/ martes 23 de julio de 2019

Soberano defiende con éxito su título ante Negro Casas

Ni la experiencia le sirvió al Negro Casas, quien se enfrentó a un joven con mucha hambre de triunfar como es Soberano

Puebla, Pue., 23 de julio.- Muchos lo dudaban pero el hambre de triunfo fue más grande quedó constatado luego que Soberano mostró esa hambre de triunfo y ganas para defender con éxito el título nacional de peso welter, luego de vencer en tres caídas al experimentado Negro Casas.

En una de las luchas estelares de la función que se realizó la noche del lunes en la Arena Puebla, el joven gladiador se sobrepuso a los castigos y rudezas de su rival para mantenerse como campeón nacional.

Tras una primera caída nivelada, el “4:40” subió a la tercera cuerda en busca de castigar a su rival, quien reaccionó a tiempo para azotar a su oponente, ponerlo con la espalda contra la lona y así tomar ventaja.

El experimentado gladiador se vio obligado a la reacción y desde el inicio de la segunda enfocó su ataque en el brazo derecho de Soberano Jr., a quien aplicó dos dolorosas “palancas”, la segunda que no resistió el joven para que se igualaran las acciones.

Motivado por la oportunidad de coronarse, el de la dinastía Casas mantuvo su castigo sobre Soberano Jr. y buscó de diversas maneras rendirlo, incluido un “sentón” y un fallido intento de la “casita”, del que se alcanzó a zafar su oponente.

Soberano Jr. se puso de tú a tú al final y con letal “desnucadora”, acabó con las aspiraciones de su oponente y salió del inmueble poblano aún con el título en su poder.

Puebla, Pue., 23 de julio.- Muchos lo dudaban pero el hambre de triunfo fue más grande quedó constatado luego que Soberano mostró esa hambre de triunfo y ganas para defender con éxito el título nacional de peso welter, luego de vencer en tres caídas al experimentado Negro Casas.

En una de las luchas estelares de la función que se realizó la noche del lunes en la Arena Puebla, el joven gladiador se sobrepuso a los castigos y rudezas de su rival para mantenerse como campeón nacional.

Tras una primera caída nivelada, el “4:40” subió a la tercera cuerda en busca de castigar a su rival, quien reaccionó a tiempo para azotar a su oponente, ponerlo con la espalda contra la lona y así tomar ventaja.

El experimentado gladiador se vio obligado a la reacción y desde el inicio de la segunda enfocó su ataque en el brazo derecho de Soberano Jr., a quien aplicó dos dolorosas “palancas”, la segunda que no resistió el joven para que se igualaran las acciones.

Motivado por la oportunidad de coronarse, el de la dinastía Casas mantuvo su castigo sobre Soberano Jr. y buscó de diversas maneras rendirlo, incluido un “sentón” y un fallido intento de la “casita”, del que se alcanzó a zafar su oponente.

Soberano Jr. se puso de tú a tú al final y con letal “desnucadora”, acabó con las aspiraciones de su oponente y salió del inmueble poblano aún con el título en su poder.