctimas. Por ello, el Congreso de Oaxaca aprobó castigar con hasta siete años de prisión a todo aquel que difunda, filtre o distribuya imágenes de víctimas de violencia en la entidad", señaló la diputada Magaly López

Magaly López presentó esta iniciativa a raíz del caso de Ingrid Escamilla, asesinada de manera brutal por su pareja y de quien fueron filtradas imágenes terribles que exponían los actos criminales a los que fue sometido su cuerpo.

“Esta es una práctica cotidiana entre las instancias gubernamentales relacionadas con la seguridad pública y la procuración de justicia para generar material que luego es publicado en espacios conocidos como ‘nota roja’, sin embargo, transgrede los derechos de las víctimas de los delitos y exhibe imágenes humanamente degradantes, lo que atenta también contra el sano desarrollo de la infancia”, señaló Magaly López, integrante del Grupo Parlamentario de Morena.

La reforma al Primer Párrafo de la Fracción V de la Sección C del Artículo Octavo de la Constitución Política de Oaxaca, así como la adición del Segundo Párrafo al Artículo 165 del Código Penal del estado aprobada por el Congreso Local “garantiza que ningún funcionario en labores de primera instancia, auxilio o apoyo en el lugar de los hechos exponga a la víctima o a sus familiares a través de la filtración o exhibición pública”.

“Al infractor se le impondrán de dos a siete años de prisión y de treinta a ciento cincuenta días de multa”.

Al presentar la iniciativa conjunta, la diputada recalcó que la exhibición de esta violencia criminal también “se contrapone a los derechos de protección de la infancia frente a información o material perjudicial, disponible en puestos de periódicos, en la televisión y el internet”.


El Congreso de Oaxaca aprobó castigar con hasta siete años de prisión a quien filtre imágenes de víctimas de violencia.

La reforma presentada por los diputados Magaly López, Laura Estrada, Hilda Pérez y Enrique Morales buscó garantizar que ningún funcionario exponga a las víctimas o a sus familiares.

"La difusión de imágenes de violencia se ha trivializado tanto que se ha perdido de vista la apología al crimen que se comete contra las víctimas. Por ello, el Congreso de Oaxaca aprobó castigar con hasta siete años de prisión a todo aquel que difunda, filtre o distribuya imágenes de víctimas de violencia en la entidad", señaló la diputada Magaly López

Magaly López presentó esta iniciativa a raíz del caso de Ingrid Escamilla, asesinada de manera brutal por su pareja y de quien fueron filtradas imágenes terribles que exponían los actos criminales a los que fue sometido su cuerpo.

“Esta es una práctica cotidiana entre las instancias gubernamentales relacionadas con la seguridad pública y la procuración de justicia para generar material que luego es publicado en espacios conocidos como ‘nota roja’, sin embargo, transgrede los derechos de las víctimas de los delitos y exhibe imágenes humanamente degradantes, lo que atenta también contra el sano desarrollo de la infancia”, señaló Magaly López, integrante del Grupo Parlamentario de Morena.

La reforma al Primer Párrafo de la Fracción V de la Sección C del Artículo Octavo de la Constitución Política de Oaxaca, así como la adición del Segundo Párrafo al Artículo 165 del Código Penal del estado aprobada por el Congreso Local “garantiza que ningún funcionario en labores de primera instancia, auxilio o apoyo en el lugar de los hechos exponga a la víctima o a sus familiares a través de la filtración o exhibición pública”.

“Al infractor se le impondrán de dos a siete años de prisión y de treinta a ciento cincuenta días de multa”.

Al presentar la iniciativa conjunta, la diputada recalcó que la exhibición de esta violencia criminal también “se contrapone a los derechos de protección de la infancia frente a información o material perjudicial, disponible en puestos de periódicos, en la televisión y el internet”.