/ martes 6 de abril de 2021

Casa Xochiquetzal; refugio de mujeres ancianas, necesita de tu ayuda

La pendemia de COVID19 ha tenido un fuerte impacto en ellas y sus recursos

En esta temporada de crisis sanitaria por el Covid-19, muchas casas de asistencia o refugios para mujeres quedaron desprotegidos, sin recursos, como es el caso de la Casa Xochiquetzal, un lugar único en el mundo, que brinda un hogar, a mujeres que se dedicaron al trabajo sexual y al envejecer se encontraron en situación de calle.

Ahora, ante la crisis económica que viven, lanza un SOS para que el pueblo en general y las autoridades ayuden a sostener el refugio, donde viven cerca de 20 mujeres ancianas enfermas, y que por la edad requieren medicamentos, pañales y alimentos sanos. Pero también pagar servicios como agua,teléfono, predial, luz y a 4 personas que atienden a estas mujeres.

A la fecha, venden pan de diferentes sabores como el de nopal con pepitas y nuez (dulce) o Pan con Champiñones, elote y papa (salado), el cual se entrega en Casa Xochiquetzal o metro Bellas Artes 6:00 pm). La Casa está ubicada en Torres Quintero 14, Colonia Centro.

Y fue precisamente, la Plaza Torres Quintero, que las vio ejercer la prostitución, jóvenes, en sus carnes firmes, pero al llegar a la vejez, su mundo les dio la espalda.

Hospeda a mujeres mayores de 55 años que ejercieron la prostitución en los barrios de la Merced, Tepito, Loreto, Garibaldi, La Soledad y llegaron a la vejez en situación de calle.

Se ubica en el barrio de Tepito y tiene 15 años de vida. La casona albergó por un tiempo al Salón de la Fama de Box y la lucha libre, tiempo después fue donada, en 2006 por el gobierno capitalino, durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Para encontrar la casa, se atraviesa un mar de vendedores ambulantes, puestos y pobladores de tianguis. Por su patio, han desfilado un buen número de las ahora llamadas sexoservidoras. Inclusive, han fallecido más de 10 mujeres, quienes ya llegaron a la casa muy enfermas y algunas VIH.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Para las ex sexoservidoras, la Casa Xochiquetzal, - en náhuatl: ‘flor hermosa”, representa un cobijo, un albergue, un hogar que nunca tuvieron y sus compañeras se han convertido en sus hermanas, “aunque de repente pelean y gritan”, como en las mejores familias.

La casa abrió sus puertas con el apoyo del gobierno local, activistas, feministas y ONG´s, en el 2006 después de que Carmen Muñoz, quien fuera trabajadora sexual, encontró a algunas de sus antiguas compañeras durmiendo en camas improvisadas hechas de cartón en la zona de La Merced. Ya que muchas de ellas después de una vida de trabajar en las calles, estaban solas sin tener a dónde ir.

En pandemia, con mayor razón solicitan apoyo y corazón, “si les es posible, para hacer un pequeño o gran donativo a la Casa Xochiquetzal. Un sitio que es un homenaje a la vejez y a la dignidad humana”.


DONATIVOS

Banco: SANTANDER

No.Cuenta: 65503635422

Sucursal: 5544

Clabe Interbancaria: 014180655036354227

A nombre de: Mujeres, Xochiquetzal En Lucha Por Su Dignidad, A.C.

RFC: MXL090807HR0

(Si requieren recibo donativo deducible de impuestos – Llamar al 2616-49-68 y 5702-78-28 o al correo mujeresxochiquetzal@gmail.com)

También pueden hacerlo a la cuenta PayPal: mujeresxochiquetzal@gmail.com

Su donativo es fundamental para el día a día.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


En esta temporada de crisis sanitaria por el Covid-19, muchas casas de asistencia o refugios para mujeres quedaron desprotegidos, sin recursos, como es el caso de la Casa Xochiquetzal, un lugar único en el mundo, que brinda un hogar, a mujeres que se dedicaron al trabajo sexual y al envejecer se encontraron en situación de calle.

Ahora, ante la crisis económica que viven, lanza un SOS para que el pueblo en general y las autoridades ayuden a sostener el refugio, donde viven cerca de 20 mujeres ancianas enfermas, y que por la edad requieren medicamentos, pañales y alimentos sanos. Pero también pagar servicios como agua,teléfono, predial, luz y a 4 personas que atienden a estas mujeres.

A la fecha, venden pan de diferentes sabores como el de nopal con pepitas y nuez (dulce) o Pan con Champiñones, elote y papa (salado), el cual se entrega en Casa Xochiquetzal o metro Bellas Artes 6:00 pm). La Casa está ubicada en Torres Quintero 14, Colonia Centro.

Y fue precisamente, la Plaza Torres Quintero, que las vio ejercer la prostitución, jóvenes, en sus carnes firmes, pero al llegar a la vejez, su mundo les dio la espalda.

Hospeda a mujeres mayores de 55 años que ejercieron la prostitución en los barrios de la Merced, Tepito, Loreto, Garibaldi, La Soledad y llegaron a la vejez en situación de calle.

Se ubica en el barrio de Tepito y tiene 15 años de vida. La casona albergó por un tiempo al Salón de la Fama de Box y la lucha libre, tiempo después fue donada, en 2006 por el gobierno capitalino, durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Para encontrar la casa, se atraviesa un mar de vendedores ambulantes, puestos y pobladores de tianguis. Por su patio, han desfilado un buen número de las ahora llamadas sexoservidoras. Inclusive, han fallecido más de 10 mujeres, quienes ya llegaron a la casa muy enfermas y algunas VIH.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Para las ex sexoservidoras, la Casa Xochiquetzal, - en náhuatl: ‘flor hermosa”, representa un cobijo, un albergue, un hogar que nunca tuvieron y sus compañeras se han convertido en sus hermanas, “aunque de repente pelean y gritan”, como en las mejores familias.

La casa abrió sus puertas con el apoyo del gobierno local, activistas, feministas y ONG´s, en el 2006 después de que Carmen Muñoz, quien fuera trabajadora sexual, encontró a algunas de sus antiguas compañeras durmiendo en camas improvisadas hechas de cartón en la zona de La Merced. Ya que muchas de ellas después de una vida de trabajar en las calles, estaban solas sin tener a dónde ir.

En pandemia, con mayor razón solicitan apoyo y corazón, “si les es posible, para hacer un pequeño o gran donativo a la Casa Xochiquetzal. Un sitio que es un homenaje a la vejez y a la dignidad humana”.


DONATIVOS

Banco: SANTANDER

No.Cuenta: 65503635422

Sucursal: 5544

Clabe Interbancaria: 014180655036354227

A nombre de: Mujeres, Xochiquetzal En Lucha Por Su Dignidad, A.C.

RFC: MXL090807HR0

(Si requieren recibo donativo deducible de impuestos – Llamar al 2616-49-68 y 5702-78-28 o al correo mujeresxochiquetzal@gmail.com)

También pueden hacerlo a la cuenta PayPal: mujeresxochiquetzal@gmail.com

Su donativo es fundamental para el día a día.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


Policiaca

¡Masacre en Ixtapaluca! Comando irrumpe en departamento y acribilla a tres personas

El cruel ataque ocurrió durante las primeras horas de este lunes, en un departamento de la unidad habitacional Los Héroes

Policiaca

Balacera en bar de Naucalpan deja una persona sin vida

La pelea entre varios sujetos subió de nivel al relucir armas de fuego, cuyas detonaciones provocaron terror entre los clientes y personal del centro nocturno

Policiaca

Muere motociclista proyectado contra el pavimento en el Viaducto

El desafortunado motociclista golpeó contra el asfalto y murió instantáneamente; se investigan las causas que originaron la tragedia

Gossip

La importancia de contar las historias propias

En su libro La reinita pop no ha muerto, la escritora regiomontana Criseida Santos Guevara plantea un ácido cuestionamiento a la ilusión de la sociedad ideal

Mundo

El edén de los colibríes

Una venezolana recibe a cientos de estas aves en su jardín, al que muchos consideran un edén por las decenas de especies y todo lo que han descubierto al observar a estos diminutos animales

Mundo

La piratería puede impulsar el deporte

Uruguay implementó una campaña para destruir productos apócrifos y convertirlos en tableros de baloncesto que se donarán a distintas escuelas públicas y centros deportivos

Sociedad

Callan en Sabinas, Coahuila, sobre el dueño de la mina

Un día después de la visita del presidente López Obrador, familiares y sobrevivientes guardan silencio