/ martes 24 de mayo de 2022

¿Es normal decir groserías cuando nos enojamos? La UNAM tiene la respuesta

Existe la creencia general de que la expresión de groserías cuando se está molesto, tienen un efecto catártico o liberador

Los mexicanos en general conocemos un buen repertorio de groserías que normalmente aplicamos cuando nos enojamos, sin embargo, estamos conscientes del lugar en donde aplican pero no tomamos en cuenta que esto último nos podría meter en problemas.

De acuerdo con un estudio de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el cerebro juega un papel crucial en la expresión o no de las palabras altisonantes aún y cuando nos encontremos enojados.

Te recomendamos: Encuentran diente de una denisovana en una cueva, ahora sabemos más de esta extinta especie humana

¿Efecto de catarsis o liberación?

Existe la creencia general de que la expresión de groserías cuando se está molesto, tienen un efecto catártico o liberador pero en realidad puede dar pie a mayores problemas, debido a la retroalimentación que puede generar.


Como todo ser vivo, los humanos tenemos manifestaciones de enojo como las tiene cualquier animal salvaje, sin embargo, es casi seguro que la expresión de groserías no sirva de nada ante un enojo o situación de amenaza.

En ese sentido, el académico Gerardo Sánchez Dinorín, de la Facultad de Psicología de la UNAM señala que para todos es conocido como los animales se manifiestan y pone de ejemplo a los gatos que arquean su espalda, erizan su pelo y sisean o los gorilas que levantan el pecho y muestran sus dientes en forma de amenaza.

El cerebro y las groserías

De acuerdo con ello y con base a los estudios, para entender el lenguaje altisonante, podemos hablar de dos partes del cerebro: una más antigua que corresponde al sistema límbico, la amígdala y los núcleos de la base.

Estos están en lo profundo del cerebro; y una más reciente, que corresponde a la corteza, es decir, todo lo que está en la parte externa.

Una de ellos es el sistema límbico que regula la motivación y la emoción, mientras que la corteza nos permite percibir, conocer, razonar y planear, estos dos sistemas están interconectados y funcionan juntos.

En cuanto a funciones lingüísticas, el hemisferio izquierdo se asocia con el orden, el uso gramatical, la semántica de las palabras y cómo las vamos ensamblando para dar significado. Por otro lado, el hemisferio derecho participa en la tonalidad de los mensajes y algunas automatizaciones, como las muletillas.

El papel social

El expresarse con groserías no es visto de manera apropiada por la sociedad y pueden considerarse ofensivas y de mal gusto por lo que se trata de evitarlas y “reservarlas” para situaciones o momentos adecuados.

Hay que considerar que, como cualquier otra palabra, son sólo ensambles arbitrarios de símbolos a los que les hemos atribuido un significado y no representan una amenaza directa que ponga en riesgo nuestra vida.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

De acuerdo con Sánchez Dinorín, investigador de la UNAM, es importante entender en qué contexto se presenta este lenguaje de groserías porque puede cambiar completamente su función. Hay estímulos que indican en qué momento sí o no usar estas palabras y es crucial considerar el efecto que pueden tener sobre nuestro comportamiento sin importar que estemos o no enojados.

Nota publicada en El Sol de Tampico

Los mexicanos en general conocemos un buen repertorio de groserías que normalmente aplicamos cuando nos enojamos, sin embargo, estamos conscientes del lugar en donde aplican pero no tomamos en cuenta que esto último nos podría meter en problemas.

De acuerdo con un estudio de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el cerebro juega un papel crucial en la expresión o no de las palabras altisonantes aún y cuando nos encontremos enojados.

Te recomendamos: Encuentran diente de una denisovana en una cueva, ahora sabemos más de esta extinta especie humana

¿Efecto de catarsis o liberación?

Existe la creencia general de que la expresión de groserías cuando se está molesto, tienen un efecto catártico o liberador pero en realidad puede dar pie a mayores problemas, debido a la retroalimentación que puede generar.


Como todo ser vivo, los humanos tenemos manifestaciones de enojo como las tiene cualquier animal salvaje, sin embargo, es casi seguro que la expresión de groserías no sirva de nada ante un enojo o situación de amenaza.

En ese sentido, el académico Gerardo Sánchez Dinorín, de la Facultad de Psicología de la UNAM señala que para todos es conocido como los animales se manifiestan y pone de ejemplo a los gatos que arquean su espalda, erizan su pelo y sisean o los gorilas que levantan el pecho y muestran sus dientes en forma de amenaza.

El cerebro y las groserías

De acuerdo con ello y con base a los estudios, para entender el lenguaje altisonante, podemos hablar de dos partes del cerebro: una más antigua que corresponde al sistema límbico, la amígdala y los núcleos de la base.

Estos están en lo profundo del cerebro; y una más reciente, que corresponde a la corteza, es decir, todo lo que está en la parte externa.

Una de ellos es el sistema límbico que regula la motivación y la emoción, mientras que la corteza nos permite percibir, conocer, razonar y planear, estos dos sistemas están interconectados y funcionan juntos.

En cuanto a funciones lingüísticas, el hemisferio izquierdo se asocia con el orden, el uso gramatical, la semántica de las palabras y cómo las vamos ensamblando para dar significado. Por otro lado, el hemisferio derecho participa en la tonalidad de los mensajes y algunas automatizaciones, como las muletillas.

El papel social

El expresarse con groserías no es visto de manera apropiada por la sociedad y pueden considerarse ofensivas y de mal gusto por lo que se trata de evitarlas y “reservarlas” para situaciones o momentos adecuados.

Hay que considerar que, como cualquier otra palabra, son sólo ensambles arbitrarios de símbolos a los que les hemos atribuido un significado y no representan una amenaza directa que ponga en riesgo nuestra vida.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

De acuerdo con Sánchez Dinorín, investigador de la UNAM, es importante entender en qué contexto se presenta este lenguaje de groserías porque puede cambiar completamente su función. Hay estímulos que indican en qué momento sí o no usar estas palabras y es crucial considerar el efecto que pueden tener sobre nuestro comportamiento sin importar que estemos o no enojados.

Nota publicada en El Sol de Tampico

Policiaca

¡Masacre en Ixtapaluca! Comando irrumpe en departamento y acribilla a tres personas

El cruel ataque ocurrió durante las primeras horas de este lunes, en un departamento de la unidad habitacional Los Héroes

Sociedad

"Les guste o no les guste se seguirán contratando": AMLO defiende a médicos cubanos

El presidente recalcó a sus críticos que la salud no tiene que ver con política ni fronteras

Salud

Igual que el Covid-19: China detecta nuevo virus transmitido de animales a humanos

Hasta el momento se ha detectado el nuevo virus en 35 pacientes que se reportan como estables

Mundo

Prorrusos reforzarán defensa antiaérea en planta nuclear de Zaporiyia

La planta nuclear se ha convertido nuevamente en el foco de la atención internacional sobre la guerra en Ucrania por los ataques realizados contra la instalación recientemente

Metrópoli

Servicio y control de la Línea 2 del Cablebus quedará a cargo del STE

Esta línea que corre de Constitución-Santa Marta cumplió un año de vida

Sociedad

Condiciones en mina de Sabinas, Coahuila, aún no permiten el ingreso de rescatistas

La tarde del lunes un dron de la Marina fue sumergido en la mina inundada y las imágenes mostraron que las condiciones al interior no son optimas para el rescate de los trabajadores atrapados