/ jueves 4 de junio de 2020

El toque de queda, herramienta polémica frente a protestas en EU

A riesgo de alimentar la ira de los manifestantes

New York, Estados Unidos.- Toque de queda de una semana en Nueva York, o puntuales en Washington DC, Chicago o Los Ángeles: las protestas violentas y saqueos inéditos desde los años 60 llevaron a las autoridades a recurrir a esta herramienta controvertida, a riesgo de alimentar la ira de los manifestantes.

En "la ciudad que nunca duerme" esta medida no se aplicaba desde la Segunda Guerra Mundial: en agosto de 1943, se decretó toque de queda durante tres días en el barrio negro de Harlem luego de protestas provocadas por violencias policiales contra un soldado negro, Robert Bandy.

Bandy fue herido de bala por un policía blanco tras oponerse al arresto de una mujer negra, según diarios de la época. Corrió el falso rumor de que el soldado había muerto -aunque se recuperó de sus heridas- y eso precipitó disturbios y saqueos que dejaron al menos cinco muertos y 500 heridos.

Estos últimos días, frente a las protestas desatadas por la muerte de George Floyd, un hombre negro, en Minneapolis a manos de un policía blanco, esta medida extrema se ha banalizado. Tras Minneapolis, Los Ángeles, Chicago, Filadelfia y Atlanta impusieron el toque de queda desde el sábado, seguidas el domingo por Washington y el lunes por Nueva York.

Las autoridades aseguraron que no querían impedir manifestaciones consideradas legítimas, protegidas por la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense bajo la libertad de expresión, sino únicamente para prevenir violencia y saqueos ocurridos en general de noche.

- "Ejercicio de equilibrio" -

El alcalde blanco de Nueva York, Bill de Blasio, que impuso un toque de queda de una duración inédita, hasta el domingo incluido, alentó a las personas a manifestarse durante el día.

La propia hija del alcalde, de 25 años, fue arrestada en una protesta, y de Blasio al inicio rechazó la idea de decretar la medida, pero terminó adoptándola tras dos noches de crecientes saqueos.

El toque de queda es "un ejercicio de equilibrio", dijo a la AFP Dennis Kenney, profesor de justicia penal de la City University de Nueva York (CUNY). "La idea no es interferir con el derecho de las personas a manifestarse", sino que "la policía pueda interceptar" a quienes causan problemas antes de que saqueen o "hagan cosas a las cuales todos nos oponemos".

Este experto reconoce no obstante que los toques de queda "no son muy eficaces".

En Nueva York, Washington u otras ciudades donde fueron instaurados, muchos manifestantes los desafiaron. Y muchas veces, la policía no los arrestó si eran pacíficos, con la voluntad de calmar los ánimos.

"La policía no espera que sea respetado" pero "es una herramienta eficaz para evitar que una manifestación se convierta en disturbios" violentos, o para evitar que los grupos o individuos saqueen", según Kenney.

A condición de que no dure demasiado tiempo, si no las personas lo perciben como "una violación de los derechos y el toque de queda se transforma en sí en un objeto de resistencia".

En la crisis actual, la cólera y el sentimiento de injusticia son no obstante tan grandes que la impaciencia ya es palpable en los manifestantes, muchos de los cuales insultan a gritos el toque de queda.

- Desigualdades reforzadas -

Para Jasmon Bailey, sociólogo de la Universidad de Maryland, "los argumentos a favor de un toque de queda no son convincentes".

Según él, la medida alimenta precisamente las violencias policiales y desigualdades raciales sistémicas que denuncian los manifestantes, al dar a las fuerzas del orden poderes extendidos de detención arbitraria.

Los policías "pueden aplicarlo de manera selectiva", y detienen "a más personas que están en falta que son negras que a personas blancas", dijo este profesor negro.

Cita como ejemplo las manifestaciones contra el confinamiento que crecieron en Estados Unidos en el ápice de la pandemia de coronavirus, pese a las consignas de distanciamiento social de las autoridades.

En esas protestas los manifestantes eran mayoritariamente blancos, y "sus derechos a la Primera Enmienda eran formidables, nadie soñó con obstaculizarlos", subrayó.

Tanto para él como para muchos manifestantes opuestos al toque de queda, la medida focaliza la atención sobre los saqueos, en detrimento del problema de base del racismo sistémico, que los manifestantes quieren erradicar.

Los expertos y autoridades concuerdan en un punto: cuanto más largos, más contraproducentes.

"Es la decisión correcta por unos pocos días", dijo el miércoles el alcalde de Nueva York. "El plan es levantarlo el lunes de mañana a las 05H00, y espero no tener que volver a utilizarlo jamás, si hacemos bien las cosas".

New York, Estados Unidos.- Toque de queda de una semana en Nueva York, o puntuales en Washington DC, Chicago o Los Ángeles: las protestas violentas y saqueos inéditos desde los años 60 llevaron a las autoridades a recurrir a esta herramienta controvertida, a riesgo de alimentar la ira de los manifestantes.

En "la ciudad que nunca duerme" esta medida no se aplicaba desde la Segunda Guerra Mundial: en agosto de 1943, se decretó toque de queda durante tres días en el barrio negro de Harlem luego de protestas provocadas por violencias policiales contra un soldado negro, Robert Bandy.

Bandy fue herido de bala por un policía blanco tras oponerse al arresto de una mujer negra, según diarios de la época. Corrió el falso rumor de que el soldado había muerto -aunque se recuperó de sus heridas- y eso precipitó disturbios y saqueos que dejaron al menos cinco muertos y 500 heridos.

Estos últimos días, frente a las protestas desatadas por la muerte de George Floyd, un hombre negro, en Minneapolis a manos de un policía blanco, esta medida extrema se ha banalizado. Tras Minneapolis, Los Ángeles, Chicago, Filadelfia y Atlanta impusieron el toque de queda desde el sábado, seguidas el domingo por Washington y el lunes por Nueva York.

Las autoridades aseguraron que no querían impedir manifestaciones consideradas legítimas, protegidas por la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense bajo la libertad de expresión, sino únicamente para prevenir violencia y saqueos ocurridos en general de noche.

- "Ejercicio de equilibrio" -

El alcalde blanco de Nueva York, Bill de Blasio, que impuso un toque de queda de una duración inédita, hasta el domingo incluido, alentó a las personas a manifestarse durante el día.

La propia hija del alcalde, de 25 años, fue arrestada en una protesta, y de Blasio al inicio rechazó la idea de decretar la medida, pero terminó adoptándola tras dos noches de crecientes saqueos.

El toque de queda es "un ejercicio de equilibrio", dijo a la AFP Dennis Kenney, profesor de justicia penal de la City University de Nueva York (CUNY). "La idea no es interferir con el derecho de las personas a manifestarse", sino que "la policía pueda interceptar" a quienes causan problemas antes de que saqueen o "hagan cosas a las cuales todos nos oponemos".

Este experto reconoce no obstante que los toques de queda "no son muy eficaces".

En Nueva York, Washington u otras ciudades donde fueron instaurados, muchos manifestantes los desafiaron. Y muchas veces, la policía no los arrestó si eran pacíficos, con la voluntad de calmar los ánimos.

"La policía no espera que sea respetado" pero "es una herramienta eficaz para evitar que una manifestación se convierta en disturbios" violentos, o para evitar que los grupos o individuos saqueen", según Kenney.

A condición de que no dure demasiado tiempo, si no las personas lo perciben como "una violación de los derechos y el toque de queda se transforma en sí en un objeto de resistencia".

En la crisis actual, la cólera y el sentimiento de injusticia son no obstante tan grandes que la impaciencia ya es palpable en los manifestantes, muchos de los cuales insultan a gritos el toque de queda.

- Desigualdades reforzadas -

Para Jasmon Bailey, sociólogo de la Universidad de Maryland, "los argumentos a favor de un toque de queda no son convincentes".

Según él, la medida alimenta precisamente las violencias policiales y desigualdades raciales sistémicas que denuncian los manifestantes, al dar a las fuerzas del orden poderes extendidos de detención arbitraria.

Los policías "pueden aplicarlo de manera selectiva", y detienen "a más personas que están en falta que son negras que a personas blancas", dijo este profesor negro.

Cita como ejemplo las manifestaciones contra el confinamiento que crecieron en Estados Unidos en el ápice de la pandemia de coronavirus, pese a las consignas de distanciamiento social de las autoridades.

En esas protestas los manifestantes eran mayoritariamente blancos, y "sus derechos a la Primera Enmienda eran formidables, nadie soñó con obstaculizarlos", subrayó.

Tanto para él como para muchos manifestantes opuestos al toque de queda, la medida focaliza la atención sobre los saqueos, en detrimento del problema de base del racismo sistémico, que los manifestantes quieren erradicar.

Los expertos y autoridades concuerdan en un punto: cuanto más largos, más contraproducentes.

"Es la decisión correcta por unos pocos días", dijo el miércoles el alcalde de Nueva York. "El plan es levantarlo el lunes de mañana a las 05H00, y espero no tener que volver a utilizarlo jamás, si hacemos bien las cosas".

Metrópoli

Mary Poulette desapareció tras salir de compras en Iztapalapa

Familiares y amigos de Poulette Bruno Rivera piden reforzar su búsqueda; la menor de 16 años de edad es estudiante de la carrera de prótesis dental en el Cetis 57

Metrópoli

Mary Poulette desapareció tras salir de compras en Iztapalapa

Familiares y amigos de Poulette Bruno Rivera piden reforzar su búsqueda; la menor de 16 años de edad es estudiante de la carrera de prótesis dental en el Cetis 57

Metrópoli

Proyectarán en Neza “Una Película de Policías” protagonizada por uniformados municipales

El edil de Nezahualcóyotl anunció la proyección del filme de manera gratuita, el mismo busca dignificar la labor de los policías

Metrópoli

Ve la IP de Edomex riesgos a la inversión con nuevos impuestos

El Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México analiza alternativas para poder contrarrestar la creación de al menos tres impuestos