/ martes 12 de enero de 2021

Caos en calles y avenidas por falta de servicio en el Metro

Quedó suspendido, debido al incendio producido el sábado, dejando varias de las estaciones sin operar

Ciudad de México.- El caos imperó en las calles y avenidas de la Ciudad de México donde el servicio del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro quedó suspendido, debido al incendio producido el sábado, dejando varias de las estaciones sin operar, lo que generó mayor movimiento en el transporte público y por medio de aplicaciones.

La suspensión en las Líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6 del STC generó este lunes movilización de personas en busca de trasladarse a sus destinos, la mayoría de ellos a sus trabajos, pero otros, llevaban prisa al dirigirse a algún hospital para pedir informes sobre un familiar, por lo que las filas eran grandes y muchas de ellas reinó el disturbio y no se respetó la distancia entre pasajeros.

Con careta y doble cubrebocas, Bernardo esperaba abordar uno de los camiones de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) con desesperación, “me pidieron que me presente con los documentos de mi hermano, espero que sea para darlo de alta y ya nos regresamos en taxi, pero sí me da miedo contagiarme”, comentó en entrevista para La Prensa.

También platicó que carga son un trapo con gel “con ese me agarro arriba del camión y pago con cambio para no recibir dinero que pueda estar contaminado. Ahorita sé que voy a hacer más tiempo porque luego tengo que agarrar otro camión”.

La gente entra y sale de la fila, según vean que se aproxima alguna camioneta de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), que les pueda “dar un aventón” a su destino, al que ya van tarde debido al cierre de las estaciones y a los pocos camiones que llegan, otros, optan por tomar un taxi.

Con dos pequeños niños en mano de cuatro y seis años de edad, Sofía esperaba subir a uno de los camiones para llegar a su trabajo como afanadora de una fábrica ubicada en la Colonia Centro, “en mi trabajo me dejan llevar a mis hijos porque no tengo con quien dejarlos, ahí los deja mi patrón que se conecten para ver las tareas y tomar clases en línea”, contó.

Sale de Milpa Alta a las 7 de la mañana de lunes a sábado para llegar a tiempo, “ahorita, sin el Metro, se hace más tarde, hay mucha gente y pocos camiones, mi jefe ya sabe que vamos tarde por lo mismo, hasta que lo arreglen”, dijo antes de subir al camión.

David Deolarte | La Prensa


Doble crisis para el comercio

El tránsito de personas ha disminuido alrededor de las estaciones del Metro que se han visto afectadas por la suspensión del servicio, hecho que ha afectado a los comerciantes que se colocan en las zonas aledañas.

Los vendedores ya han sido golpeados por la pandemia, el semáforo rojo y ahora el cierre del STC en varias líneas, por lo que no le ven fin a la crisis que desde hace un ya casi un año se empeora para ellos.

“De por sí con lo de la pandemia bajaron mucho las ventas, ahora que el metro está cerrado nos han bajado mucho más, mucha gente no pasa por aquí, la gente que venía hacia el metro, toma el camión antes, entonces ya no pasa”, explicó Lorena, quien desde hace dos años coloca de lunes a sábado su puesto de dulces.

Comenta que, a veces, pasan hasta cuatro horas sin vender nada y cumple una jornada de las 7:00 horas hasta las 9 de la noche, lo que hace que sus ventas sean todavía más bajas, “a ver cómo nos va. Desde que inició la pandemia, la casera nos ha dejado darle poro a poco lo de la renta y solo sale para los gastos básico”.

David Deolarte | La Prensa

La situación para Carlos es similar, él se dedica a la venta de equipo impermeable, guantes, pantalones, botas, mochilas, cubrebocas y otros accesorios, cuenta con un local fijo, pero ha colocado parte de su mercancía en la vía pública para captar más clientes.

Él también ha visto cómo la suspensión en las Líneas, les ha impactado en las ventas “el paso de personas ha disminuido, pero a veces la gente tiene el dinero justo y el camión los deja en paradas más cerca que las estaciones del metro”, comentó para este diario.

El comerciante labora en su local de lunes a sábado, y además vente en un tianguis los domingos cuenta, “de por sí ha estado muy baja la venta todo diciembre, yo tengo tres hijos y mi esposa, mis dos hijos grandes ya trabajan, y aun así solo sale para lo básico.

Carlos recibió el apoyo de los 25 mil pesos que asignó el Gobierno a varios comerciantes, mismos que ocupo para reinvertir, pero relata que la situación es tan compleja que a veces, la mercancía que vende solo les da para comer al día, como a muchos mexicanos más.


No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Ciudad de México.- El caos imperó en las calles y avenidas de la Ciudad de México donde el servicio del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro quedó suspendido, debido al incendio producido el sábado, dejando varias de las estaciones sin operar, lo que generó mayor movimiento en el transporte público y por medio de aplicaciones.

La suspensión en las Líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6 del STC generó este lunes movilización de personas en busca de trasladarse a sus destinos, la mayoría de ellos a sus trabajos, pero otros, llevaban prisa al dirigirse a algún hospital para pedir informes sobre un familiar, por lo que las filas eran grandes y muchas de ellas reinó el disturbio y no se respetó la distancia entre pasajeros.

Con careta y doble cubrebocas, Bernardo esperaba abordar uno de los camiones de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) con desesperación, “me pidieron que me presente con los documentos de mi hermano, espero que sea para darlo de alta y ya nos regresamos en taxi, pero sí me da miedo contagiarme”, comentó en entrevista para La Prensa.

También platicó que carga son un trapo con gel “con ese me agarro arriba del camión y pago con cambio para no recibir dinero que pueda estar contaminado. Ahorita sé que voy a hacer más tiempo porque luego tengo que agarrar otro camión”.

La gente entra y sale de la fila, según vean que se aproxima alguna camioneta de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), que les pueda “dar un aventón” a su destino, al que ya van tarde debido al cierre de las estaciones y a los pocos camiones que llegan, otros, optan por tomar un taxi.

Con dos pequeños niños en mano de cuatro y seis años de edad, Sofía esperaba subir a uno de los camiones para llegar a su trabajo como afanadora de una fábrica ubicada en la Colonia Centro, “en mi trabajo me dejan llevar a mis hijos porque no tengo con quien dejarlos, ahí los deja mi patrón que se conecten para ver las tareas y tomar clases en línea”, contó.

Sale de Milpa Alta a las 7 de la mañana de lunes a sábado para llegar a tiempo, “ahorita, sin el Metro, se hace más tarde, hay mucha gente y pocos camiones, mi jefe ya sabe que vamos tarde por lo mismo, hasta que lo arreglen”, dijo antes de subir al camión.

David Deolarte | La Prensa


Doble crisis para el comercio

El tránsito de personas ha disminuido alrededor de las estaciones del Metro que se han visto afectadas por la suspensión del servicio, hecho que ha afectado a los comerciantes que se colocan en las zonas aledañas.

Los vendedores ya han sido golpeados por la pandemia, el semáforo rojo y ahora el cierre del STC en varias líneas, por lo que no le ven fin a la crisis que desde hace un ya casi un año se empeora para ellos.

“De por sí con lo de la pandemia bajaron mucho las ventas, ahora que el metro está cerrado nos han bajado mucho más, mucha gente no pasa por aquí, la gente que venía hacia el metro, toma el camión antes, entonces ya no pasa”, explicó Lorena, quien desde hace dos años coloca de lunes a sábado su puesto de dulces.

Comenta que, a veces, pasan hasta cuatro horas sin vender nada y cumple una jornada de las 7:00 horas hasta las 9 de la noche, lo que hace que sus ventas sean todavía más bajas, “a ver cómo nos va. Desde que inició la pandemia, la casera nos ha dejado darle poro a poco lo de la renta y solo sale para los gastos básico”.

David Deolarte | La Prensa

La situación para Carlos es similar, él se dedica a la venta de equipo impermeable, guantes, pantalones, botas, mochilas, cubrebocas y otros accesorios, cuenta con un local fijo, pero ha colocado parte de su mercancía en la vía pública para captar más clientes.

Él también ha visto cómo la suspensión en las Líneas, les ha impactado en las ventas “el paso de personas ha disminuido, pero a veces la gente tiene el dinero justo y el camión los deja en paradas más cerca que las estaciones del metro”, comentó para este diario.

El comerciante labora en su local de lunes a sábado, y además vente en un tianguis los domingos cuenta, “de por sí ha estado muy baja la venta todo diciembre, yo tengo tres hijos y mi esposa, mis dos hijos grandes ya trabajan, y aun así solo sale para lo básico.

Carlos recibió el apoyo de los 25 mil pesos que asignó el Gobierno a varios comerciantes, mismos que ocupo para reinvertir, pero relata que la situación es tan compleja que a veces, la mercancía que vende solo les da para comer al día, como a muchos mexicanos más.


No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Policiaca

Muere ciclista tras ser atropellado por camión de pasajeros en Tlalpan

El conductor señalado como posible responsable del homicidio fue detenido calles adelante