/ martes 17 de agosto de 2021

Cablebús L2 en Iztapalapa mitiga 7 mil 720 toneladas de bióxido de carbono

Marina Robles resaltó que el Cablebús es un sistema de transporte público que forma parte del trabajo del Programa Ambiental y de Cambio Climático para la Ciudad de México 2019-2024

La entrada en operación del Cablebús Línea 2 Constitución de 1917-Santa Marta ayudó a mitigar 7 mil 720 toneladas de bióxido de carbono equivalente al año, lo que equivale a la reforestación y cuidado durante 50 años de 19 mil 643 pinos.

Así lo dieron a conocer la doctora Marina Robles García, titular de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México; la doctora Adriana Lobo, directora del Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés); el maestro David Parra, director Operativo de e3 Consultora Ambiental (empresa proveedora de servicios y soluciones ambientales especializada en el desarrollo, promoción y ejecución de proyectos innovadores en materia de sustentabilidad, cambio climático y energía); y el ingeniero Martin López, director General del Servicio de Transportes Eléctricos (STE).

Al realizar un recorrido por el Cablebús Línea 2 Constitución de 1917-Santa Marta, Robles resaltó que el Cablebús es un sistema de transporte público que forma parte de una de las líneas de trabajo del Programa Ambiental y de Cambio Climático para la Ciudad de México 2019-2024.

Robles García detalló que dentro de las contribuciones ambientales del Cablebús está la disminución en las emisiones de gases de efecto invernadero que están provocando el cambio climático “y que nos interesa muchísimo en la Ciudad de México disminuirlas, ser parte de la ciudad prometida”, así como mejorar las condiciones de bienestar de las y los capitalinos.

“Un transporte de esta naturaleza ayuda porque mejora la calidad del aire, esto que finalmente respiramos cotidianamente al tener muchos vehículos circulantes y que deja de emitirse en general los gases contaminantes con un transporte de este estilo. Casi 8 mil toneladas de CO2 que por esta línea se dejarían de emitir en un año y que son equivalentes a reforestar con 20 mil árboles de pino, con una vida de aproximadamente 50 años, que están capturando dióxido de carbono, o a dejar de conducir más de mil vehículos al año emitiendo gases contaminantes”, agregó.

Foto/Cortesía GCDMX

Por su parte, Adriana Lobo, directora de WRI en México, afirmó que este sistema de transporte cumple con una movilidad sustentable: “Una movilidad sustentable tiene que ser una movilidad cero muertes, cero exclusión, cero emisiones, el Cablebús cumple con todas ellas, es un sistema seguro, o sea no tenemos accidentes viales, la gente va segura en las cabinas, está construido con muchas certificaciones y el tema de la exclusión es una de las batallas más difíciles que tenemos en términos de movilidad dar acceso a las poblaciones, mejorar sus condiciones, bajar su tiempo y cumple de manera realmente exitosa”.

Precisó que al ser un sistema eléctrico deja de emitir emisiones y mejora la calidad del aire, “en ese sentido se celebra que se logre una línea tan larga que beneficia a tanta gente no sólo los que van en el sistema sino toda la población en general por su impacto ambiental”.

En tanto que David Parra, director Operativo de e3 Consultora Ambiental, comentó que “la línea 2 tiene previsto durante su primer año de operación y años subsecuentes reducir un total de 7 mil 720 toneladas de bióxido de carbono equivalente al año. Esto equivale a aproximadamente a 643 mil árboles plantados o lo equivalente a la quema de 17 mil 970 barriles de petróleo. En todo caso, también equivalente a la energía que consumen algo así como 127 mil hogares, si sumamos las emisiones que se evitan con las línea 1 y 2, en un año se tendría la reducción de 16 mil 653 toneladas”, precisó.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

La entrada en operación del Cablebús Línea 2 Constitución de 1917-Santa Marta ayudó a mitigar 7 mil 720 toneladas de bióxido de carbono equivalente al año, lo que equivale a la reforestación y cuidado durante 50 años de 19 mil 643 pinos.

Así lo dieron a conocer la doctora Marina Robles García, titular de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México; la doctora Adriana Lobo, directora del Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés); el maestro David Parra, director Operativo de e3 Consultora Ambiental (empresa proveedora de servicios y soluciones ambientales especializada en el desarrollo, promoción y ejecución de proyectos innovadores en materia de sustentabilidad, cambio climático y energía); y el ingeniero Martin López, director General del Servicio de Transportes Eléctricos (STE).

Al realizar un recorrido por el Cablebús Línea 2 Constitución de 1917-Santa Marta, Robles resaltó que el Cablebús es un sistema de transporte público que forma parte de una de las líneas de trabajo del Programa Ambiental y de Cambio Climático para la Ciudad de México 2019-2024.

Robles García detalló que dentro de las contribuciones ambientales del Cablebús está la disminución en las emisiones de gases de efecto invernadero que están provocando el cambio climático “y que nos interesa muchísimo en la Ciudad de México disminuirlas, ser parte de la ciudad prometida”, así como mejorar las condiciones de bienestar de las y los capitalinos.

“Un transporte de esta naturaleza ayuda porque mejora la calidad del aire, esto que finalmente respiramos cotidianamente al tener muchos vehículos circulantes y que deja de emitirse en general los gases contaminantes con un transporte de este estilo. Casi 8 mil toneladas de CO2 que por esta línea se dejarían de emitir en un año y que son equivalentes a reforestar con 20 mil árboles de pino, con una vida de aproximadamente 50 años, que están capturando dióxido de carbono, o a dejar de conducir más de mil vehículos al año emitiendo gases contaminantes”, agregó.

Foto/Cortesía GCDMX

Por su parte, Adriana Lobo, directora de WRI en México, afirmó que este sistema de transporte cumple con una movilidad sustentable: “Una movilidad sustentable tiene que ser una movilidad cero muertes, cero exclusión, cero emisiones, el Cablebús cumple con todas ellas, es un sistema seguro, o sea no tenemos accidentes viales, la gente va segura en las cabinas, está construido con muchas certificaciones y el tema de la exclusión es una de las batallas más difíciles que tenemos en términos de movilidad dar acceso a las poblaciones, mejorar sus condiciones, bajar su tiempo y cumple de manera realmente exitosa”.

Precisó que al ser un sistema eléctrico deja de emitir emisiones y mejora la calidad del aire, “en ese sentido se celebra que se logre una línea tan larga que beneficia a tanta gente no sólo los que van en el sistema sino toda la población en general por su impacto ambiental”.

En tanto que David Parra, director Operativo de e3 Consultora Ambiental, comentó que “la línea 2 tiene previsto durante su primer año de operación y años subsecuentes reducir un total de 7 mil 720 toneladas de bióxido de carbono equivalente al año. Esto equivale a aproximadamente a 643 mil árboles plantados o lo equivalente a la quema de 17 mil 970 barriles de petróleo. En todo caso, también equivalente a la energía que consumen algo así como 127 mil hogares, si sumamos las emisiones que se evitan con las línea 1 y 2, en un año se tendría la reducción de 16 mil 653 toneladas”, precisó.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Policiaca

[Video] “¡Por favor ayuda!”: Graban en flagrancia asalto en Naucalpan

Es el segundo video durante la semana que muestra la facilidad con operan bandas criminales en este municipio mexiquense