/ martes 8 de septiembre de 2020

Empleadas en el hogar desprotegidas; son todologas en un hogar donde laboran 12 horas: NOSOTRXSMX

De las 2.4 millones de personas que se dedican a esta labor sólo el 1% cuenta con Seguro Social

Al llegar a laborar a una casa, miles de trabajadoras del hogar se vuelven todologas. Los empleadores no sólo las ocupan para los quehaceres de una casa, sino se vuelven, cocineras, enfermeras, cuidadoras de niños, maestras, jardineras, plomeras o hasta psicólogas de las patronas. Laboran más de 12 horas, sin descanso, por un salario que puede ir de entre 150 pesos o 300 pesos por día.

Las que se quedaron en las casas de sus patrones en la pandemia por el Covid-19 tienen más trabajo con toda la gente en el hogar, sin descanso o día libre, ya que los empleadores no se quisieron quedar sin empleada domestica o no las dejaron salir por temor a que los fueran a contagiar del coronavirus. Y las amenazaron: “si te vas estás despedida”. “Se quedaron encerradas y condicionadas”.

Están en la total desprotección y la única solvencia a la que tienen acceso es al “crédito a la palabra”, un préstamo de 15 mil pesos que después tienen que pagar, pero para acceder a éste, pero tienen que contar con el IMSS. De las 2.4 millones de personas que se dedican a esta labor sólo el 1% cuenta con Seguro Social, declaró a LA PRENSA, Elisa Romano Zavala de la Agenda de Trabajo en el Hogar de NosotrxsMX.

Otro gran porcentaje de empleadas del hogar, que cuidaban personas de la tercera edad o enfermos, tampoco cuentan con empleo, ya que algunos de ellos ya fallecieron y los empleadores ya no las contrataron.

En una entrevista, sugirió a las empleadas del hogar acudir a la Profedet, a la Secretaría del Trabajo Federal y local. A la iniciativa “Mi Trabajo Cuenta”, a través de Facebook o bien acudir al Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) o al Sindicato Nacional de Trabajadores del Hogar (SINACTRAHO).

La activista subrayó que son miles los casos de las empleadas del hogar que se quedaron sin empleo durante la pandemia del Covid-19, fueron despedidas de manera arbitraria, sin ninguna indemnización o apoyo de sus patronas.

Pero las que se quedaron en casas “nos hay llamado y platicado que tienen 4 o 5 meses sin salir del domicilio en que laboran, sin ver a su familia, a sus hijos o padres enfermos”. Salir significaba que les iban a quitar su empleo.

Conforme ha avanzado el paso de la pandemia, se ha complicado su situación. “Algunas personas que contaban con una trabajadora del hogar, ya no la pudieron contratar por la crisis o porque los patrones también se quedaron sin empleo”.

Hubo algunos empleados que si mandaron a descansar a sus trabajadoras del hogar con sueldo, apoyos extras, pero fueron los menos, externó la integrante de la Red Nacional Ciudadana Nosotrxs.


INGRESO VITAL


Romano Zavala se pronunció por la aplicación del ingreso vital a este sector y otras de la población, para que estas empleadas que perdieron su empleo a causa de la pandemia tengan un ingreso básico por tres meses, en lo que se recuperan del impacto del Covid-19.

La organización Nosotrxs, impulsora de la propuesta del ingreso básico, asegura que ayudaría a más de 20 millones de personas afectadas por la crisis económica con un salario mínimo durante tres y hasta cinco meses.

La especialista recordó que a pesar de que hay un salario mínimo para los trabajadores, “ellas ganan mucho menos en la mayoría de los casos. Por ello, tienen hasta tres empleos, para completar un ingreso para mantener a sus familias, porque lo que perciben es insuficiente. Por lo cual ellas no pueden ahorrar.


Comunidad virtual de empleadas del hogar

Nosotrxs, agregó, tenemos una comunidad virtual de más de 30 mil trabajadoras del hogar que se llama “Mi Trabajo Cuenta”, a través de Facebook, donde platican sus historias y cómo se organizan.

Ahí les informamos y las acompañamos en cuestiones de derechos laborales y humanos, el trabajo digno.

En esta asesoría utilizamos las instituciones que hay existen, las envían a Profedet, quien automatizó un formulario para todas las personas que hayan sido despedidas injustificadamente durante la pandemia, pero se tiene que llenar datos del empleador y en el caso de las trabajadoras sociales, no tienen los datos. “Al momento de hablar no me daban una respuesta y le decían que eso lo debía responder la Procuradora y me tenían en espera 40 minutos, al final ni me contestaban”.

Las empleadas del hogar ya son reconocidas en la Ley como empleadas formales, sin embargo, las medidas no están adaptadas para ellas.

Están trabajando con la Fundación Trabajo digno hay opción de que metan sus demandas vía virtual y aunque estén cerradas las juntas, si les van aceptar sus quejas.

Al llegar a laborar a una casa, miles de trabajadoras del hogar se vuelven todologas. Los empleadores no sólo las ocupan para los quehaceres de una casa, sino se vuelven, cocineras, enfermeras, cuidadoras de niños, maestras, jardineras, plomeras o hasta psicólogas de las patronas. Laboran más de 12 horas, sin descanso, por un salario que puede ir de entre 150 pesos o 300 pesos por día.

Las que se quedaron en las casas de sus patrones en la pandemia por el Covid-19 tienen más trabajo con toda la gente en el hogar, sin descanso o día libre, ya que los empleadores no se quisieron quedar sin empleada domestica o no las dejaron salir por temor a que los fueran a contagiar del coronavirus. Y las amenazaron: “si te vas estás despedida”. “Se quedaron encerradas y condicionadas”.

Están en la total desprotección y la única solvencia a la que tienen acceso es al “crédito a la palabra”, un préstamo de 15 mil pesos que después tienen que pagar, pero para acceder a éste, pero tienen que contar con el IMSS. De las 2.4 millones de personas que se dedican a esta labor sólo el 1% cuenta con Seguro Social, declaró a LA PRENSA, Elisa Romano Zavala de la Agenda de Trabajo en el Hogar de NosotrxsMX.

Otro gran porcentaje de empleadas del hogar, que cuidaban personas de la tercera edad o enfermos, tampoco cuentan con empleo, ya que algunos de ellos ya fallecieron y los empleadores ya no las contrataron.

En una entrevista, sugirió a las empleadas del hogar acudir a la Profedet, a la Secretaría del Trabajo Federal y local. A la iniciativa “Mi Trabajo Cuenta”, a través de Facebook o bien acudir al Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) o al Sindicato Nacional de Trabajadores del Hogar (SINACTRAHO).

La activista subrayó que son miles los casos de las empleadas del hogar que se quedaron sin empleo durante la pandemia del Covid-19, fueron despedidas de manera arbitraria, sin ninguna indemnización o apoyo de sus patronas.

Pero las que se quedaron en casas “nos hay llamado y platicado que tienen 4 o 5 meses sin salir del domicilio en que laboran, sin ver a su familia, a sus hijos o padres enfermos”. Salir significaba que les iban a quitar su empleo.

Conforme ha avanzado el paso de la pandemia, se ha complicado su situación. “Algunas personas que contaban con una trabajadora del hogar, ya no la pudieron contratar por la crisis o porque los patrones también se quedaron sin empleo”.

Hubo algunos empleados que si mandaron a descansar a sus trabajadoras del hogar con sueldo, apoyos extras, pero fueron los menos, externó la integrante de la Red Nacional Ciudadana Nosotrxs.


INGRESO VITAL


Romano Zavala se pronunció por la aplicación del ingreso vital a este sector y otras de la población, para que estas empleadas que perdieron su empleo a causa de la pandemia tengan un ingreso básico por tres meses, en lo que se recuperan del impacto del Covid-19.

La organización Nosotrxs, impulsora de la propuesta del ingreso básico, asegura que ayudaría a más de 20 millones de personas afectadas por la crisis económica con un salario mínimo durante tres y hasta cinco meses.

La especialista recordó que a pesar de que hay un salario mínimo para los trabajadores, “ellas ganan mucho menos en la mayoría de los casos. Por ello, tienen hasta tres empleos, para completar un ingreso para mantener a sus familias, porque lo que perciben es insuficiente. Por lo cual ellas no pueden ahorrar.


Comunidad virtual de empleadas del hogar

Nosotrxs, agregó, tenemos una comunidad virtual de más de 30 mil trabajadoras del hogar que se llama “Mi Trabajo Cuenta”, a través de Facebook, donde platican sus historias y cómo se organizan.

Ahí les informamos y las acompañamos en cuestiones de derechos laborales y humanos, el trabajo digno.

En esta asesoría utilizamos las instituciones que hay existen, las envían a Profedet, quien automatizó un formulario para todas las personas que hayan sido despedidas injustificadamente durante la pandemia, pero se tiene que llenar datos del empleador y en el caso de las trabajadoras sociales, no tienen los datos. “Al momento de hablar no me daban una respuesta y le decían que eso lo debía responder la Procuradora y me tenían en espera 40 minutos, al final ni me contestaban”.

Las empleadas del hogar ya son reconocidas en la Ley como empleadas formales, sin embargo, las medidas no están adaptadas para ellas.

Están trabajando con la Fundación Trabajo digno hay opción de que metan sus demandas vía virtual y aunque estén cerradas las juntas, si les van aceptar sus quejas.

Finanzas

Temor a un rebrote de Covid se apodera de los mercados

Noviembre será el mes de la verdad en la lucha contra el Covid, alerta el ministro de Finanzas alemán

Sociedad

Ciudadanos buscan vacuna contra influenza, pero no la encuentran

El IMSS tiene la meta de aplicar 14.4 millones de dosis contra la influenza en la temporada invernal

Mundo

Elecciones EU: Cierre fronterizo pasará la factura

Gestión del Covid-19 en la frontera con México puede restar votos a republicanos

Finanzas

Empresas de outsourcing piden evitar cacería de brujas

Desaparecer este esquema aumentará la informalidad y afectará las aportaciones al IMSS y el Infonavit

Mundo

Asesinato racial en Filadelfia reaviva disturbios

Dos días de caos por la muerte de un hombre negro a manos de la policía; Trump culpa a alcalde demócrata

Finanzas

Disruptores | Runa: Los Recursos Humanos se van a la nube

Runa, una plataforma fundada por Courtney McColgan, facilita el procesamiento de la nómina a través de la inteligencia artificial y mejora la eficiencia de estos departamentos