/ jueves 18 de marzo de 2021

Pandemia "le pegó duro" al stand up mexicano: Carlos Ballarta

Tras la reapertura, se presenta hoy a las 21:00 horas en el Teatro del Parque Interlomas

Carlos Ballarta, el comediante al que nada le parece bien, tiene una cosa más que agregar a su lista de odio: la pandemia.

"Está cabrón, ha disminuido bastante el número de comediantes que se suben a hacer stand up", advierte el standupero en entrevista con El Sol de México. "Por fin íbamos encaminados hacia algo, pero llegó la pandemia, nos pegó y muchos empezamos a hacer podcasts; no sabría decir con precisión en qué estado se encuentra el stand up comedy en el país".

Con esa melena lacia que recuerda a una llama y unos lentes oscuros que siempre ocultan su verdadero rostro, Ballarta ha dejado de ser el chico que padeció bullying para convertirse en uno de los exponentes de stand up comedy más populares del país. Le gusta burlarse de sí mismo y de todo lo que le rodea, con rutinas que a menudo rayan en la incorrección política. Sin embargo, igual que a todos, la pandemia no la ha hecho mucha gracia.

Aunque se trata de un negocio relativamente nuevo, antes del coronavirus, la industria del stand up registraba crecimientos inusitados. Ballarta llenaba foros de cientos de personas y sus colegas como Franco Escamilla o Sofía Niño de Rivera cerraban tratos con Netflix y ofrecían shows para miles de espectadores en el Auditorio Nacional o en el Auditorio Blackberry.

Sin embargo, con el sector del entretenimiento completamente cerrado debido al confinamiento, los standuperos vieron reducidas sus ganancias en taquilla, el principal ingreso de la mayoría de ellos.

Tras meses de haber pospuesto su show debido a la pandemia de Covid-19, Ballarta ofrecerá una función hoy jueves 18 de marzo a las 21:00 horas en el Teatro del Parque Interlomas.

"Es un show que ya tenía planeado realizar desde hace mucho tiempo, pero se pospuso indefinidamente por las razones que ya sabemos. Yo espero que sí se pueda hacer esta vez, a menos que todo se vaya al carajo, pero no creo", dice el comediante con ese humor pesimista que lo caracteriza.

"Habrá cosas que ya he hecho anteriormente, como el show de Dios está muerto, pero también habrá cosas nuevas", abunda.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Pese a los inestables momentos económicos por los que atraviesa el mercado del stand up comedy, Carlos Ballarta celebra que su público sea más abierto y progresista, ya que, asegura, hoy hace chistes que no hubiese podido decir cuando comenzó su carrera.

"Hoy se suelen tratar diferentes tipos de temas y no los más comunes que cuando comienzas, como los chistes de por qué me cae mal mi pareja y todas esas cosas. La gente hoy está más abierta a escuchar comedia. En general, ha habido un cambio de percepción en la sociedad sobre este tipo de entretenimiento. Lo chingón de la Ciudad de México y el área metropolitana es que hay muchas personas que son progresistas y ya no se incomodan ante temas como el aborto o la crítica a la religión", sostiene el standupero.

Carlos Ballarta, el comediante al que nada le parece bien, tiene una cosa más que agregar a su lista de odio: la pandemia.

"Está cabrón, ha disminuido bastante el número de comediantes que se suben a hacer stand up", advierte el standupero en entrevista con El Sol de México. "Por fin íbamos encaminados hacia algo, pero llegó la pandemia, nos pegó y muchos empezamos a hacer podcasts; no sabría decir con precisión en qué estado se encuentra el stand up comedy en el país".

Con esa melena lacia que recuerda a una llama y unos lentes oscuros que siempre ocultan su verdadero rostro, Ballarta ha dejado de ser el chico que padeció bullying para convertirse en uno de los exponentes de stand up comedy más populares del país. Le gusta burlarse de sí mismo y de todo lo que le rodea, con rutinas que a menudo rayan en la incorrección política. Sin embargo, igual que a todos, la pandemia no la ha hecho mucha gracia.

Aunque se trata de un negocio relativamente nuevo, antes del coronavirus, la industria del stand up registraba crecimientos inusitados. Ballarta llenaba foros de cientos de personas y sus colegas como Franco Escamilla o Sofía Niño de Rivera cerraban tratos con Netflix y ofrecían shows para miles de espectadores en el Auditorio Nacional o en el Auditorio Blackberry.

Sin embargo, con el sector del entretenimiento completamente cerrado debido al confinamiento, los standuperos vieron reducidas sus ganancias en taquilla, el principal ingreso de la mayoría de ellos.

Tras meses de haber pospuesto su show debido a la pandemia de Covid-19, Ballarta ofrecerá una función hoy jueves 18 de marzo a las 21:00 horas en el Teatro del Parque Interlomas.

"Es un show que ya tenía planeado realizar desde hace mucho tiempo, pero se pospuso indefinidamente por las razones que ya sabemos. Yo espero que sí se pueda hacer esta vez, a menos que todo se vaya al carajo, pero no creo", dice el comediante con ese humor pesimista que lo caracteriza.

"Habrá cosas que ya he hecho anteriormente, como el show de Dios está muerto, pero también habrá cosas nuevas", abunda.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Pese a los inestables momentos económicos por los que atraviesa el mercado del stand up comedy, Carlos Ballarta celebra que su público sea más abierto y progresista, ya que, asegura, hoy hace chistes que no hubiese podido decir cuando comenzó su carrera.

"Hoy se suelen tratar diferentes tipos de temas y no los más comunes que cuando comienzas, como los chistes de por qué me cae mal mi pareja y todas esas cosas. La gente hoy está más abierta a escuchar comedia. En general, ha habido un cambio de percepción en la sociedad sobre este tipo de entretenimiento. Lo chingón de la Ciudad de México y el área metropolitana es que hay muchas personas que son progresistas y ya no se incomodan ante temas como el aborto o la crítica a la religión", sostiene el standupero.

Policiaca

Acribillan a padre de familia y a su hija en la GAM

Los encargados de las investigaciones de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México presumen que se trata de un ajuste de cuentas relacionado con gente de algún grupo delictivo