/ martes 9 de marzo de 2021

Sí, hubo granadas y cápsulas de gas lacrimógeno para dispersar manifestantes: Brigada Marabunta

El director de la Brigada Humanitaria de Paz Marabunta asegura que tiene pruebas

En la marcha con motivo del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, se utilizaron cápsulas y una granada de gas lacrimógeno en contra de las manifestantes, pese a lo que digan las autoridades capitalinas. “Nosotros registramos la utilización de una granada de ese gas y cápsulas, de los cuales tenemos evidencia'', declaró Miguel Barrera Rocha, director de la Brigada Humanitaria de Paz Marabunta.

Foto: David Deolarte | La Prensa

En una entrevista con La Prensa, el activista quien ha documentado cientos de marchas en la capital mexicana exhibió el uso de esas herramientas de dispersión, “que se dijo que no se iban a utilizar”, así como un rifle de Gotcha, todo ello lo lanzaban policías hombres”.

Además, lanzaron unas bolas con mechas, que al caer se disuelven, desprende un gas parecido al gas lacrimógeno que cierra las vías respiratorias

Barrera comentó que las granadas y las cápsulas son de uso exclusivo de los cuerpos policiacos y los militares, incluso vienen foliadas con un C5, código para ese tipo de gases.

Lamentó pretender ocultar o mentir lo que lanzaron a las manifestantes, sigue evidenciando su responsabilidad, “ante de desmentir debieron haber investigado que fue lo que sucedió. Las miles de personas que corrieron por el ardor y picor en los ojos, no mienten”.

Adelantó que presentaron una queja ante la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, a quien le llevaron las evidencias (la granada y una de las cápsulas) y como forman parte del Frente por la Libertad de Expresión y Protesta Social (FLEPS) van a dar a conocer un posicionamiento sobre el tema.

El activista precisó que eran unas dos granadas, pero él sólo tiene una, “no sé si las chicas la levantaron, y de las cápsulas son dos una que aún tenemos y otra que se entregó al personal de la Comisión de Derechos Humanos”.

Posterior a los citados artefactos comenzaron a lanzar unas bolitas artesanales, que hacen al mismo efecto, pero están hechas con diurex, traen una mecha, la prenden, lanzan y cuando termina el fuego empieza a desprender unas partículas de gas lacrimógeno, que provocaron mucho daño.

Foto: Sergio Vázquez | La Prensa

El representante del colectivo, grupo de brigadistas, transmitió en vivo diversos momentos de tensión y conflicto en la marcha, explicó no saber ni poder medir la cantidad de ese gas por el corredero de gente que hubo en la explanada de la Plaza de la Constitución.

Aquí juegan dos factores. La cantidad que tenían los depósitos y la otra como se movió el viento, en ese momento la corriente de aire estaba a favor de los policías

Miguel fue quien recogió uno de los artefactos y señaló que los policías no tienen permitido utilizarlo dentro de sus protocolos.

NARRA UNA PRESENTE EN ESA MARCHA

Eran cerca de las 16:00 horas cuando las feministas habían tirado 4 secciones de la barda metálica que protegían al Palacio Nacional, y de repente se empezó a sentir un picor en la piel y el ardor en los ojos, detrás de la valla metálica había lanzado gas lacrimógeno para contener a las manifestantes.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Luego viene una estampida de personas que corrían desesperadas, hacia 20 de noviembre o 16 de septiembre buscando agua o un refresco de cola para echarse en los ojos y la cara.

En ese momento esta reportera que corrió también hacia 20 de moviembre, le preguntó a un bombero -que estaba con otros dos- observando las protestas, qué era lo que habían echado para dispersar a las feministas…. “es gas lacrimógeno”, respondió.

Varias personas acudieron a las ambulancias estacionadas en la avenida 20 de noviembre, para solicitar auxilio; otros conocedores le decían a la gente, no te rasques, no te toques, “échate agua o coca cola” y no te toques la cara ni la nariz.

El picor fue tan grande que ni el doble cubre bocas que traíamos varios de los presentes, nos protegió el gas. A los más delicados, se les puso roja la cara y los brazos, otros sólo los ojos.

Esa medida, las dispersó unos minutos, pero logró más enojo en las feministas, quienes siguieron dándole duro a las vallas metálicas e intentando tirar más secciones de ésta.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

En la marcha con motivo del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, se utilizaron cápsulas y una granada de gas lacrimógeno en contra de las manifestantes, pese a lo que digan las autoridades capitalinas. “Nosotros registramos la utilización de una granada de ese gas y cápsulas, de los cuales tenemos evidencia'', declaró Miguel Barrera Rocha, director de la Brigada Humanitaria de Paz Marabunta.

Foto: David Deolarte | La Prensa

En una entrevista con La Prensa, el activista quien ha documentado cientos de marchas en la capital mexicana exhibió el uso de esas herramientas de dispersión, “que se dijo que no se iban a utilizar”, así como un rifle de Gotcha, todo ello lo lanzaban policías hombres”.

Además, lanzaron unas bolas con mechas, que al caer se disuelven, desprende un gas parecido al gas lacrimógeno que cierra las vías respiratorias

Barrera comentó que las granadas y las cápsulas son de uso exclusivo de los cuerpos policiacos y los militares, incluso vienen foliadas con un C5, código para ese tipo de gases.

Lamentó pretender ocultar o mentir lo que lanzaron a las manifestantes, sigue evidenciando su responsabilidad, “ante de desmentir debieron haber investigado que fue lo que sucedió. Las miles de personas que corrieron por el ardor y picor en los ojos, no mienten”.

Adelantó que presentaron una queja ante la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, a quien le llevaron las evidencias (la granada y una de las cápsulas) y como forman parte del Frente por la Libertad de Expresión y Protesta Social (FLEPS) van a dar a conocer un posicionamiento sobre el tema.

El activista precisó que eran unas dos granadas, pero él sólo tiene una, “no sé si las chicas la levantaron, y de las cápsulas son dos una que aún tenemos y otra que se entregó al personal de la Comisión de Derechos Humanos”.

Posterior a los citados artefactos comenzaron a lanzar unas bolitas artesanales, que hacen al mismo efecto, pero están hechas con diurex, traen una mecha, la prenden, lanzan y cuando termina el fuego empieza a desprender unas partículas de gas lacrimógeno, que provocaron mucho daño.

Foto: Sergio Vázquez | La Prensa

El representante del colectivo, grupo de brigadistas, transmitió en vivo diversos momentos de tensión y conflicto en la marcha, explicó no saber ni poder medir la cantidad de ese gas por el corredero de gente que hubo en la explanada de la Plaza de la Constitución.

Aquí juegan dos factores. La cantidad que tenían los depósitos y la otra como se movió el viento, en ese momento la corriente de aire estaba a favor de los policías

Miguel fue quien recogió uno de los artefactos y señaló que los policías no tienen permitido utilizarlo dentro de sus protocolos.

NARRA UNA PRESENTE EN ESA MARCHA

Eran cerca de las 16:00 horas cuando las feministas habían tirado 4 secciones de la barda metálica que protegían al Palacio Nacional, y de repente se empezó a sentir un picor en la piel y el ardor en los ojos, detrás de la valla metálica había lanzado gas lacrimógeno para contener a las manifestantes.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Luego viene una estampida de personas que corrían desesperadas, hacia 20 de noviembre o 16 de septiembre buscando agua o un refresco de cola para echarse en los ojos y la cara.

En ese momento esta reportera que corrió también hacia 20 de moviembre, le preguntó a un bombero -que estaba con otros dos- observando las protestas, qué era lo que habían echado para dispersar a las feministas…. “es gas lacrimógeno”, respondió.

Varias personas acudieron a las ambulancias estacionadas en la avenida 20 de noviembre, para solicitar auxilio; otros conocedores le decían a la gente, no te rasques, no te toques, “échate agua o coca cola” y no te toques la cara ni la nariz.

El picor fue tan grande que ni el doble cubre bocas que traíamos varios de los presentes, nos protegió el gas. A los más delicados, se les puso roja la cara y los brazos, otros sólo los ojos.

Esa medida, las dispersó unos minutos, pero logró más enojo en las feministas, quienes siguieron dándole duro a las vallas metálicas e intentando tirar más secciones de ésta.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Metrópoli

Marchan feministas a favor del aborto legal en todo México

La movilización se replicará en la CDMX y otras ciudades del país

Metrópoli

Alistan demolición de 11 casas tras desgajamiento en cerro del Chiquihuite

Reportan bloques de rocas en la tierra con separaciones entre sí que pueden representar un peligro