/ domingo 10 de octubre de 2021

Museo de la Basílica de Guadalupe cumplirá 80 años, con gran colección de arte sacro

Fue inaugurado el 12 de octubre de 1941, como un espacio para dar a conocer al público las obras pertenecientes al tesoro artístico de la Basílica de Guadalupe

El Museo de la Basílica de Guadalupe cumplirá 80 años el próximo 12 de octubre. En su interior resguarda más de cuatro mil piezas de arte sacro. Es considerado uno de los museos más antiguos de México. En su colección se encuentra la virgen de Extremadura, que se dice perteneció a Hernán Cortés, porque tiene el escudo del conquistador español.

También se pueden admirar regalos y coronas de ex presidentes extranjeros, rosas de oro del Vaticano, una diadema de plata repujada de Juan Pablo II; entre otros, de famosos políticos, toreros, charros y artistas que le han llevado a la Morenita del Tepeyac.

En la sala del Patio de la Cruz donde se montan exposiciones temporales, como la de regalos para la reina, se pueden observar un objeto que perteneció a Porfirio Díaz; rojas que obsequió Jacqueline Kennedy, el regalo del venezolano Hugo Chávez.

En su interior conserva, estudia y difunde, el patrimonio cultural religioso y sacro en resguardo de la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe.

La vasta colección se exhibe en 16 salas y está conformada por pinturas sobre lienzo y lámina, esculturas policromadas estofadas y doradas, esculturas en mármol y marfil, grabados, libros textiles, orfebrería, mobiliario de origen mexicano, latinoamericano y europeo, así como una gran cantidad de exvotos guadalupanos.

En un recorrido por el Museo la Directora del Museo de la Basílica de Guadalupe Nidia Mirna Rodríguez Alatorre, platicó que si bien, este recinto, presenta parte de la historia del catolicismo mexicano, independientemente de la religión que se profese, el hecho de recorrer sus salas “es una experiencia espiritual a través del arte”.

A la entrada se pueden observar cientos de exvotos guadalupanos, objetos que se han llevado en agradecimiento y ofrenda por un milagro de la Virgen de Guadalupe, como los retablitos, que representan un testimonio de una historia que ocurrió.

Foto: David Deolarte | La Prensa

En un soporte metálico el dibujo y la cartela, donde se narra la historia, se puede apreciar el fervor popular que se produce desde la época de las apariciones y pueden ser de diversos tipos, donde los fieles mandaban hacer un dibujo del milagro con la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Así como vitrinas de “milagritos”, y diversos objetos que los fieles llevaban a la Virgen Morena. También se encuentra la corona pontificia, la cual se mandó hacer a París, bañada en oro, con piedras preciosas, con la cual se corona en ceremonias especiales a la imagen del sagrado original de Santa María de Guadalupe. Se hace cambio de corona, con la llamada adoración nocturna.

Todo el Museo es espectacular, pero la sala que era la antigua sacristía de la Basílica de Guadalupe, se pueden admirar pinturas que habla del acontecimiento Guadalupano, cruces, bustos, y muebles de finas maderas; pinturas de Miguel Cabrera, Cristóbal de Villalpando y otros.

Existen salas a las que le llaman las ventanas del tiempo, porque se respetó su primer uso. En la sala abacial, los antiguos abades recibían a distinguidas visitas, conservando los muebles y objetos que la decoraban.

Está la sala capitular donde el antiguo cabildo se reunía y donde se tomaron importantes decisiones como la construcción del nuevo santuario y otras decisiones importantes para la Basílica, precisó la directora.

También se puede visitar la sala cristológica que está dedicada a Jesús como el centro del acontecimiento Guadalupano, donde se ubica una gran pintura de Juan Cordero.

La especialista detalló que fue inaugurado el 12 de octubre de 1941 gracias al interés que tuvo Monseñor Feliciano Cortés y Mora, vigésimo Abad y el cabildo en turno, surgió el recinto como un espacio para dar a conocer al público las obras pertenecientes al tesoro artístico de la Basílica de Guadalupe.

En ese tiempo el arte religioso y virreinal, ante colonia, no era un objeto de estudio de interés de muchos especialistas, fue mediados del siglo XX que especialistas empiezan a tener interés por esa expresión artística.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

En un principio ocupó únicamente cuatro salas a las que se accedía por la escalera monumental de la sacristía de la antigua basílica y que eran parte del edificio que se había construido hacia 1931 como oficinas de la misma.

En 1971 se renombró como museo Guadalupano y un año después fue sustituido por el Museo de la Basílica de Guadalupe el cual se conserva hasta nuestros días.

Con la construcción de la nueva Basílica de Guadalupe en 1976, el museo cerró sus puertas durante cinco años, periodo que se aprovechó para concluir el inventario yrealizar la reestructuración de algunas obras y adecuar los espacios que originalmente eran parte de los anexos administrativos y litúrgicos de la Basílica antigua.

Mismos que hoy reciben los siguientes nombres pasillo de exvotos, Sala de Sacristía, Sala Abacial, Sala Capitular, Sala Iconográfica, Sala de Hagiografía, Sala de Advocaciones, de Retablos, Cristológica, Villalpando, Inmaculada, de Óvalos, Bajo Escaleras, de Arcángeles y Patio de la Cruz.

Desde entonces es considerado uno de los recintos religiosos más importantes del mundo y constituye un tesoro escondido a descubrir para todos los feligreses y visitantes de la Ciudad de México, refirió.

Foto: David Deolarte | La Prensa

Explicó que es un referente cultural y es parte de diversos proyectos, como el programa Noche de Museos, coordinado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, por lo que los últimos miércoles de cada mes, es sede de conferencias y eventos culturales.

Además es partícipe de otros programas de orden nacional e internacional como instituciones federales y asociaciones civiles, que incluyen también talleres educativos como el día internacional de los museos organizado por International Council of Museums, la Promoción Nacional de Verano, organizada por el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Rally de Museos, liderado por la Secretaría de Cultura de la capital mexicana y las jornadas por la inclusión organizadas por la Red de Museos por la inclusión de personas con discapacidad.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


El Museo de la Basílica de Guadalupe cumplirá 80 años el próximo 12 de octubre. En su interior resguarda más de cuatro mil piezas de arte sacro. Es considerado uno de los museos más antiguos de México. En su colección se encuentra la virgen de Extremadura, que se dice perteneció a Hernán Cortés, porque tiene el escudo del conquistador español.

También se pueden admirar regalos y coronas de ex presidentes extranjeros, rosas de oro del Vaticano, una diadema de plata repujada de Juan Pablo II; entre otros, de famosos políticos, toreros, charros y artistas que le han llevado a la Morenita del Tepeyac.

En la sala del Patio de la Cruz donde se montan exposiciones temporales, como la de regalos para la reina, se pueden observar un objeto que perteneció a Porfirio Díaz; rojas que obsequió Jacqueline Kennedy, el regalo del venezolano Hugo Chávez.

En su interior conserva, estudia y difunde, el patrimonio cultural religioso y sacro en resguardo de la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe.

La vasta colección se exhibe en 16 salas y está conformada por pinturas sobre lienzo y lámina, esculturas policromadas estofadas y doradas, esculturas en mármol y marfil, grabados, libros textiles, orfebrería, mobiliario de origen mexicano, latinoamericano y europeo, así como una gran cantidad de exvotos guadalupanos.

En un recorrido por el Museo la Directora del Museo de la Basílica de Guadalupe Nidia Mirna Rodríguez Alatorre, platicó que si bien, este recinto, presenta parte de la historia del catolicismo mexicano, independientemente de la religión que se profese, el hecho de recorrer sus salas “es una experiencia espiritual a través del arte”.

A la entrada se pueden observar cientos de exvotos guadalupanos, objetos que se han llevado en agradecimiento y ofrenda por un milagro de la Virgen de Guadalupe, como los retablitos, que representan un testimonio de una historia que ocurrió.

Foto: David Deolarte | La Prensa

En un soporte metálico el dibujo y la cartela, donde se narra la historia, se puede apreciar el fervor popular que se produce desde la época de las apariciones y pueden ser de diversos tipos, donde los fieles mandaban hacer un dibujo del milagro con la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Así como vitrinas de “milagritos”, y diversos objetos que los fieles llevaban a la Virgen Morena. También se encuentra la corona pontificia, la cual se mandó hacer a París, bañada en oro, con piedras preciosas, con la cual se corona en ceremonias especiales a la imagen del sagrado original de Santa María de Guadalupe. Se hace cambio de corona, con la llamada adoración nocturna.

Todo el Museo es espectacular, pero la sala que era la antigua sacristía de la Basílica de Guadalupe, se pueden admirar pinturas que habla del acontecimiento Guadalupano, cruces, bustos, y muebles de finas maderas; pinturas de Miguel Cabrera, Cristóbal de Villalpando y otros.

Existen salas a las que le llaman las ventanas del tiempo, porque se respetó su primer uso. En la sala abacial, los antiguos abades recibían a distinguidas visitas, conservando los muebles y objetos que la decoraban.

Está la sala capitular donde el antiguo cabildo se reunía y donde se tomaron importantes decisiones como la construcción del nuevo santuario y otras decisiones importantes para la Basílica, precisó la directora.

También se puede visitar la sala cristológica que está dedicada a Jesús como el centro del acontecimiento Guadalupano, donde se ubica una gran pintura de Juan Cordero.

La especialista detalló que fue inaugurado el 12 de octubre de 1941 gracias al interés que tuvo Monseñor Feliciano Cortés y Mora, vigésimo Abad y el cabildo en turno, surgió el recinto como un espacio para dar a conocer al público las obras pertenecientes al tesoro artístico de la Basílica de Guadalupe.

En ese tiempo el arte religioso y virreinal, ante colonia, no era un objeto de estudio de interés de muchos especialistas, fue mediados del siglo XX que especialistas empiezan a tener interés por esa expresión artística.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

En un principio ocupó únicamente cuatro salas a las que se accedía por la escalera monumental de la sacristía de la antigua basílica y que eran parte del edificio que se había construido hacia 1931 como oficinas de la misma.

En 1971 se renombró como museo Guadalupano y un año después fue sustituido por el Museo de la Basílica de Guadalupe el cual se conserva hasta nuestros días.

Con la construcción de la nueva Basílica de Guadalupe en 1976, el museo cerró sus puertas durante cinco años, periodo que se aprovechó para concluir el inventario yrealizar la reestructuración de algunas obras y adecuar los espacios que originalmente eran parte de los anexos administrativos y litúrgicos de la Basílica antigua.

Mismos que hoy reciben los siguientes nombres pasillo de exvotos, Sala de Sacristía, Sala Abacial, Sala Capitular, Sala Iconográfica, Sala de Hagiografía, Sala de Advocaciones, de Retablos, Cristológica, Villalpando, Inmaculada, de Óvalos, Bajo Escaleras, de Arcángeles y Patio de la Cruz.

Desde entonces es considerado uno de los recintos religiosos más importantes del mundo y constituye un tesoro escondido a descubrir para todos los feligreses y visitantes de la Ciudad de México, refirió.

Foto: David Deolarte | La Prensa

Explicó que es un referente cultural y es parte de diversos proyectos, como el programa Noche de Museos, coordinado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, por lo que los últimos miércoles de cada mes, es sede de conferencias y eventos culturales.

Además es partícipe de otros programas de orden nacional e internacional como instituciones federales y asociaciones civiles, que incluyen también talleres educativos como el día internacional de los museos organizado por International Council of Museums, la Promoción Nacional de Verano, organizada por el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Rally de Museos, liderado por la Secretaría de Cultura de la capital mexicana y las jornadas por la inclusión organizadas por la Red de Museos por la inclusión de personas con discapacidad.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem