/ miércoles 12 de enero de 2022

Más de 14 millones de mujeres son excluidas de la economía por realizar labores domésticas

En total 21 millones no tienen un ingreso laboral propio

En México, 14 millones 500 mil mujeres son excluidas de la economía por realizar labores domésticas y servicios de cuidado y en total 21 millones no tienen un ingreso laboral propio, señalan las 64 organizaciones que integran la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, que exigen al Senado apruebe el Sistema Nacional de Cuidados, ya que 6.4 billones de pesos, es el valor del tiempo dedicado para cuidar a otros.

Un dato revelador de la situación de las mujeres en el mercado laboral es que solamente 6 de cada 100 tienen un ingreso superior a los 15 pesos mensuales y que 25 millones de ellas no tienen ingreso propio.

En conferencia de prensa, el coordinador de organismo, Rogelio Gómez Hermosillo; Mónica Orozco, directora de la asociación civil Genders; Paulina Gutiérrez y Wendy Briceño, secretaria de Bienestar de Sonora señalaron que México está en posibilidad de ampliar las oportunidades de desarrollo de las mujeres y aprovechar el potencial económico de su incorporación a la vida productiva con impacto en más crecimiento económico, mayor recaudación fiscal, ampliación del mercado interno; mayor bienestar, menor pobreza y más justicia de género.

Los expertos indicaron que el INEGI estima que el valor económico de esas horas de trabajo no remunerado que los miembros del hogar destinan a las labores domésticas y de cuidados, es de 6.4 billones de pesos, equivalente a 27% del PIB del país.

Por lo que invertir en un sistema de cuidados que mejore la calidad de la atención que reciben niñas y niños, personas enfermas, con discapacidad, adultos mayores, conviene a todos porque permite el acceso al trabajo, la inclusión económica y el derecho al tiempo libre para millones de mujeres, que hoy están excluidas.

La pandemia por Covid-19 puso a la vista de todos la importancia de los cuidados, la carga que representa en la vida de las mujeres, la urgencia de ordenar las acciones que ya realiza el gobierno y la necesidad de complementar un sistema integral de cuidados, que mejore la calidad de la atención y amplíe las oportunidades de las mujeres para alcanzar su autonomía.

Mónica Orozco, directora de la asociación civil Genders, organización comprometida con la igualdad de género, expuso que el punto de partida es reconocer que el cuidado es un derecho desde la perspectiva de quien lo recibe, pero desde quien lo otorga, dice la maestra quien mencionó que en el Senado hay una reforma constitucional ya aprobada en Cámara de Diputados desde hace más de un año, para la creación de un sistema nacional e integrado de cuidados, esperando turno para su aprobación.

En Sonora, el gobierno ha puesto en marcha un programa piloto que ofrece apoyos económicos a quienes dedican su tiempo a las labores del cuidado de personas con procesos Neuro Divergentes y de quienes padecen cáncer, como un primer paso para la creación de un sistema estatal de cuidados, informó Wendy Briceño, secretaria de Bienestar en esa entidad.

En México sólo 4 de cada 10 mujeres tiene acceso al trabajo remunerado. En cambio, hay 14.5 millones de mujeres no pueden ni siquiera salir a buscar trabajo porque están ocupadas en labores de cuidados, como lo muestran los datos del Observatorio de Trabajo Digno de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

La mayoría de las mujeres que sí trabajan lo hacen en condiciones de precariedad, que genera nuevas barreras a su autonomía: 7 de cada 10 no tienen ingresos suficientes; 6 de cada 10 no tienen seguridad social y la mitad de ellas están empleadas sin contrato laboral.

Las mujeres que tienen trabajo remunerado en la economía mantienen la obligación de una doble jornada, pues dedican 39 horas más, a trabajos domésticos y servicios de cuidado.

Paulina Gutiérrez, responsable de articulación e innovación en Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, citó que han propuesto el sistema de cuidados como un elemento de la fórmula México Sin Pobreza que propone reducir la pobreza y la desigualdad a partir de garantizar condiciones de trabajo digno para todas y todos y de la cobertura universal de salud bajo el modelo de atención primaria.

La falta de un sistema de cuidados hace que las mujeres no estén en posibilidades de ejercer su autonomía y queden excluidas de la educación, del empleo y la salud porque el modelo patriarcal les ha impuesto el rol de cuidadoras del hogar, de las niñas y niños, de los enfermos, de las personas con discapacidad y de los adultos mayores. Son las madres, pero también las abuelas, las tías y las nueras, quienes cumplen estos roles, observa la maestra Orozco al participar en la mesa de Acciones Ciudadanas.

En diciembre pasado, INEGI informó que el valor económico del trabajo de cuidados per cápita reportó un incremento de 11.1% respecto a 2019 y alcanzó los 49 437 pesos por persona.

Cada mujer realizó trabajo no remunerado en labores domésticas y de cuidados equivalentes a 69 128 pesos anuales, mientras que cada hombre hizo actividades similares equivalentes a 27 175 pesos.

Otros datos aportados por INEGI en la Cuenta Satélite del Trabajo no remunerado en México son los siguientes: “En 2020, el valor económico de las labores domésticas y de cuidados realizadas por la población de 12 y más años de edad reportó un monto de 6.4 billones de pesos, equivalente a 27.6% del PIB del país. De este monto, las mujeres contribuyeron con 73.3%, mientras que los hombres lo hicieron con 26.7%, es decir, las mujeres aportaron 2.7 veces más valor económico que los hombres.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

En México, 14 millones 500 mil mujeres son excluidas de la economía por realizar labores domésticas y servicios de cuidado y en total 21 millones no tienen un ingreso laboral propio, señalan las 64 organizaciones que integran la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, que exigen al Senado apruebe el Sistema Nacional de Cuidados, ya que 6.4 billones de pesos, es el valor del tiempo dedicado para cuidar a otros.

Un dato revelador de la situación de las mujeres en el mercado laboral es que solamente 6 de cada 100 tienen un ingreso superior a los 15 pesos mensuales y que 25 millones de ellas no tienen ingreso propio.

En conferencia de prensa, el coordinador de organismo, Rogelio Gómez Hermosillo; Mónica Orozco, directora de la asociación civil Genders; Paulina Gutiérrez y Wendy Briceño, secretaria de Bienestar de Sonora señalaron que México está en posibilidad de ampliar las oportunidades de desarrollo de las mujeres y aprovechar el potencial económico de su incorporación a la vida productiva con impacto en más crecimiento económico, mayor recaudación fiscal, ampliación del mercado interno; mayor bienestar, menor pobreza y más justicia de género.

Los expertos indicaron que el INEGI estima que el valor económico de esas horas de trabajo no remunerado que los miembros del hogar destinan a las labores domésticas y de cuidados, es de 6.4 billones de pesos, equivalente a 27% del PIB del país.

Por lo que invertir en un sistema de cuidados que mejore la calidad de la atención que reciben niñas y niños, personas enfermas, con discapacidad, adultos mayores, conviene a todos porque permite el acceso al trabajo, la inclusión económica y el derecho al tiempo libre para millones de mujeres, que hoy están excluidas.

La pandemia por Covid-19 puso a la vista de todos la importancia de los cuidados, la carga que representa en la vida de las mujeres, la urgencia de ordenar las acciones que ya realiza el gobierno y la necesidad de complementar un sistema integral de cuidados, que mejore la calidad de la atención y amplíe las oportunidades de las mujeres para alcanzar su autonomía.

Mónica Orozco, directora de la asociación civil Genders, organización comprometida con la igualdad de género, expuso que el punto de partida es reconocer que el cuidado es un derecho desde la perspectiva de quien lo recibe, pero desde quien lo otorga, dice la maestra quien mencionó que en el Senado hay una reforma constitucional ya aprobada en Cámara de Diputados desde hace más de un año, para la creación de un sistema nacional e integrado de cuidados, esperando turno para su aprobación.

En Sonora, el gobierno ha puesto en marcha un programa piloto que ofrece apoyos económicos a quienes dedican su tiempo a las labores del cuidado de personas con procesos Neuro Divergentes y de quienes padecen cáncer, como un primer paso para la creación de un sistema estatal de cuidados, informó Wendy Briceño, secretaria de Bienestar en esa entidad.

En México sólo 4 de cada 10 mujeres tiene acceso al trabajo remunerado. En cambio, hay 14.5 millones de mujeres no pueden ni siquiera salir a buscar trabajo porque están ocupadas en labores de cuidados, como lo muestran los datos del Observatorio de Trabajo Digno de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

La mayoría de las mujeres que sí trabajan lo hacen en condiciones de precariedad, que genera nuevas barreras a su autonomía: 7 de cada 10 no tienen ingresos suficientes; 6 de cada 10 no tienen seguridad social y la mitad de ellas están empleadas sin contrato laboral.

Las mujeres que tienen trabajo remunerado en la economía mantienen la obligación de una doble jornada, pues dedican 39 horas más, a trabajos domésticos y servicios de cuidado.

Paulina Gutiérrez, responsable de articulación e innovación en Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, citó que han propuesto el sistema de cuidados como un elemento de la fórmula México Sin Pobreza que propone reducir la pobreza y la desigualdad a partir de garantizar condiciones de trabajo digno para todas y todos y de la cobertura universal de salud bajo el modelo de atención primaria.

La falta de un sistema de cuidados hace que las mujeres no estén en posibilidades de ejercer su autonomía y queden excluidas de la educación, del empleo y la salud porque el modelo patriarcal les ha impuesto el rol de cuidadoras del hogar, de las niñas y niños, de los enfermos, de las personas con discapacidad y de los adultos mayores. Son las madres, pero también las abuelas, las tías y las nueras, quienes cumplen estos roles, observa la maestra Orozco al participar en la mesa de Acciones Ciudadanas.

En diciembre pasado, INEGI informó que el valor económico del trabajo de cuidados per cápita reportó un incremento de 11.1% respecto a 2019 y alcanzó los 49 437 pesos por persona.

Cada mujer realizó trabajo no remunerado en labores domésticas y de cuidados equivalentes a 69 128 pesos anuales, mientras que cada hombre hizo actividades similares equivalentes a 27 175 pesos.

Otros datos aportados por INEGI en la Cuenta Satélite del Trabajo no remunerado en México son los siguientes: “En 2020, el valor económico de las labores domésticas y de cuidados realizadas por la población de 12 y más años de edad reportó un monto de 6.4 billones de pesos, equivalente a 27.6% del PIB del país. De este monto, las mujeres contribuyeron con 73.3%, mientras que los hombres lo hicieron con 26.7%, es decir, las mujeres aportaron 2.7 veces más valor económico que los hombres.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Política

Coahuila será parte de la 4T en 2023: Claudia Sheinbaum

Simpatizantes de Morena aclaman a la jefa de gobierno de la CDMX y la reciben al grito de "¡presidenta, presidenta!"

Sociedad

Comando armado embosca a policías de Nuevo León; hay tres elementos muertos

Como resultado de la emboscada hay al menos tres policías muertos, así como cuatro heridos y tres desaparecidos

Mundo

Inicia reunión del G7 marcada por la guerra en Ucrania y sus estragos en la económica

El G7 podría anunciar nuevas sanciones contra Rusia por la guerra en Ucrania, como la prohibición de la importación de oro ruso anunciada por EU

Sociedad

Sindicato petrolero exige plazas en refinería Dos Bocas

Los integrantes del sindicato petrolero, exigieron que la basificación no fuera a través del sistema Asiste

Mundo

Ante anulación del aborto, EU teme actividad extremista

Activistas marchan por segundo día contra la anulación a la protección de la interrupción del embarazo

Gossip

Mar Solís, la heredera del talento del Buki

Mar hace su debut como cantautora en inglés y español; dice que aprendió de su padre la tenacidad