/ jueves 2 de septiembre de 2021

¿Google realmente da los resultados que buscamos?

La empresa tiene una ventaja significativa al vender publicidad y al mismo tiempo controlar los resultados de la mayoría de las búsquedas web realizadas en todo el mundo

Durante los últimos 25 años, el nombre "Google" se ha convertido en sinónimo de la idea de buscar cualquier cosa en línea.

Antiguos competidores como AltaVista y AskJeeves están muertos hace mucho, y las alternativas existentes como Bing, Ecosia o DuckDuckGo actualmente representan una pequeña amenaza para el dominio de Google. Pero cambiar nuestros hábitos de búsqueda web a un solo proveedor conlleva riesgos importantes.

Google también domina el mercado de los navegadores web (casi dos tercios de los navegadores son Chrome) y la publicidad web (Google Ads tiene una participación estimada del 29% de toda la publicidad digital en 2021).

Esa combinación de navegador, búsqueda y publicidad ha atraído un interés considerable por parte de los reguladores de competencia y antimonopolio de todo el mundo.

Pero más allá de los intereses comerciales, ¿Google realmente nos da las respuestas que buscamos?

Más del 80 por ciento de los ingresos de Alphabet provienen de la publicidad de Google. Al mismo tiempo, alrededor del 85 por ciento de la actividad de los motores de búsqueda del mundo pasa por Google.

Claramente, existe una ventaja comercial significativa al vender publicidad y al mismo tiempo controlar los resultados de la mayoría de las búsquedas web realizadas en todo el mundo.

Esto se puede ver claramente en los resultados de búsqueda. Los estudios han demostrado que los usuarios de Internet están cada vez menos preparados para desplazarse hacia abajo en la página, lo que hace que el espacio en la parte superior de los resultados de búsqueda sea cada vez más valioso.

Si bien Google podría argumentar que los resultados siguen siendo útiles y que ahorran tiempo, está claro que el diseño de la página y la prominencia dada a los anuncios pagados influirá en el comportamiento. Todo esto se ve reforzado por el uso de un modelo de publicidad de pago por clic que se basa en atraer a los usuarios a hacer clic en los anuncios.

La influencia de Google se expande más allá de los resultados de búsqueda web. Más de 2 mil millones de personas usan YouTube, propiedad de Google, cada mes (solo contando a los usuarios que han iniciado sesión) y, a menudo, se considera la plataforma número uno para la publicidad en línea.

La complejidad (y expectativas) de los motores de búsqueda ha aumentado a lo largo de su vida, en línea con nuestra dependencia de la tecnología.

Dada la cuota de mercado y la influencia que tiene Google en nuestra vida diaria, puede parecer imposible pensar en alternativas.

El motor de búsqueda Bing de Microsoft tiene un nivel modesto de popularidad en los Estados Unidos, aunque tendrá dificultades para escapar de la marca Microsoft. Otra opción que afirma estar libre de anuncios y garantizar la privacidad del usuario, DuckDuckGo, ha experimentado un creciente nivel de interés, tal vez ayudado a través de la asociación con el proyecto del navegador TOR.

Si bien Google puede estar dominando con su servicio de motor de búsqueda, también cubre inteligencia artificial, atención médica, vehículos autónomos, servicios de computación en la nube, dispositivos informáticos y una gran cantidad de dispositivos de automatización del hogar.

Incluso si podemos alejarnos del alcance de Google en nuestras actividades de navegación web, hay una gama completamente nueva de desafíos futuros para los consumidores en el horizonte.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Durante los últimos 25 años, el nombre "Google" se ha convertido en sinónimo de la idea de buscar cualquier cosa en línea.

Antiguos competidores como AltaVista y AskJeeves están muertos hace mucho, y las alternativas existentes como Bing, Ecosia o DuckDuckGo actualmente representan una pequeña amenaza para el dominio de Google. Pero cambiar nuestros hábitos de búsqueda web a un solo proveedor conlleva riesgos importantes.

Google también domina el mercado de los navegadores web (casi dos tercios de los navegadores son Chrome) y la publicidad web (Google Ads tiene una participación estimada del 29% de toda la publicidad digital en 2021).

Esa combinación de navegador, búsqueda y publicidad ha atraído un interés considerable por parte de los reguladores de competencia y antimonopolio de todo el mundo.

Pero más allá de los intereses comerciales, ¿Google realmente nos da las respuestas que buscamos?

Más del 80 por ciento de los ingresos de Alphabet provienen de la publicidad de Google. Al mismo tiempo, alrededor del 85 por ciento de la actividad de los motores de búsqueda del mundo pasa por Google.

Claramente, existe una ventaja comercial significativa al vender publicidad y al mismo tiempo controlar los resultados de la mayoría de las búsquedas web realizadas en todo el mundo.

Esto se puede ver claramente en los resultados de búsqueda. Los estudios han demostrado que los usuarios de Internet están cada vez menos preparados para desplazarse hacia abajo en la página, lo que hace que el espacio en la parte superior de los resultados de búsqueda sea cada vez más valioso.

Si bien Google podría argumentar que los resultados siguen siendo útiles y que ahorran tiempo, está claro que el diseño de la página y la prominencia dada a los anuncios pagados influirá en el comportamiento. Todo esto se ve reforzado por el uso de un modelo de publicidad de pago por clic que se basa en atraer a los usuarios a hacer clic en los anuncios.

La influencia de Google se expande más allá de los resultados de búsqueda web. Más de 2 mil millones de personas usan YouTube, propiedad de Google, cada mes (solo contando a los usuarios que han iniciado sesión) y, a menudo, se considera la plataforma número uno para la publicidad en línea.

La complejidad (y expectativas) de los motores de búsqueda ha aumentado a lo largo de su vida, en línea con nuestra dependencia de la tecnología.

Dada la cuota de mercado y la influencia que tiene Google en nuestra vida diaria, puede parecer imposible pensar en alternativas.

El motor de búsqueda Bing de Microsoft tiene un nivel modesto de popularidad en los Estados Unidos, aunque tendrá dificultades para escapar de la marca Microsoft. Otra opción que afirma estar libre de anuncios y garantizar la privacidad del usuario, DuckDuckGo, ha experimentado un creciente nivel de interés, tal vez ayudado a través de la asociación con el proyecto del navegador TOR.

Si bien Google puede estar dominando con su servicio de motor de búsqueda, también cubre inteligencia artificial, atención médica, vehículos autónomos, servicios de computación en la nube, dispositivos informáticos y una gran cantidad de dispositivos de automatización del hogar.

Incluso si podemos alejarnos del alcance de Google en nuestras actividades de navegación web, hay una gama completamente nueva de desafíos futuros para los consumidores en el horizonte.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Metrópoli

Mary Poulette desapareció tras salir de compras en Iztapalapa

Familiares y amigos de Poulette Bruno Rivera piden reforzar su búsqueda; la menor de 16 años de edad es estudiante de la carrera de prótesis dental en el Cetis 57

Metrópoli

Improvisan albergue canino en la CEDA, piden sumarse a la adopción

El refugio alberga a más de veinte caninos, ha sido con el apoyo del personal de la Central de Abastos y de Protección Civil que se logra mantener

Policiaca

[Video] Con violencia, roban equipo y pertenencias a cuadrilla de CFE en Naucalpan

En menos de un minuto, los criminales abordan a los trabajadores, luego de cortar cartucho uno de los criminales los somete y acorrala frente a su vehículo utilitario

Metrópoli

Mary Poulette desapareció tras salir de compras en Iztapalapa

Familiares y amigos de Poulette Bruno Rivera piden reforzar su búsqueda; la menor de 16 años de edad es estudiante de la carrera de prótesis dental en el Cetis 57