/ lunes 9 de diciembre de 2019

A siete años de su muerte, continua el misterio sobre la muerte de “La Diva de la Banda”

Siempre controversial, Jenny Rivera persiste en los corazones de sus seguidores

Siempre controversial, Jenny Rivera cumple hoy siete años de su trágica muerte y la polémica continua, luego de una trágica y misteriosa muerte en la cual sobraron los rumores, cómo los que, durante toda su vida, acompañaron a “La Gran Señora”.

Mejor conocida como la “Diva de la Banda”, Dolores Janney Rivera Saavedra se convirtió en la figura femenina más importante del género regional mexicano, esto gracias a los múltiples temas que logró posicionar dentro de las estaciones de radio, las cuales le dejaron jugosas cantidades de dinero, aun después de su muerte.

Nacida un dos de julio de 1969 en Long Beach, California, en los Estados Unidos, la también conocida como “La Dama de Long Beach” no solo debió su fama a los temas apropiados por sus miles de seguidores, sino también por sus múltiples escándalos.

Su muerte no pasaría desapercibida y la misma llegó de forma inesperada, cuando la interprete de “La Gran Señora” viajaba a bordo de un Learjet 25 con matrícula N345MC rumbo a la capital mexiquense, hacia el Aeropuerto Internacional López Mateos de Toluca donde nunca llegó.

Todo parecía una presentación más donde Rivera fue ovacionada por los asistentes a su presentación en la Arena Monterrey, donde ofreció, sin saberlo, el último de sus conciertos.

Lo único cierto, es que los restos de la aeronave donde viajaba la “La Diva de la Banda” fueron localizados en la Sierra Madre Oriental, en las inmediaciones del municipio de Iturbide, en Nuevo León, minutos después de que se perdiera su ubicación en los radares que lo monitoreaban.

Las causas no quedaron claras incluso para las autoridades, quienes investigaron durante dos años sin poder encontrar las causas, mismas que les quitaron la vida a seis personas más que integraban el equipo de Rivera: dos pilotos, su publirrelacionista, su abogado, su maquillista y su peinador.

Una escandalo más envolvería la imagen de la cantante, luego de que medios de comunicación relacionaran su muerte, por orden de un importante capo de la droga con quien presuntamente tenia contacto, mismo que fue arrestado durante 2010 y habría señalado a Rivera cómo la persona que la habría entregado a las autoridades.

Tras su muerte, la noticia fue abordada por todos los medios informativos de México, de igual forma, medios de comunicación estadounidenses realizaron programas especiales, principalmente aquellos en que su auditorio es de origen latino.

El enigma continua y aunque se sigue sin saber las causas reales de su muerte, hoy sus fans la recuerdan como siempre: una mujer empoderada, triunfante, entregada a su publico y a sus canciones, con las que perdurará su recuerdo durante muchos años más.


Siempre controversial, Jenny Rivera cumple hoy siete años de su trágica muerte y la polémica continua, luego de una trágica y misteriosa muerte en la cual sobraron los rumores, cómo los que, durante toda su vida, acompañaron a “La Gran Señora”.

Mejor conocida como la “Diva de la Banda”, Dolores Janney Rivera Saavedra se convirtió en la figura femenina más importante del género regional mexicano, esto gracias a los múltiples temas que logró posicionar dentro de las estaciones de radio, las cuales le dejaron jugosas cantidades de dinero, aun después de su muerte.

Nacida un dos de julio de 1969 en Long Beach, California, en los Estados Unidos, la también conocida como “La Dama de Long Beach” no solo debió su fama a los temas apropiados por sus miles de seguidores, sino también por sus múltiples escándalos.

Su muerte no pasaría desapercibida y la misma llegó de forma inesperada, cuando la interprete de “La Gran Señora” viajaba a bordo de un Learjet 25 con matrícula N345MC rumbo a la capital mexiquense, hacia el Aeropuerto Internacional López Mateos de Toluca donde nunca llegó.

Todo parecía una presentación más donde Rivera fue ovacionada por los asistentes a su presentación en la Arena Monterrey, donde ofreció, sin saberlo, el último de sus conciertos.

Lo único cierto, es que los restos de la aeronave donde viajaba la “La Diva de la Banda” fueron localizados en la Sierra Madre Oriental, en las inmediaciones del municipio de Iturbide, en Nuevo León, minutos después de que se perdiera su ubicación en los radares que lo monitoreaban.

Las causas no quedaron claras incluso para las autoridades, quienes investigaron durante dos años sin poder encontrar las causas, mismas que les quitaron la vida a seis personas más que integraban el equipo de Rivera: dos pilotos, su publirrelacionista, su abogado, su maquillista y su peinador.

Una escandalo más envolvería la imagen de la cantante, luego de que medios de comunicación relacionaran su muerte, por orden de un importante capo de la droga con quien presuntamente tenia contacto, mismo que fue arrestado durante 2010 y habría señalado a Rivera cómo la persona que la habría entregado a las autoridades.

Tras su muerte, la noticia fue abordada por todos los medios informativos de México, de igual forma, medios de comunicación estadounidenses realizaron programas especiales, principalmente aquellos en que su auditorio es de origen latino.

El enigma continua y aunque se sigue sin saber las causas reales de su muerte, hoy sus fans la recuerdan como siempre: una mujer empoderada, triunfante, entregada a su publico y a sus canciones, con las que perdurará su recuerdo durante muchos años más.