/ martes 9 de julio de 2019

México lucirá de blanco en los Panamericanos de Lima

Los uniformes lucen modernos y funcionales

Una dotación austera de uniformes compuesta por 15 prendas, entre las cuales no se les dio los calcetines cortos, recibieron los integrantes de la delegación que asistirá a los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

El 15 de julio, en Palacio Nacional, durante el abanderamiento, la delegación mexicana lucirá uniformes blancos, entre los que mostraron algunos atletas de boxeo y rugby, durante la presentación oficial realizada ayer en el Comité Olímpico Mexicano.

La marca de un afamado gimnasta chino a cambio del número reducido de los uniformes -tampoco tendrán de intercambio-, el representante comercial de la marca en México habló de calidad y tecnología como el principal plus dentro del equipo nacional.

Mario García de la Torre, jefe de misión para Lima 2019, destacó que el patrocinador estuvo presente en todas las reuniones con federaciones para que conociera de primera mano las necesidades de los deportistas, porque no hay un estándar o un biotipo común.

Las primeras informaciones que recibieron del Comité Organizador indicaban que el invierno austral sería extremadamente frío, pero al parecer no será tan crudo y al día de hoy en Lima el clima es de una máxima de 29 grados centígrados, aunque seguramente, dijo, bajará la temperatura los siguientes 20 días cuando inicien los Juegos.

“Las chamarras voluminosas para deportes de invierno esta vez no se utilizarán, creo que es el único ajuste que vale la pena mencionar, porque todo lo demás es lo usual: los uniformes de presentación, de viaje, estancia en la villa; los tres juegos de pants, las cuatro playeras y los cuatro polos, son los uniformes normales que se les dan”, comentó García de la Torre.

La jugadora de rugby, Daniela Rosales, quien acaba de regresar de Islas Caimán, donde lograron el pase al preolímpico el año próximo, en relación a los uniformes, expresó que estaban padrísimos, “justo comentábamos que nosotras somos muy pequeñas de tamaño y nos quedaron como mandados a hacer”.

Zoé Tuyu, jugadora de rugby de 19 años, portó el uniforme que llevará el equipo nacional durante el abanderamiento: “decíamos que siempre teníamos problemas de tallas o no nos ajustaban pero esta vez estuvieron en su punto”, declaró la deportista descendiente de portugueses y de la zona del sudeste asiático, en tercera generación.

Una dotación austera de uniformes compuesta por 15 prendas, entre las cuales no se les dio los calcetines cortos, recibieron los integrantes de la delegación que asistirá a los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

El 15 de julio, en Palacio Nacional, durante el abanderamiento, la delegación mexicana lucirá uniformes blancos, entre los que mostraron algunos atletas de boxeo y rugby, durante la presentación oficial realizada ayer en el Comité Olímpico Mexicano.

La marca de un afamado gimnasta chino a cambio del número reducido de los uniformes -tampoco tendrán de intercambio-, el representante comercial de la marca en México habló de calidad y tecnología como el principal plus dentro del equipo nacional.

Mario García de la Torre, jefe de misión para Lima 2019, destacó que el patrocinador estuvo presente en todas las reuniones con federaciones para que conociera de primera mano las necesidades de los deportistas, porque no hay un estándar o un biotipo común.

Las primeras informaciones que recibieron del Comité Organizador indicaban que el invierno austral sería extremadamente frío, pero al parecer no será tan crudo y al día de hoy en Lima el clima es de una máxima de 29 grados centígrados, aunque seguramente, dijo, bajará la temperatura los siguientes 20 días cuando inicien los Juegos.

“Las chamarras voluminosas para deportes de invierno esta vez no se utilizarán, creo que es el único ajuste que vale la pena mencionar, porque todo lo demás es lo usual: los uniformes de presentación, de viaje, estancia en la villa; los tres juegos de pants, las cuatro playeras y los cuatro polos, son los uniformes normales que se les dan”, comentó García de la Torre.

La jugadora de rugby, Daniela Rosales, quien acaba de regresar de Islas Caimán, donde lograron el pase al preolímpico el año próximo, en relación a los uniformes, expresó que estaban padrísimos, “justo comentábamos que nosotras somos muy pequeñas de tamaño y nos quedaron como mandados a hacer”.

Zoé Tuyu, jugadora de rugby de 19 años, portó el uniforme que llevará el equipo nacional durante el abanderamiento: “decíamos que siempre teníamos problemas de tallas o no nos ajustaban pero esta vez estuvieron en su punto”, declaró la deportista descendiente de portugueses y de la zona del sudeste asiático, en tercera generación.