/ lunes 26 de julio de 2021

Denuncia víctima venezolana abuso sexual por parte de sacerdote en Iztapalapa

Detalló que el abuso ocurrió cuando él tenía13 años, y la agresión la sufrió en repetidas ocasiones cuando el sacerdote Huerta era superior y fundador de la comunidad Reina de los Apóstoles

José Leonardo Araujo es una víctima venezolana que acusa por abuso sexual al sacerdote mexicano, Juan Huerta Ibarra, quien está a la fecha está refugiado en la en la Congregación de los Paulistas, en la alcaldía de Iztapalapa.

En una conferencia de prensa, José Leonardo, de 32 años, con la profesión de abogado, dijo que no quiere que su agresor y violador quede impune.

Detalló que el abuso ocurrió cuando él tenía13 años, y la agresión la sufrió en repetidas ocasiones cuando el sacerdote Huerta era superior y fundador de la comunidad Reina de los Apóstoles, casa de formación de los aspirantes a ingresar a la congregación como los "Paulinos".

LEE TAMBIÉN: Lo arrestan por tentativa de feminicidio; su víctima sobrevivió a agresión en Tlalne

Dijo que la congregación religiosa Sociedad de San Pablo, conocida como "Paulinos", resguarda en México al sacerdote católico Juan Huerta Ibarra, acusado penalmente de abuso sexual y pederastia ante la justicia Venezolana, país al que fue enviado para realizar funciones eclesiásticas.

El afectado explicó que el 26 de julio de 2019 presentó una denuncia por presunto abuso sexual, donde se inició la investigación y se realizaron peritajes psicológicos y psiquiátricos por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, donde se le diagnosticó trastorno de estrés postraumático a consecuencia de los hechos relacionados y, en una reciente evaluación, se le detectó depresión mayor.

José Leonardo externó que le ha seguido la pista al sacerdote Huerta Ibarra por Chicago, La Habana y la Ciudad de México.

A decir del ciudadano venezolano, la Sociedad de San Pablo conoció oficialmente la denuncia a través de correos electrónicos enviados a Roma al Superior General Valdir José de Castro, así como a José Faustino Hernández Estévez, superior provincial de México-Cuba, quienes se comprometieron a investigar a fondo; sin embargo, hasta este momento no hay una respuesta.

Denunció que la Congregación religiosa sociedad de San Pablo, conocida como “Paulinos”, oculta en México al sacerdote quien también está acusado de pederastia ante la justicia Venezolana, país donde realizó funciones eclesiásticas y cometió los delitos.

Precisó que en agosto de 2020, la dirección del Ministerio Público para la protección de la familia, instruyó a la fiscalía 79 con competencia en todo el territorio nacional, para conocer del caso, con sede en la ciudad de Caracas. La fiscalía ha realizado diligencias necesarias para investigar el caso.

Precisó que el padre Huerta conoce perfectamente de este proceso penal y, él afirma ser inocente, ¿Por qué no ha ido a Venezuela a dirimir su inocencia en los órganos penales?

Dijo que el 4 de junio de 2020 la nunciatura mexicana le informó a José Leonardo que su caso sería turnado a la Arquidiócesis de México por ser ésta el Tribunal Eclesiástico Metropolitano.

La Arquidiócesis de México informó que el 20 de noviembre de 2020 se reunieron con el vicario judicial y los superiores provinciales de la Sociedad de San Pablo para informarle de la investigación que se realizaba.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

En enero de 2021 informaron a José Leonardo que el caso lo llevaría el vicario judicial José Romero Rodríguez.

Una psicóloga asignada por la Arquidiócesis de México aplicó a José Leonardo pruebas psicológicas a fin de corroborar la coherencia de su testimonio.

Asimismo, citó que el 11 de julio de 2021 entregó a la Arquidiócesis de Caracas una carta redactada por su madre, en la que ella exige justicia y explica el mecanismo de abuso de confianza que usó Huerta en el seno de la familia Araujo Araque.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

José Leonardo Araujo es una víctima venezolana que acusa por abuso sexual al sacerdote mexicano, Juan Huerta Ibarra, quien está a la fecha está refugiado en la en la Congregación de los Paulistas, en la alcaldía de Iztapalapa.

En una conferencia de prensa, José Leonardo, de 32 años, con la profesión de abogado, dijo que no quiere que su agresor y violador quede impune.

Detalló que el abuso ocurrió cuando él tenía13 años, y la agresión la sufrió en repetidas ocasiones cuando el sacerdote Huerta era superior y fundador de la comunidad Reina de los Apóstoles, casa de formación de los aspirantes a ingresar a la congregación como los "Paulinos".

LEE TAMBIÉN: Lo arrestan por tentativa de feminicidio; su víctima sobrevivió a agresión en Tlalne

Dijo que la congregación religiosa Sociedad de San Pablo, conocida como "Paulinos", resguarda en México al sacerdote católico Juan Huerta Ibarra, acusado penalmente de abuso sexual y pederastia ante la justicia Venezolana, país al que fue enviado para realizar funciones eclesiásticas.

El afectado explicó que el 26 de julio de 2019 presentó una denuncia por presunto abuso sexual, donde se inició la investigación y se realizaron peritajes psicológicos y psiquiátricos por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, donde se le diagnosticó trastorno de estrés postraumático a consecuencia de los hechos relacionados y, en una reciente evaluación, se le detectó depresión mayor.

José Leonardo externó que le ha seguido la pista al sacerdote Huerta Ibarra por Chicago, La Habana y la Ciudad de México.

A decir del ciudadano venezolano, la Sociedad de San Pablo conoció oficialmente la denuncia a través de correos electrónicos enviados a Roma al Superior General Valdir José de Castro, así como a José Faustino Hernández Estévez, superior provincial de México-Cuba, quienes se comprometieron a investigar a fondo; sin embargo, hasta este momento no hay una respuesta.

Denunció que la Congregación religiosa sociedad de San Pablo, conocida como “Paulinos”, oculta en México al sacerdote quien también está acusado de pederastia ante la justicia Venezolana, país donde realizó funciones eclesiásticas y cometió los delitos.

Precisó que en agosto de 2020, la dirección del Ministerio Público para la protección de la familia, instruyó a la fiscalía 79 con competencia en todo el territorio nacional, para conocer del caso, con sede en la ciudad de Caracas. La fiscalía ha realizado diligencias necesarias para investigar el caso.

Precisó que el padre Huerta conoce perfectamente de este proceso penal y, él afirma ser inocente, ¿Por qué no ha ido a Venezuela a dirimir su inocencia en los órganos penales?

Dijo que el 4 de junio de 2020 la nunciatura mexicana le informó a José Leonardo que su caso sería turnado a la Arquidiócesis de México por ser ésta el Tribunal Eclesiástico Metropolitano.

La Arquidiócesis de México informó que el 20 de noviembre de 2020 se reunieron con el vicario judicial y los superiores provinciales de la Sociedad de San Pablo para informarle de la investigación que se realizaba.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

En enero de 2021 informaron a José Leonardo que el caso lo llevaría el vicario judicial José Romero Rodríguez.

Una psicóloga asignada por la Arquidiócesis de México aplicó a José Leonardo pruebas psicológicas a fin de corroborar la coherencia de su testimonio.

Asimismo, citó que el 11 de julio de 2021 entregó a la Arquidiócesis de Caracas una carta redactada por su madre, en la que ella exige justicia y explica el mecanismo de abuso de confianza que usó Huerta en el seno de la familia Araujo Araque.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Policiaca

Militar encuentra a su esposa con otro en la intimidad y lo mata a balazos, en Naucalpan

Consumado el asesinato, el presunto homicida se dio a la fuga, aunque ha sido plenamente identificado y ya es buscado por autoridades

Policiaca

[Video] Policía balea a hampón que asaltaba a automovilistas en Iztacalco

Al lugar llegaron paramédicos del ERUM quienes diagnosticaron al detenido con heridas por proyectil de arma de fuego en muslo derecho