/ martes 12 de noviembre de 2019

Se reúnen autoridades para tratar invasión en Cuajimalpa

Comuneros han denunciado la invasión

La secretaria de Medio Ambiente de la Ciudad de México, Marina Robles García afirmó que ya sostienen una reunión con la Secretaría de Gobierno y la Secretaría de Seguridad Ciudadana para revisar el problema de invasión en la comunidad de San Lorenzo Acopilco, en la alcaldía de Cuajimalpa en donde existe una invasión en tierras protegidas.

“Lo que justo tenemos y ya hasta ahorita iniciada, es una reunión con Secretaría de Gobierno, Seguridad Ciudadana, nosotros, para revisar no solamente ese caso sino otros casos que tenemos que ver en la ciudad para poderlos abordar”, dijo la funcionaria capitalina.

A través de redes sociales comuneros de dicha área denunciaron las invasiones incluso con la toma de fotografías.

“Cómo comunero de San Lorenzo Acopilco me indigna ver que la invasión a terrenos comunales continúa. En pleno bosque pretenden lotificar para después vender estos terrenos aunque la ley lo prohíbe, se han hecho las denuncias correspondientes esperemos que las autoridades ambientales hagan su trabajo y no quede en la impunidad este crimen artero contra el medio ambiente”.

El comunero Camilo González mencionó que si se acaba con los bosques estamos contribuyendo con la destrucción del planeta y “luego se quejan de por qué no hay agua”.

Foto: Cortesía

Los denunciantes afirmaron que la invasión va desde tierras aledañas al Desierto de los Leones y La Marquesa en zonas que son protegidas y de valor ambiental.

También denunciaron que la alcaldía ordenó la instalación de un poste de iluminación donde ya fue colocada una señalización que da nombre a la calle Privada de Oyameles en pleno bosque.

Además de que la construcción de un puente en una área cercana llamada La Pila en 2014 facilitó a los invasores moverse a zonas más altas de los bosques.

Comuneros y pobladores afirman que la invasión inició desde el 2000 en una zona escondida en el bosque y ahora ya se está desbordando a la carretera México-Toluca.

La secretaria de Medio Ambiente de la Ciudad de México, Marina Robles García afirmó que ya sostienen una reunión con la Secretaría de Gobierno y la Secretaría de Seguridad Ciudadana para revisar el problema de invasión en la comunidad de San Lorenzo Acopilco, en la alcaldía de Cuajimalpa en donde existe una invasión en tierras protegidas.

“Lo que justo tenemos y ya hasta ahorita iniciada, es una reunión con Secretaría de Gobierno, Seguridad Ciudadana, nosotros, para revisar no solamente ese caso sino otros casos que tenemos que ver en la ciudad para poderlos abordar”, dijo la funcionaria capitalina.

A través de redes sociales comuneros de dicha área denunciaron las invasiones incluso con la toma de fotografías.

“Cómo comunero de San Lorenzo Acopilco me indigna ver que la invasión a terrenos comunales continúa. En pleno bosque pretenden lotificar para después vender estos terrenos aunque la ley lo prohíbe, se han hecho las denuncias correspondientes esperemos que las autoridades ambientales hagan su trabajo y no quede en la impunidad este crimen artero contra el medio ambiente”.

El comunero Camilo González mencionó que si se acaba con los bosques estamos contribuyendo con la destrucción del planeta y “luego se quejan de por qué no hay agua”.

Foto: Cortesía

Los denunciantes afirmaron que la invasión va desde tierras aledañas al Desierto de los Leones y La Marquesa en zonas que son protegidas y de valor ambiental.

También denunciaron que la alcaldía ordenó la instalación de un poste de iluminación donde ya fue colocada una señalización que da nombre a la calle Privada de Oyameles en pleno bosque.

Además de que la construcción de un puente en una área cercana llamada La Pila en 2014 facilitó a los invasores moverse a zonas más altas de los bosques.

Comuneros y pobladores afirman que la invasión inició desde el 2000 en una zona escondida en el bosque y ahora ya se está desbordando a la carretera México-Toluca.

Policiaca

“No fue la forma de hacer las cosas”, pide perdón Karen Espíndola

La joven nunca pensó en las consecuencias de su mensaje, por lo que se le hizo fácil enviar ese texto y después apagar su celular