/ domingo 13 de octubre de 2019

Asaltan a Erika Zaba, exintegrante de OV7 y su esposo

Su compañero estalla contra el gobierno por la inseguridad

El fin de semana fue el cantante Yair, ahora la ex integrante de OV7 y su esposo, Erika Zaba y Francisco Oliveros, quienes, fueron víctimas de la delincuencia que opera en la Ciudad de México.

Fue Francisco Oliveros, esposo de la ex cantante, quien dio a conocer el hecho a través de una carta que hizo pública en su cuenta de instagram, donde resalta, no solo que desea elevar su voz, sino que esta ciudad “se cae a pedazos, mientras a los gobernantes parece no importarles o son incapaces de evitarlo”.

Relata que el sábado viajaba en su vehículo y de pronto fueron víctimas de un asalto, sin importar que su esposa estuviera embarazada de ocho meses y no trajeran nada a la vista.

“Eramos el blanco perfecto, atascados en el tráfico de esta ciudad, indefensos, sin poder movernos, abandonados a nuestra suerte y a merced de dos cobardes que sin más tenían el poder para decidir si nos golpeaban o no”.

En esta sentida carta arremete contra los políticos, aunque resalta que como ciudadano paga impuestos, educa a sus hijos con valores y solo espera garantías de seguridad.

Incluso va más allá, al sostener que al ver a la autoridad lavando el Metro, barriendo camiones o celebrando a José José, le asalta la duda de lo mal que está la ciudad, aunque espera pronto sea sólo una mala anécdota

Ver esta publicación en Instagram

Tenía dudas de subir este post, pero al final no me quiero quedar callado ante lo que estoy viendo. Mi hermosa Ciudad se cae a pedazos y a mis gobernantes simplemente o parece no importarles o son incapaces de evitarlo. Este viernes pasado mi esposa y yo fuimos víctimas de un asalto; donde con lujo de violencia nos abordaron en el coche. No importó que no trajéramos nada visible, mucho menos importó que ella estuviera embarazada de 8 meses con las consecuencias que esto pudo tener; al final éramos una blanco perfecto, atascados en el tráfico de esta Ciudad, indefensos, sin como poder movernos, abandonados a nuestra suerte y a merced de dos cobardes que sin más tenían el poder para decidir si nos golpeaban o no, si vivíamos o no; si mi hijo nacía o no. Me declaro anti político. Para mi todos los políticos, sin importar el color son iguales, todos me generan las más profundas suspicacias y me cuesta mucho trabajo creerles sin embargo al final, pago mis impuestos, doy trabajos, educo a mis hijos con valores e intento vivir una vida ayudando a la gente; a cambio espero del Estado que me otorgue la mínima garantía de seguridad. Será mucho pedir? Pero cuando veo que la máxima autoridad de esta ciudad está más preocupada por sacarse fotos lavando el metro, barriendo camiones o celebrando a José José, que por garantizar la seguridad de mi familia y la justicia en mi entorno es cuando me asaltan las dudas de regreso y me vuelvo a convencer de lo mal que estamos y, peor aún, lo mucho más mal que vamos a estar por que no se ve para cuando. Hoy gracias a Dios podemos contarlo, estamos bien y espero que pronto sea una mala anécdota. Por favor con mucho cuidado allá afuera. Esto se está desmoronando.

Una publicación compartida de Francisco Oliveros (@francisco.oliveros.gomez) el

ADM

El fin de semana fue el cantante Yair, ahora la ex integrante de OV7 y su esposo, Erika Zaba y Francisco Oliveros, quienes, fueron víctimas de la delincuencia que opera en la Ciudad de México.

Fue Francisco Oliveros, esposo de la ex cantante, quien dio a conocer el hecho a través de una carta que hizo pública en su cuenta de instagram, donde resalta, no solo que desea elevar su voz, sino que esta ciudad “se cae a pedazos, mientras a los gobernantes parece no importarles o son incapaces de evitarlo”.

Relata que el sábado viajaba en su vehículo y de pronto fueron víctimas de un asalto, sin importar que su esposa estuviera embarazada de ocho meses y no trajeran nada a la vista.

“Eramos el blanco perfecto, atascados en el tráfico de esta ciudad, indefensos, sin poder movernos, abandonados a nuestra suerte y a merced de dos cobardes que sin más tenían el poder para decidir si nos golpeaban o no”.

En esta sentida carta arremete contra los políticos, aunque resalta que como ciudadano paga impuestos, educa a sus hijos con valores y solo espera garantías de seguridad.

Incluso va más allá, al sostener que al ver a la autoridad lavando el Metro, barriendo camiones o celebrando a José José, le asalta la duda de lo mal que está la ciudad, aunque espera pronto sea sólo una mala anécdota

Ver esta publicación en Instagram

Tenía dudas de subir este post, pero al final no me quiero quedar callado ante lo que estoy viendo. Mi hermosa Ciudad se cae a pedazos y a mis gobernantes simplemente o parece no importarles o son incapaces de evitarlo. Este viernes pasado mi esposa y yo fuimos víctimas de un asalto; donde con lujo de violencia nos abordaron en el coche. No importó que no trajéramos nada visible, mucho menos importó que ella estuviera embarazada de 8 meses con las consecuencias que esto pudo tener; al final éramos una blanco perfecto, atascados en el tráfico de esta Ciudad, indefensos, sin como poder movernos, abandonados a nuestra suerte y a merced de dos cobardes que sin más tenían el poder para decidir si nos golpeaban o no, si vivíamos o no; si mi hijo nacía o no. Me declaro anti político. Para mi todos los políticos, sin importar el color son iguales, todos me generan las más profundas suspicacias y me cuesta mucho trabajo creerles sin embargo al final, pago mis impuestos, doy trabajos, educo a mis hijos con valores e intento vivir una vida ayudando a la gente; a cambio espero del Estado que me otorgue la mínima garantía de seguridad. Será mucho pedir? Pero cuando veo que la máxima autoridad de esta ciudad está más preocupada por sacarse fotos lavando el metro, barriendo camiones o celebrando a José José, que por garantizar la seguridad de mi familia y la justicia en mi entorno es cuando me asaltan las dudas de regreso y me vuelvo a convencer de lo mal que estamos y, peor aún, lo mucho más mal que vamos a estar por que no se ve para cuando. Hoy gracias a Dios podemos contarlo, estamos bien y espero que pronto sea una mala anécdota. Por favor con mucho cuidado allá afuera. Esto se está desmoronando.

Una publicación compartida de Francisco Oliveros (@francisco.oliveros.gomez) el

ADM