/ jueves 6 de agosto de 2020

Recolectan 185 mil toneladas de alimento destinado a terminar en la basura

CARPETA DE INVESTIGACIÓN

La recuperación de alimentos en buen estado en la Central de Abasto logró acopiar 185 mil toneladas de alimento que estaban destinadas a la basura y a causar gases de efecto invernadero sin embargo, éstos alimentos fueron aprovechados en la elaboración de alimentos en los comedores comunitarios.

Foto: Ignacio Huitzil

Dichos comedores se han convertido en una fuente de ayuda para los capitalinos que han sido fuertemente golpeados en su economía durante la pandemia que actualmente vive la Ciudad de México por Covid-19.

El Centro de Acopio y Recuperación de Alimentos, ITACATE, surgió ante la necesidad de una cultura de aprovechamiento de los alimentos, que promueva medidas tendientes a evitar el desperdicio.

El pasado 26 de febrero de 2020 inició su operación. Ahí se reciben alimentos en buen estado, que por algún impedimento no son comercializados y se destinan, primordialmente a la red de 350 comedores populares gestionados por la Secretaria de Inclusión y Bienestar Social.

“Desde la puesta en marcha de esta iniciativa, se ha logrado acopiar 185 mil toneladas de alimento que estaban destinadas a la basura y a causar gases de efecto invernadero”, afirmó Héctor Ulises García Nieto, Coordinador General de la Central de Abasto.

El objetivo de ITACATE, es un instrumento para la acción práctica frente a la desigualdad social.

Dicho centro fue inaugurado por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo y mención que contribuirá a fortalecer la capacidad operativa de la red de comedores comunitarios, que en la ciudad ofrecen comida caliente y nutritiva a la población en situación vulnerable.

ITACATE, es un proyecto que apoya a la población de menores recursos económicos; es un acto de solidaridad y resulta un ejemplo que se debe multiplicar en beneficio de quien menos tiene.

Almudena Ocejo Rojo, Secretaria de Inclusión y Bienestar Social de la CDMX, explicó que la creación de este centro de acopio, tiene como finalidades, evitar el desperdicio y aprovechar los alimentos para llegar a las poblaciones vulnerables al fortalecer los comedores comunitarios.

Para lograr lo anterior se firmó un convenio de colaboración con la Secretaria de Inclusión y Bienestar Social de la CDMX (SIBISO), para canalizar hacia la red de comedores comunitarios gestionados por esa secretaria, el 50% de los alimentos que reciba ITACATE.

Algunos de los beneficiarios de este programa son las organizaciones Uniendo Familias, Mi Corazón por las Familias, Fundación Artes y Oficios y Grupo Humanitario Interdisciplinario

para ser canalizados de forma inmediata y directa a grupos de población en situación de vulnerabilidad social.

ITACATE, es una iniciativa de la Central de Abasto, que demuestra que el compromiso social es una prioridad.

También se exhorta a la comunidad de la Central de Abasto a fortalecer ITACATE y ser solidarios con los capitalinos que menos tienen.

Estimaciones de la organización civil Bancos de Alimentos de México indican que una tercera parte de los alimentos producidos anualmente en México se desperdician.

Lo anterior, equivale a 38 toneladas no aprovechadas cada 60 segundos que bien podrían alimentar a 25.5 millones de personas en situación de carencia alimentaria.

De acuerdo con referencias del Banco Mundial en su estudio “What a Waste 2.0. A Global Snapshot of Solid Waste Management to 2050”, publicado en 2018, este año, el sector de residuos sólidos, incluidos los alimentos desperdiciados, será la quinta fuente más grande de emisiones de gases de efecto invernadero en el país.

El desperdicio de esa cantidad de alimentos fue prevista desde hace cuantos año por Genaro Aguilar Gutiérrez, investigador de la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Aguilar Gutiérrez se desempeñó también como secretario del Grupo Técnico de Pérdidas y Mermas de Alimentos en coordinación con la otrora Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Él estimó que se pierden 20.4 millones de toneladas de comida mismas que equivalen a 34% de la producción anual a nivel nacional y representó, 400 millones de pesos.

Tan solo en 2018, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) reportó que al menos 50.8 millones de mexicanos no pueden adquirir lo mínimo indispensable para vivir.

Además, tan solo en el 2016, el costo económico anual de emisiones de dióxido de carbono para pérdidas y desperdicio de alimentos en México es de 368 millones 864 mil 591 dólares estadounidenses.

De igual forma, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), a dio a conocer que los alimentos se desperdician porque “los productos frescos que se desvían de lo que se considera óptimo, en términos de forma, tamaño y color, a menudo se eliminan de la cadena de suministro durante las operaciones de clasificación”.

La FAO explicó que los minoristas y los consumidores suelen descartar los alimentos que están cerca de la fecha de consumo preferente o que la han superado”.

Además, “grandes cantidades de alimentos comestibles sanos a menudo no se usan o sobran y se descartan de las cocinas domésticas y establecimientos de comidas.

Este organismo detalló que el volumen de alimentos se calcula en 600 millones de toneladas en el “equivalente de productos primarios” mientras que el despilfarro total de los alimentos para la parte comestible de este volumen, equivale a mil 300 millones de toneladas.

Con el nuevo Centro de Acopio y Recuperación de Alimentos ITACATE (Innovar, Transformar, Alimentar, Central de Abasto Tu Espacio), diariamente se aprovecharán 8 toneladas de alimentos excedentes en buen estado del centro de consumo mayorista, para que sean destinados a organizaciones sin fines de lucro, así como a comedores comunitarios y públicos de la Ciudad de México.

La Secretaría de Inclusión y Bienestar Social (SIBISO) y la Coordinación General de la Central de Abasto firmaron un convenio para que el 50 por ciento de los alimentos recuperados se destinen a los 600 comedores operados por el Gobierno de la capital.

La titular de SIBISO, Almudena Ocejo Rojo, comentó que con este proyecto se evitará el desperdicio de productos frescos en este centro de consumo mayorista, se garantizará el derecho a la alimentación y se fortalecerá la prestación de servicios alimentarios en la capital del país.

Foto: Ignacio Huitzil

¿Tendrá cuota de recuperación?

El coordinador general de la Central de Abasto, Héctor Ulises García Nieto, indicó que a diferencia de los Bancos de Alimentos en ITACATE no existirán cuotas de recuperación.

¿Quiénes realizarán la selección de los alimentos?

La selección, separación y distribución de frutas y verduras se realizará con trabajo voluntario en conjunto con diversas universidades.

Las organizaciones altruistas y otras instituciones que deseen ser parte de este proyecto deberán pasar por un filtro, comprobar que realmente realizan una labor social y que brindan apoyo alimentario de forma gratuita a personas que se encuentran en situación vulnerable.

Durante la inauguración del proyecto, se entregaron de forma simbólica donativos a cuatro organizaciones altruistas: Uniendo Familias, Mi Corazón por las Familias, Fundación Artes y Oficios, y Grupo Humanitario Interdisciplinario.

¿Qué es el itacate?

En México, la palabra itacate es usada para referirse a una colación de tortillas, ají y porotos.

“Se le nombró ITACATE, una palabra que tiene que tiene su origen en el náhuatl y tiene que ver con llevar comida de una lado al otro para nuestros hogares o de nuestros hogares para los invitados. Esto es lo que está haciendo hoy la Central de Abasto, y les agradecemos enormemente porque está brindando alimentos gratuitos a los habitantes más vulnerables de la Ciudad de México” puntualizó Sheinbaum.

¿Por qué el proyecto lleva el nombre de ITACATE?

La palabra "itacate" es de origen náhuatl y describe la acción de llevar comida de un lado a otro, desde los hogares para los invitados.

POSICIÓN DE LA FAO SOBE EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS EN EL MUNDO

Reducir la pérdida o el desperdicio de comida ayudará a conservar el medio ambiente

Las carreras hacia la seguridad alimentaria y la sostenibilidad del medio ambiente pueden beneficiarse si disminuyen la pérdida y el desperdicio de alimentos, pero para ello hace falta contar con datos precisos, establecer metas claras y crear políticas adecuadas para la realidad de cada región agrícola y cada país, señala la FAO en una nueva publicación.

La disminución de la pérdida de alimentos ayuda a la sostenibilidad del medio ambiente, mientras que la reducción de los desperdicios beneficia la seguridad alimentaria, según se desprende del informe sobre el Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación 2019 “Progresos en la lucha contra la pérdida y desperdicio de alimentos”, dado a conocer este lunes.

El estudio elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recuerda que los Objetivos de Desarrollo Sostenible plantean para 2030 la reducción a la mitad del desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores, y la reducción de las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha.

En la actualidad, las pérdidas de alimentos a nivel mundial se estiman en 13,8%, lo que equivale a unos 400 millones de dólares.

El informe reconoce que disminuir la pérdida y el desperdicio de alimentos requiere inversiones de dinero o tiempo que algunos actores de la cadena de suministro podrían considerar superiores a los beneficios.

En México se desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos cada año, un promedio de casi 158 kilos por persona –por día medio kilo cada uno y 56,000 toneladas a nivel nacional–, según datos del Banco Mundial, equivalente a y al 34% de la producción para consumo humano

JLP



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

La recuperación de alimentos en buen estado en la Central de Abasto logró acopiar 185 mil toneladas de alimento que estaban destinadas a la basura y a causar gases de efecto invernadero sin embargo, éstos alimentos fueron aprovechados en la elaboración de alimentos en los comedores comunitarios.

Foto: Ignacio Huitzil

Dichos comedores se han convertido en una fuente de ayuda para los capitalinos que han sido fuertemente golpeados en su economía durante la pandemia que actualmente vive la Ciudad de México por Covid-19.

El Centro de Acopio y Recuperación de Alimentos, ITACATE, surgió ante la necesidad de una cultura de aprovechamiento de los alimentos, que promueva medidas tendientes a evitar el desperdicio.

El pasado 26 de febrero de 2020 inició su operación. Ahí se reciben alimentos en buen estado, que por algún impedimento no son comercializados y se destinan, primordialmente a la red de 350 comedores populares gestionados por la Secretaria de Inclusión y Bienestar Social.

“Desde la puesta en marcha de esta iniciativa, se ha logrado acopiar 185 mil toneladas de alimento que estaban destinadas a la basura y a causar gases de efecto invernadero”, afirmó Héctor Ulises García Nieto, Coordinador General de la Central de Abasto.

El objetivo de ITACATE, es un instrumento para la acción práctica frente a la desigualdad social.

Dicho centro fue inaugurado por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo y mención que contribuirá a fortalecer la capacidad operativa de la red de comedores comunitarios, que en la ciudad ofrecen comida caliente y nutritiva a la población en situación vulnerable.

ITACATE, es un proyecto que apoya a la población de menores recursos económicos; es un acto de solidaridad y resulta un ejemplo que se debe multiplicar en beneficio de quien menos tiene.

Almudena Ocejo Rojo, Secretaria de Inclusión y Bienestar Social de la CDMX, explicó que la creación de este centro de acopio, tiene como finalidades, evitar el desperdicio y aprovechar los alimentos para llegar a las poblaciones vulnerables al fortalecer los comedores comunitarios.

Para lograr lo anterior se firmó un convenio de colaboración con la Secretaria de Inclusión y Bienestar Social de la CDMX (SIBISO), para canalizar hacia la red de comedores comunitarios gestionados por esa secretaria, el 50% de los alimentos que reciba ITACATE.

Algunos de los beneficiarios de este programa son las organizaciones Uniendo Familias, Mi Corazón por las Familias, Fundación Artes y Oficios y Grupo Humanitario Interdisciplinario

para ser canalizados de forma inmediata y directa a grupos de población en situación de vulnerabilidad social.

ITACATE, es una iniciativa de la Central de Abasto, que demuestra que el compromiso social es una prioridad.

También se exhorta a la comunidad de la Central de Abasto a fortalecer ITACATE y ser solidarios con los capitalinos que menos tienen.

Estimaciones de la organización civil Bancos de Alimentos de México indican que una tercera parte de los alimentos producidos anualmente en México se desperdician.

Lo anterior, equivale a 38 toneladas no aprovechadas cada 60 segundos que bien podrían alimentar a 25.5 millones de personas en situación de carencia alimentaria.

De acuerdo con referencias del Banco Mundial en su estudio “What a Waste 2.0. A Global Snapshot of Solid Waste Management to 2050”, publicado en 2018, este año, el sector de residuos sólidos, incluidos los alimentos desperdiciados, será la quinta fuente más grande de emisiones de gases de efecto invernadero en el país.

El desperdicio de esa cantidad de alimentos fue prevista desde hace cuantos año por Genaro Aguilar Gutiérrez, investigador de la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Aguilar Gutiérrez se desempeñó también como secretario del Grupo Técnico de Pérdidas y Mermas de Alimentos en coordinación con la otrora Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Él estimó que se pierden 20.4 millones de toneladas de comida mismas que equivalen a 34% de la producción anual a nivel nacional y representó, 400 millones de pesos.

Tan solo en 2018, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) reportó que al menos 50.8 millones de mexicanos no pueden adquirir lo mínimo indispensable para vivir.

Además, tan solo en el 2016, el costo económico anual de emisiones de dióxido de carbono para pérdidas y desperdicio de alimentos en México es de 368 millones 864 mil 591 dólares estadounidenses.

De igual forma, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), a dio a conocer que los alimentos se desperdician porque “los productos frescos que se desvían de lo que se considera óptimo, en términos de forma, tamaño y color, a menudo se eliminan de la cadena de suministro durante las operaciones de clasificación”.

La FAO explicó que los minoristas y los consumidores suelen descartar los alimentos que están cerca de la fecha de consumo preferente o que la han superado”.

Además, “grandes cantidades de alimentos comestibles sanos a menudo no se usan o sobran y se descartan de las cocinas domésticas y establecimientos de comidas.

Este organismo detalló que el volumen de alimentos se calcula en 600 millones de toneladas en el “equivalente de productos primarios” mientras que el despilfarro total de los alimentos para la parte comestible de este volumen, equivale a mil 300 millones de toneladas.

Con el nuevo Centro de Acopio y Recuperación de Alimentos ITACATE (Innovar, Transformar, Alimentar, Central de Abasto Tu Espacio), diariamente se aprovecharán 8 toneladas de alimentos excedentes en buen estado del centro de consumo mayorista, para que sean destinados a organizaciones sin fines de lucro, así como a comedores comunitarios y públicos de la Ciudad de México.

La Secretaría de Inclusión y Bienestar Social (SIBISO) y la Coordinación General de la Central de Abasto firmaron un convenio para que el 50 por ciento de los alimentos recuperados se destinen a los 600 comedores operados por el Gobierno de la capital.

La titular de SIBISO, Almudena Ocejo Rojo, comentó que con este proyecto se evitará el desperdicio de productos frescos en este centro de consumo mayorista, se garantizará el derecho a la alimentación y se fortalecerá la prestación de servicios alimentarios en la capital del país.

Foto: Ignacio Huitzil

¿Tendrá cuota de recuperación?

El coordinador general de la Central de Abasto, Héctor Ulises García Nieto, indicó que a diferencia de los Bancos de Alimentos en ITACATE no existirán cuotas de recuperación.

¿Quiénes realizarán la selección de los alimentos?

La selección, separación y distribución de frutas y verduras se realizará con trabajo voluntario en conjunto con diversas universidades.

Las organizaciones altruistas y otras instituciones que deseen ser parte de este proyecto deberán pasar por un filtro, comprobar que realmente realizan una labor social y que brindan apoyo alimentario de forma gratuita a personas que se encuentran en situación vulnerable.

Durante la inauguración del proyecto, se entregaron de forma simbólica donativos a cuatro organizaciones altruistas: Uniendo Familias, Mi Corazón por las Familias, Fundación Artes y Oficios, y Grupo Humanitario Interdisciplinario.

¿Qué es el itacate?

En México, la palabra itacate es usada para referirse a una colación de tortillas, ají y porotos.

“Se le nombró ITACATE, una palabra que tiene que tiene su origen en el náhuatl y tiene que ver con llevar comida de una lado al otro para nuestros hogares o de nuestros hogares para los invitados. Esto es lo que está haciendo hoy la Central de Abasto, y les agradecemos enormemente porque está brindando alimentos gratuitos a los habitantes más vulnerables de la Ciudad de México” puntualizó Sheinbaum.

¿Por qué el proyecto lleva el nombre de ITACATE?

La palabra "itacate" es de origen náhuatl y describe la acción de llevar comida de un lado a otro, desde los hogares para los invitados.

POSICIÓN DE LA FAO SOBE EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS EN EL MUNDO

Reducir la pérdida o el desperdicio de comida ayudará a conservar el medio ambiente

Las carreras hacia la seguridad alimentaria y la sostenibilidad del medio ambiente pueden beneficiarse si disminuyen la pérdida y el desperdicio de alimentos, pero para ello hace falta contar con datos precisos, establecer metas claras y crear políticas adecuadas para la realidad de cada región agrícola y cada país, señala la FAO en una nueva publicación.

La disminución de la pérdida de alimentos ayuda a la sostenibilidad del medio ambiente, mientras que la reducción de los desperdicios beneficia la seguridad alimentaria, según se desprende del informe sobre el Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación 2019 “Progresos en la lucha contra la pérdida y desperdicio de alimentos”, dado a conocer este lunes.

El estudio elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recuerda que los Objetivos de Desarrollo Sostenible plantean para 2030 la reducción a la mitad del desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores, y la reducción de las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha.

En la actualidad, las pérdidas de alimentos a nivel mundial se estiman en 13,8%, lo que equivale a unos 400 millones de dólares.

El informe reconoce que disminuir la pérdida y el desperdicio de alimentos requiere inversiones de dinero o tiempo que algunos actores de la cadena de suministro podrían considerar superiores a los beneficios.

En México se desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos cada año, un promedio de casi 158 kilos por persona –por día medio kilo cada uno y 56,000 toneladas a nivel nacional–, según datos del Banco Mundial, equivalente a y al 34% de la producción para consumo humano

JLP



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Mundo

Amy Coney Barrett, la antítesis de la juez Ruth Bader Ginsburg

Actualmente jueza del Tribunal de Apelaciones del Séptimo Circuito de EU, esta abogada de apenas 48 años parece ajustarse al libreto de esta Administración

Gossip

Aspiran al Ariel plasmando a México a través del cine

Los nominados a Película y Director para la edición 62 del Premio Ariel representan historias sobre la realidad de nuestro país, a partir de diversos géneros

Gossip

Plácido Domingo: Me he equivocado al guardar silencio

El tenor se mantiene firme al negar las acusaciones por supuestos abusos sexuales a nueve mujeres en los años ochenta

Política

Conago requiere una reforma profunda: Francisco Domínguez

Llama el gobernador de Querétaro a la unidad entre los 32 mandatarios

Sociedad

Sólo 21 de las 294 cárceles del país tienen bloqueo de llamadas

De acuerdo con las autoridades, los familiares de los reos les llevan teléfonos celulares en sus visitas

Política

¿Qué busca AMLO con la propuesta para reformar las pensiones?

Con la ley del Seguro Social de 1997 sólo 56 por ciento de los trabajadores alcanzaría una pensión vitalicia, el resto sólo recibiría su ahorro al momento del retiro en una exhibición