/ martes 30 de junio de 2020

Si parecía un día normal en la CDMX con sus casi 27 mil negocios que abrieron

Desbordan capitalinos el Centro Histórico para comprar en los comercios abiertos

Con la entrada del semáforo naranja en la Ciudad de México regresó la intensa actividad a las calles del Centro Histórico pues sus 27 mil comercios ya tienen permitido abrir de manera escalonada. En el primer cuadro hay 27 mil negocios, de los cuales en el Semáforo Rojo abrieron cerca de 6 mil y a partir de este 30 de junio se sumaron 21 mil, lo que representa casi el 100 por ciento de la actividad en la zona y con ello los interminables ríos de gente.

También regresó el comercio en vía pública quienes solo pudieron utilizar rejillas de no más de 1.20x2 metros para exhibir su mercancía y solo se le permitió laborar a una persona en cada uno de estos puestos, con 2 metros de distancia entre cada uno.

También quedó establecido que aquellas pesos que atiendan el puesto deberán portar careta, cubrebocas, gel antibacterial, entre otras medidas que garanticen la sana distancia, medidas que fueron supervisadas por el personal de la Secretaría de Gobierno.

A los vendedores de vía pública solo se les permitió ubicarse del lado que no esté abierto el comercio formal para que haya fluidez y evitar las aglomeraciones en las calles, también se retiró un número importante de estructuras en coordinación con líderes en la Zona Oriente del Centro Histórico.

Sin embargo, la reapertura coincidió con la quincena y muchos capitalinos no esperaron para volcarse a sus calles aunque tuvieran que hacer largas filas en los comercios para poder entrar.

Aunque muchos traían cubrebocas, las aglomeraciones fueron evidentes y la sana distancia se olvidó ante la euforia de las compras.

Además muchos capitalinos no están enterados de que los flujos cambiaron en algunas calles para tratar de conservar la sana distancia por lo que policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana tuvieron que batallar para que la gente respetara el tránsito peatonal.

Un ejemplo fue el acceso al corredor peatonal de Madero que es por las calles Gante, Motolinía y Palma y la salida es por Eje Central, Bolívar e Isabel la Católica.

En el perímetro del Centro Histórico que comprende las calles Eje Central Lázaro Cárdenas, Belisario Domínguez, Peña y Peña, Eje 1 Oriente Circunvalación, San Pablo y José María Izazaga, se establecieron 12 nuevas calles flexibles, es decir, que se amplió el espacio peatonal hasta la mitad del actual arroyo vehicular y se habilitaron 30 nuevas calles peatonales, también operó con normalidad el carril del Metrobús y 10 calles permanecieron con su operación habitual.


Con la entrada del semáforo naranja en la Ciudad de México regresó la intensa actividad a las calles del Centro Histórico pues sus 27 mil comercios ya tienen permitido abrir de manera escalonada. En el primer cuadro hay 27 mil negocios, de los cuales en el Semáforo Rojo abrieron cerca de 6 mil y a partir de este 30 de junio se sumaron 21 mil, lo que representa casi el 100 por ciento de la actividad en la zona y con ello los interminables ríos de gente.

También regresó el comercio en vía pública quienes solo pudieron utilizar rejillas de no más de 1.20x2 metros para exhibir su mercancía y solo se le permitió laborar a una persona en cada uno de estos puestos, con 2 metros de distancia entre cada uno.

También quedó establecido que aquellas pesos que atiendan el puesto deberán portar careta, cubrebocas, gel antibacterial, entre otras medidas que garanticen la sana distancia, medidas que fueron supervisadas por el personal de la Secretaría de Gobierno.

A los vendedores de vía pública solo se les permitió ubicarse del lado que no esté abierto el comercio formal para que haya fluidez y evitar las aglomeraciones en las calles, también se retiró un número importante de estructuras en coordinación con líderes en la Zona Oriente del Centro Histórico.

Sin embargo, la reapertura coincidió con la quincena y muchos capitalinos no esperaron para volcarse a sus calles aunque tuvieran que hacer largas filas en los comercios para poder entrar.

Aunque muchos traían cubrebocas, las aglomeraciones fueron evidentes y la sana distancia se olvidó ante la euforia de las compras.

Además muchos capitalinos no están enterados de que los flujos cambiaron en algunas calles para tratar de conservar la sana distancia por lo que policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana tuvieron que batallar para que la gente respetara el tránsito peatonal.

Un ejemplo fue el acceso al corredor peatonal de Madero que es por las calles Gante, Motolinía y Palma y la salida es por Eje Central, Bolívar e Isabel la Católica.

En el perímetro del Centro Histórico que comprende las calles Eje Central Lázaro Cárdenas, Belisario Domínguez, Peña y Peña, Eje 1 Oriente Circunvalación, San Pablo y José María Izazaga, se establecieron 12 nuevas calles flexibles, es decir, que se amplió el espacio peatonal hasta la mitad del actual arroyo vehicular y se habilitaron 30 nuevas calles peatonales, también operó con normalidad el carril del Metrobús y 10 calles permanecieron con su operación habitual.


Policiaca

Fuerte balacera se registra en la Terminal 2 del AICM, tras intento de asalto

Uno de los heridos fue identificado como Eduardo Beaven, empresario y dueño de la cadena de restaurantes Grupo Rosa Negra

Metrópoli

CDMX pasa a semáforo epidemiológico verde tras baja en hospitalizaciones por Covid

A partir del lunes 18 de octubre los eventos masivos al aire libre no tendrán límite de aforo