/ martes 7 de julio de 2020

Nada detiene los asaltos al transporte público de la CDMX

Los horarios en que mas asaltos hay son las tardes, cuando la gente sale de trabajar, afirman operadores

Incontrolable se encuentra el robo a pasajeros de unidades de transporte y a sus conductores, quienes aseguran que los ladrones aprovechan la ausencia de policía para asaltarlos a mano armada aunque sean filmados por las cámaras instaladas en las unidades.

Los operadores aseguraron que los robos se cometen en las calles y avenidas de las colonias cercanas a su base.

Conductores de transporte público afirman que los puntos rojos de asalto con violencia se encuentra en las colonias circunvecinas a los paraderos de camiones, de la Ciudad de México.

En entrevista con LA PRENSA -choferes de microbuses, camiones y taxis- se dijeron preocupados por los altos índices que violencia que golpean a la clase trabajadora capitalina.

“La situación está muy pesada; en todo el tramo del Hipódromo de las Américas para Metro Normal cruzamos colonias bien conflictivas, Santa Julia, Anáhuac, Pensil, Tlaxpana y la colonia Popo (…) los horarios en donde más asaltan es en las tardes, cuando la gente sale de trabajar y se dirige al metro”, comentó Roberto, un conductor de 50 años.

El chofer de microbús sostuvo que aparte de la delincuencia, los ingresos de los transportistas han disminuido por la actual pandemia de coronavirus ya que el flujo de personas ha ido a la baja.

“Aun así con la pandemia, ha habido uno que otro atrevido que se atreven a asaltarnos y nos quitan lo poco que hemos ganado; en esta ruta me han asaltado cuatro veces” dijo mientras encendía su unidad para que los peatones pudieran abordarla.

Frente a la estación Normal del Sistema de Transporte Colectivo Metro, un “checador” dijo que, a raíz de los múltiples asaltos a camionetas y a tiendas de conveniencia, han llegado patrullas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México a hacer rondines de prevención del delito.

“Anteriormente, teníamos el problema que se quedaba una camioneta en la estación; se juntaban 5 o 6 personas y cuando estábamos a punto de salir, llegaban unos cabrones y nos decían –ya chingaron a su madre todos- y nos bailaban a todos”.

Otro chofer -que se encontraba en su horario de descanso y no quiso dar su nombre por cuestión de seguridad- confirmó el dicho de sus compañeros y le sumó que los conductores más afectados son aquellos de la tercera edad, por la vulnerabilidad que representan.

Los automovilistas advirtieron que hay varias colonias ampliamente conocidas por su población violenta, pero que en la actualidad “todas las calles de la Ciudad de México” generan un riesgo para conductores y peatones.

“Todo el año es parejo para nosotros; los asaltantes son personas muy violentas. Se suben armados con pistolas o cuchillos, dependiendo cuantos vengan.

Aquí en esta ruta, nos toca mínimo un asalto al día, dependiendo cuanto tengan de hambre (…) El Gobierno de la CDMX nos ha colocado cámaras de seguridad, pero aun así nos siguen asaltando”.

El coordinador de la ruta que atraviesa colonias de la alcaldía Miguel Hidalgo y Azcapotzalco apuntó que todos los asaltantes son varones de no más de 16 años de edad.

“Son los chamacos que nos andan asaltando, de 15 o 16 años que andan armados con pistolas o con puñales; la mayoría opera en parejas y usan motocicletas para darse a la fuga por las callecitas”.

“Por ejemplo, en Calzada de los Gallos ya sabemos que no podemos hacer paradas o subir pasaje porque es seguro que nos asaltan (…) Hay personas que se ven bien vestidas; que puedes pensar que vienen de la escuela, y son los primeros que van sobre nosotros”, dijo con firmeza.

Todos los conductores entrevistados por La Prensa dijeron ser católicos y creyentes de la Virgen de Guadalupe y San Judas Tadeo, por lo que antes de iniciar sus jornadas –que se extienden hasta las 14 horas por día- se encomiendan a los santos para que los protejan durante su trayecto.


Incontrolable se encuentra el robo a pasajeros de unidades de transporte y a sus conductores, quienes aseguran que los ladrones aprovechan la ausencia de policía para asaltarlos a mano armada aunque sean filmados por las cámaras instaladas en las unidades.

Los operadores aseguraron que los robos se cometen en las calles y avenidas de las colonias cercanas a su base.

Conductores de transporte público afirman que los puntos rojos de asalto con violencia se encuentra en las colonias circunvecinas a los paraderos de camiones, de la Ciudad de México.

En entrevista con LA PRENSA -choferes de microbuses, camiones y taxis- se dijeron preocupados por los altos índices que violencia que golpean a la clase trabajadora capitalina.

“La situación está muy pesada; en todo el tramo del Hipódromo de las Américas para Metro Normal cruzamos colonias bien conflictivas, Santa Julia, Anáhuac, Pensil, Tlaxpana y la colonia Popo (…) los horarios en donde más asaltan es en las tardes, cuando la gente sale de trabajar y se dirige al metro”, comentó Roberto, un conductor de 50 años.

El chofer de microbús sostuvo que aparte de la delincuencia, los ingresos de los transportistas han disminuido por la actual pandemia de coronavirus ya que el flujo de personas ha ido a la baja.

“Aun así con la pandemia, ha habido uno que otro atrevido que se atreven a asaltarnos y nos quitan lo poco que hemos ganado; en esta ruta me han asaltado cuatro veces” dijo mientras encendía su unidad para que los peatones pudieran abordarla.

Frente a la estación Normal del Sistema de Transporte Colectivo Metro, un “checador” dijo que, a raíz de los múltiples asaltos a camionetas y a tiendas de conveniencia, han llegado patrullas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México a hacer rondines de prevención del delito.

“Anteriormente, teníamos el problema que se quedaba una camioneta en la estación; se juntaban 5 o 6 personas y cuando estábamos a punto de salir, llegaban unos cabrones y nos decían –ya chingaron a su madre todos- y nos bailaban a todos”.

Otro chofer -que se encontraba en su horario de descanso y no quiso dar su nombre por cuestión de seguridad- confirmó el dicho de sus compañeros y le sumó que los conductores más afectados son aquellos de la tercera edad, por la vulnerabilidad que representan.

Los automovilistas advirtieron que hay varias colonias ampliamente conocidas por su población violenta, pero que en la actualidad “todas las calles de la Ciudad de México” generan un riesgo para conductores y peatones.

“Todo el año es parejo para nosotros; los asaltantes son personas muy violentas. Se suben armados con pistolas o cuchillos, dependiendo cuantos vengan.

Aquí en esta ruta, nos toca mínimo un asalto al día, dependiendo cuanto tengan de hambre (…) El Gobierno de la CDMX nos ha colocado cámaras de seguridad, pero aun así nos siguen asaltando”.

El coordinador de la ruta que atraviesa colonias de la alcaldía Miguel Hidalgo y Azcapotzalco apuntó que todos los asaltantes son varones de no más de 16 años de edad.

“Son los chamacos que nos andan asaltando, de 15 o 16 años que andan armados con pistolas o con puñales; la mayoría opera en parejas y usan motocicletas para darse a la fuga por las callecitas”.

“Por ejemplo, en Calzada de los Gallos ya sabemos que no podemos hacer paradas o subir pasaje porque es seguro que nos asaltan (…) Hay personas que se ven bien vestidas; que puedes pensar que vienen de la escuela, y son los primeros que van sobre nosotros”, dijo con firmeza.

Todos los conductores entrevistados por La Prensa dijeron ser católicos y creyentes de la Virgen de Guadalupe y San Judas Tadeo, por lo que antes de iniciar sus jornadas –que se extienden hasta las 14 horas por día- se encomiendan a los santos para que los protejan durante su trayecto.


Policiaca

[Video] La apuñala por la espalda y se da a la fuga en Tultitlán, Estado de México

La víctima fue auxiliada de inmediato y trasladada al hospital cercano

República

Les valió la pandemia y celebran XV años con más de 500 invitados en Acapulco

En redes sociales se difundieron videos en los que se puede ver a los invitados bailar, sin cubrebocas y sin sana distancia