/ jueves 7 de mayo de 2020

La Mañanera vista por Reyes Razo | "No se trata de descalificar a los empresarios"

En su conferencia matutina, Andrés Manuel López reiteró que respeta al Consejo Coordinador Empresarial

"¿Consentir yo en que los empresarios aplacen cuatro meses el pago de impuestos como me lo propusieron sus dirigentes? ¡Imposible! ¿Dejar sin protección a los mexicanos más pobres vulnerables? Ni pensarlo. ¿Ver más por los de mero arriba que por los más humildes? ¡Jamás! Propiciaría yo un estallido social. Fomentaría -estaría de vuelta- la cultura del "No Pago". Pues -redondeaba el Presidente Andrés Manuel López Obrador- esos señores no quieren pagar. Los mal acostumbraron.

"Respeto al Consejo Coordinador Empresarial. Sus opiniones. Yo no estoy en contra de los empresarios -matizó-. En todos los gremios y grupos hay muy cumplidos e incumplidos. La sociedad no es homogénea. ¿Acaso piensan ustedes que todos los legisladores son muy trabajadores muy cumplidos?

"Tengo para mí que la mayoría, sí. Por eso invito a que maticemos. No se trata de descalificar a los empresarios. El individuo que invierte, crea empleos, da trabajo merece respeto y protección.

Conservo la idea de que no todo individuo que posee es necesariamente malvado. Yo estoy -se definió López Obrador- en contra de la riqueza mal habida. La que surge del mal uso de un cargo público. El trafique de contratos. El peso de influencias. Métodos innobles que sirven para ser rico: muy rico.

López Obrador mantiene semblante hosco. El entrecejo endurecido. El dedo índice derecho se torna estilete. Punza, hiere la atmósfera.

"Rechazo a la fortuna mal habida. A quienes la poseen los señalo y estigmatizó. Corruptos, eso son.

"Años atrás esos corruptos gozaban de un aura de respetabilidad. En su círculo eran bien recibidos; bien tratados. Servían de ejemplo. Ahí estaban los padres en trato con sus hijos:

"Estudia duro, hijo. Esfuérzate. Para que un día seas tan chicho como fulano; como zutanito. Velos". ¡Ladrón! Y por doquier el buen trato. Esa autoridad le permitía exclamar irritad: "¡Cuántos robos ocurren!".

"Pues -enhebró López Obrador- era el infeliz que robaba un guajolote, un canasta en el mercado, prendas de ropa en el tendedero o un tanque de gas. Los que se embolsaban cientos y hasta miles de millones eran tenidos por personas muy respetables.

"Eso debe evitarse. Ese perfil no tiene nada que ver con los verdaderos empresarios. Los individuos que se hacen ricos costa del gobierno en rigor no son empresarios. Apenas unos traficantes de influencias.

"Respeto y aprecio al empresario que frente a esta pandemia persiste y resiste. Mantiene el negocio. Conserva la plantilla de trabajadores. Individuo con visión social. Humanista. Yo hablo con muchos. Nutren mi experiencia de vida. Presencié cómo, los más poderosos, los dueños de grandes recursos echaron la calle. Desde diciembre anterior. Por eso de l subcontratación el "outsourcing".

"Al Consejo Coordinador Empresarial lo respeto. Sus opiniones, también. Pero -y sonrió como si preparara y entregara López Obrador una pócima envenenada- hoy todos tienen que aceptar lo que norma nuestra Constitución. Nuestras leyes. El Artículo 25. Existe la Rectoría del Estado.

"Por ello no puede, ningún grupo imponer su política. Responsabilidad del Estado. Del Gobierno Federal. Y con todo respeto les digo: Aquí no va a ser más de lo mismo: NI rescate a potentados y ni aumento de la Deuda Pública de México.

"Si la empresa quiebra, que su dueño asuma responsabilidades. Que las comparta con sus socios. Con los accionista.

"Pues el Estado -sentenció- tiene que proteger a todos y no actuar otorgando privilegios nadie. Por delante d todos está el interés general. El de la mayoría de los ciudadanos. Con preferencia a los pobres.

Andrés Manuel López Obrador juzgó "injusto e inmoral" usar al Estado para rescatar quiebras privadas.

"Si de rescatar se trata -estableció-primero a los pobres. Aquí no habrá otro Fobaproa. Bancos quebrados con banqueros ricos. Este gobierno no llegó para socializar pérdidas y privatizar ganancias. No. Ahí no coincidimos.

"Y no pediré prestado. Yo no endeudaré al país. La Deuda Pública se hereda. Se hipoteca a futuras generaciones. Ahorro. Confío en que saldremos adelante. Hay 3 millones de créditos. Nutrirán la economía familiar. Estimularán la construcción.

"No endeudaré a México. Yo no voy a ser el Antonio López de Santa Anna de este siglo".

Te recomendamos ⬇️



Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

"¿Consentir yo en que los empresarios aplacen cuatro meses el pago de impuestos como me lo propusieron sus dirigentes? ¡Imposible! ¿Dejar sin protección a los mexicanos más pobres vulnerables? Ni pensarlo. ¿Ver más por los de mero arriba que por los más humildes? ¡Jamás! Propiciaría yo un estallido social. Fomentaría -estaría de vuelta- la cultura del "No Pago". Pues -redondeaba el Presidente Andrés Manuel López Obrador- esos señores no quieren pagar. Los mal acostumbraron.

"Respeto al Consejo Coordinador Empresarial. Sus opiniones. Yo no estoy en contra de los empresarios -matizó-. En todos los gremios y grupos hay muy cumplidos e incumplidos. La sociedad no es homogénea. ¿Acaso piensan ustedes que todos los legisladores son muy trabajadores muy cumplidos?

"Tengo para mí que la mayoría, sí. Por eso invito a que maticemos. No se trata de descalificar a los empresarios. El individuo que invierte, crea empleos, da trabajo merece respeto y protección.

Conservo la idea de que no todo individuo que posee es necesariamente malvado. Yo estoy -se definió López Obrador- en contra de la riqueza mal habida. La que surge del mal uso de un cargo público. El trafique de contratos. El peso de influencias. Métodos innobles que sirven para ser rico: muy rico.

López Obrador mantiene semblante hosco. El entrecejo endurecido. El dedo índice derecho se torna estilete. Punza, hiere la atmósfera.

"Rechazo a la fortuna mal habida. A quienes la poseen los señalo y estigmatizó. Corruptos, eso son.

"Años atrás esos corruptos gozaban de un aura de respetabilidad. En su círculo eran bien recibidos; bien tratados. Servían de ejemplo. Ahí estaban los padres en trato con sus hijos:

"Estudia duro, hijo. Esfuérzate. Para que un día seas tan chicho como fulano; como zutanito. Velos". ¡Ladrón! Y por doquier el buen trato. Esa autoridad le permitía exclamar irritad: "¡Cuántos robos ocurren!".

"Pues -enhebró López Obrador- era el infeliz que robaba un guajolote, un canasta en el mercado, prendas de ropa en el tendedero o un tanque de gas. Los que se embolsaban cientos y hasta miles de millones eran tenidos por personas muy respetables.

"Eso debe evitarse. Ese perfil no tiene nada que ver con los verdaderos empresarios. Los individuos que se hacen ricos costa del gobierno en rigor no son empresarios. Apenas unos traficantes de influencias.

"Respeto y aprecio al empresario que frente a esta pandemia persiste y resiste. Mantiene el negocio. Conserva la plantilla de trabajadores. Individuo con visión social. Humanista. Yo hablo con muchos. Nutren mi experiencia de vida. Presencié cómo, los más poderosos, los dueños de grandes recursos echaron la calle. Desde diciembre anterior. Por eso de l subcontratación el "outsourcing".

"Al Consejo Coordinador Empresarial lo respeto. Sus opiniones, también. Pero -y sonrió como si preparara y entregara López Obrador una pócima envenenada- hoy todos tienen que aceptar lo que norma nuestra Constitución. Nuestras leyes. El Artículo 25. Existe la Rectoría del Estado.

"Por ello no puede, ningún grupo imponer su política. Responsabilidad del Estado. Del Gobierno Federal. Y con todo respeto les digo: Aquí no va a ser más de lo mismo: NI rescate a potentados y ni aumento de la Deuda Pública de México.

"Si la empresa quiebra, que su dueño asuma responsabilidades. Que las comparta con sus socios. Con los accionista.

"Pues el Estado -sentenció- tiene que proteger a todos y no actuar otorgando privilegios nadie. Por delante d todos está el interés general. El de la mayoría de los ciudadanos. Con preferencia a los pobres.

Andrés Manuel López Obrador juzgó "injusto e inmoral" usar al Estado para rescatar quiebras privadas.

"Si de rescatar se trata -estableció-primero a los pobres. Aquí no habrá otro Fobaproa. Bancos quebrados con banqueros ricos. Este gobierno no llegó para socializar pérdidas y privatizar ganancias. No. Ahí no coincidimos.

"Y no pediré prestado. Yo no endeudaré al país. La Deuda Pública se hereda. Se hipoteca a futuras generaciones. Ahorro. Confío en que saldremos adelante. Hay 3 millones de créditos. Nutrirán la economía familiar. Estimularán la construcción.

"No endeudaré a México. Yo no voy a ser el Antonio López de Santa Anna de este siglo".

Te recomendamos ⬇️



Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Policiaca

Comerciantes dan golpiza a un presunto ladrón en Mercado de Flores de Cuemanco

La golpiza fue grabada por un peatón que al caminar por inmediaciones del Anillo Periférico se percató que un grupo de personas perseguían a dos sujetos