/ viernes 6 de marzo de 2020

A Santa Martha madre que arrojó a su bebé entre 2 paredes

En las próximas horas un juez determinará la situación jurídica de la mujer

Tras arrojar a su hija recién nacida por una pared de tres metros, Jacqueline “N” fue detenida por policías capitalinos e ingresada a un centro penitenciario, ello por su por su probable responsabilidad en la comisión del delito de homicidio calificado en grado de tentativa.

La tarde del viernes, elementos de la Policía de Investigación (PDI) de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, cumplimentaron la orden de aprehensión en su contra.

La mujer de mediana edad, se encontraba en un hospital recibiendo apoyo médico debido a que en días anteriores realizó labores de parto.

Trabajos de campo y gabinete, determinaron que Jacqueline “N”, fue la presunta responsable de abandonar a su hija recién nacida y arrojarla al vacío entre dos paredes de concreto desde una altura de varios metros.

Tras ejecutar la orden, la mujer fue llevada al Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla. En las próximas horas, el juez de control que la requiere determinará su situación legal.

Como lo informó La Prensa, la tarde del pasado 3 de febrero, una recién nacida fue rescatada por el Heroico Cuerpo de Bomberos en la Colonia Santiago Norte. La víctima se encontró en una grieta entre dos domicilios y quién fue tirada por su madre horas antes.

Los hechos, presuntamente fueron reportados por la familia política de Jacqueline, quien dio a luz a la bebé, a la que arrojó por la grieta ubicada en la parte trasera de la vivienda, y quien fue trasladada al hospital para recibir atención especializada, ya que se le encontró en malas condiciones.

Los vulcanos realizaron varias maniobras para rescatar a la pequeña, entre ellas, un boquete en el domicilio colindante para extraerla, y posteriormente trasladarla al Hospital Pediátrico de Iztacalco.

Elementos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), dieron los primeros auxilios a la pequeña, una vez que fue sacada de entre las paredes.

Según primeras versiones, el día anterior se presentaron paramédicos para atender una emergencia respecto al embarazo de Jacqueline, quien parió a la niña, a la que dejó a tres metros de profundidad.

EG

Tras arrojar a su hija recién nacida por una pared de tres metros, Jacqueline “N” fue detenida por policías capitalinos e ingresada a un centro penitenciario, ello por su por su probable responsabilidad en la comisión del delito de homicidio calificado en grado de tentativa.

La tarde del viernes, elementos de la Policía de Investigación (PDI) de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, cumplimentaron la orden de aprehensión en su contra.

La mujer de mediana edad, se encontraba en un hospital recibiendo apoyo médico debido a que en días anteriores realizó labores de parto.

Trabajos de campo y gabinete, determinaron que Jacqueline “N”, fue la presunta responsable de abandonar a su hija recién nacida y arrojarla al vacío entre dos paredes de concreto desde una altura de varios metros.

Tras ejecutar la orden, la mujer fue llevada al Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla. En las próximas horas, el juez de control que la requiere determinará su situación legal.

Como lo informó La Prensa, la tarde del pasado 3 de febrero, una recién nacida fue rescatada por el Heroico Cuerpo de Bomberos en la Colonia Santiago Norte. La víctima se encontró en una grieta entre dos domicilios y quién fue tirada por su madre horas antes.

Los hechos, presuntamente fueron reportados por la familia política de Jacqueline, quien dio a luz a la bebé, a la que arrojó por la grieta ubicada en la parte trasera de la vivienda, y quien fue trasladada al hospital para recibir atención especializada, ya que se le encontró en malas condiciones.

Los vulcanos realizaron varias maniobras para rescatar a la pequeña, entre ellas, un boquete en el domicilio colindante para extraerla, y posteriormente trasladarla al Hospital Pediátrico de Iztacalco.

Elementos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), dieron los primeros auxilios a la pequeña, una vez que fue sacada de entre las paredes.

Según primeras versiones, el día anterior se presentaron paramédicos para atender una emergencia respecto al embarazo de Jacqueline, quien parió a la niña, a la que dejó a tres metros de profundidad.

EG