/ martes 27 de octubre de 2020

Chofer de colectiva impacta contra barda tras sufrir ataque cardiaco

El operador de la Ruta 33 era conocido como “El Ostión”, quien murió tras accidentarse en inmediaciones de la alcaldía Iztapalapa

Carlos “N” de 54 años –un chofer de microbús, conocido como “El Ostión”- perdió la vida en calles de la colonia Valle de Luces Segunda Sección, a causa de un posible paro cardiaco.

Mientras conducía una camioneta de la Ruta 33, el conductor quedó inconsciente por lo que no pudo frenar su marcha y terminó por estrellarse con la barda perimetral del Parque Nacional Cerro de la Estrella, en Iztapalapa.

Foto: Alberto Jiménez

La magnitud del impacto causó que colapsara la pared de ladrillos rojos pintados con anuncios políticos y que la camioneta se adentrara unos tres metros.

Al escuchar el fuerte golpe, vecinos de la colonia salieron a la calle y en el cruce de calle 5 de Mayo y calle Rayo vieron el accidente, por lo que de inmediato dieron aviso a los números de emergencia.

En cuestión de minutos, paramédicos adscritos a la alcaldía Iztapalapa arribaron a la zona, abordaron la camioneta color blanco y le brindaron primeros auxilios a su conductor.

Tras revisarle los signos vitales corroboraron su muerte y dieron parte a la agencia del Ministerio Público local para que continuara con las diligencias correspondientes.

Foto: Alberto Jiménez

Un grupo de policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México levantaron un cordón de plástico para evitar que curiosos se acercaran a la zona a tomar fotografías.

Tras esparcirse la noticia, un grupo de al menos 15 familiares de la víctima se colocaron alrededor y dentro del perímetro de seguridad para lamentar lo ocurrido y realizar llamadas telefónicas.

Del mismo modo, otros choferes de microbuses permanecieron en todo momento para respaldar a los dolientes y recordar a “El Ostión”, como un hombre de familia, cariñoso y trabajador.

Poco después de las 13:00 horas, peritos de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina tomaron fotografías del lugar, levantaron el cadáver y lo llevaron al anfiteatro para practicarle la necropsia de rigor y corroborar las causas de muerte.

La camioneta color blanco fue arrastrada por una grúa de la Subsecretaria de Control de Tránsito y remitida a un depósito vehicular hasta el cierre de las investigaciones.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Carlos “N” de 54 años –un chofer de microbús, conocido como “El Ostión”- perdió la vida en calles de la colonia Valle de Luces Segunda Sección, a causa de un posible paro cardiaco.

Mientras conducía una camioneta de la Ruta 33, el conductor quedó inconsciente por lo que no pudo frenar su marcha y terminó por estrellarse con la barda perimetral del Parque Nacional Cerro de la Estrella, en Iztapalapa.

Foto: Alberto Jiménez

La magnitud del impacto causó que colapsara la pared de ladrillos rojos pintados con anuncios políticos y que la camioneta se adentrara unos tres metros.

Al escuchar el fuerte golpe, vecinos de la colonia salieron a la calle y en el cruce de calle 5 de Mayo y calle Rayo vieron el accidente, por lo que de inmediato dieron aviso a los números de emergencia.

En cuestión de minutos, paramédicos adscritos a la alcaldía Iztapalapa arribaron a la zona, abordaron la camioneta color blanco y le brindaron primeros auxilios a su conductor.

Tras revisarle los signos vitales corroboraron su muerte y dieron parte a la agencia del Ministerio Público local para que continuara con las diligencias correspondientes.

Foto: Alberto Jiménez

Un grupo de policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México levantaron un cordón de plástico para evitar que curiosos se acercaran a la zona a tomar fotografías.

Tras esparcirse la noticia, un grupo de al menos 15 familiares de la víctima se colocaron alrededor y dentro del perímetro de seguridad para lamentar lo ocurrido y realizar llamadas telefónicas.

Del mismo modo, otros choferes de microbuses permanecieron en todo momento para respaldar a los dolientes y recordar a “El Ostión”, como un hombre de familia, cariñoso y trabajador.

Poco después de las 13:00 horas, peritos de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina tomaron fotografías del lugar, levantaron el cadáver y lo llevaron al anfiteatro para practicarle la necropsia de rigor y corroborar las causas de muerte.

La camioneta color blanco fue arrastrada por una grúa de la Subsecretaria de Control de Tránsito y remitida a un depósito vehicular hasta el cierre de las investigaciones.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias