/ jueves 23 de septiembre de 2021

Pandemia reduce participación de niños en los semilleros creativos

Circunstancias familiares llevó al cierre de 60 centros en diferentes estados

Debido a la pandemia de Covid-19, dos mil niños abandonaron los semilleros creativos del programa Cultura Comunitaria de la Secretaría de Cultura federal.

Falta de recursos económicos y tecnológicos para continuar los talleres en formato virtual o circunstancias familiares, fueron los principales motivos que mermaron la participación de los jóvenes que incluso, derivó en el cierre de 60 centros creativos en estados como Nayarit, confirmó Esther Hernández Torres, directora general de Vinculación Cultural.


Durante la presentación del concierto Tengo un sueño 2021, que se realizará el 7 de diciembre en el Auditorio Nacional, la funcionaria reconoció la deserción de niños y jóvenes del programa, ya sea por razones familiares o por escasez de herramientas tecnológicas para continuar con la educación en formato digital, sobre todo en las comunidades alejadas de las ciudades donde la conexión a internet es impensable.

“Fue un proceso muy difícil poder adaptar el trabajo comunitario que requería una actividad presencial y hubo casos donde el internet no es la opción, varios lugares donde no se podía trabajar de manera virtual, y en esos casos los maestros debían ir a las casas y apoyarse en los padres y entregar kits de trabajo, y evidentemente, esto provocó una merma en la cantidad de niños y niñas participantes. Hablamos que al cierre del 2020, en el total de los semilleros alrededor de dos mil niños no pudieron estar en el trabajo constante”, apuntó Hernández.

En comparación con 2019, hoy se tienen activos 280 semilleros en todo el país, lo que representa 60 menos que hace dos años. La tarea, dijo, será recuperar a esa población a través de las campañas de los promotores que acuden a cada población y reabrir los espacios abandonados.

“Hubo una merma fuerte porque el desarrollo de los semilleros depende de los maestros y los promotores, y hubo casos en que urgencias familiares y diferentes situaciones ya no permitieron que los maestros siguieran atendiendo su trabajo, existió una disminución de 60 semilleros con respecto a 2019”, añadió.

De los 280 semilleros activos, 170 participarán en el concierto de diciembre próximo –que tiene una inversión de 30 millones de pesos- con el que se cierran las actividades de este año; de estos, 771 niños tendrán una actuación en el escenario de música, teatro o danza; 600 colaborarán en la producción de la escenografía y 20 en el registro audiovisual del encuentro que lleva como eje temático la inclusión, igualdad de género y diversidad lingüística de México.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo


El programa musical será un caleidoscopio que va desde la música infantil de Silvestre Revueltas, las melodías tradicionales de culturas indígenas hasta una colaboración con Javier Camarena y Eugenia León. El repertorio será también un homenaje a quienes fallecieron debido a la pandemia, acotó Eduardo García Barros, titular del Sistema Nacional de Fomento Musical.

Además el 20 de octubre se estrenará en el Auditorio Nacional, el documental Tengo un sueño 2019, elaborado por el Semillero Creativo de Cine de la Ciudad de México, donde se muestra el proceso creativo y artístico de los niños y jóvenes que participaron en la primera edición de este proyecto, que incluye un campamento una semana previa al concierto para ensamblar todas las presentaciones escénicas y musicales.

Debido a la pandemia de Covid-19, dos mil niños abandonaron los semilleros creativos del programa Cultura Comunitaria de la Secretaría de Cultura federal.

Falta de recursos económicos y tecnológicos para continuar los talleres en formato virtual o circunstancias familiares, fueron los principales motivos que mermaron la participación de los jóvenes que incluso, derivó en el cierre de 60 centros creativos en estados como Nayarit, confirmó Esther Hernández Torres, directora general de Vinculación Cultural.


Durante la presentación del concierto Tengo un sueño 2021, que se realizará el 7 de diciembre en el Auditorio Nacional, la funcionaria reconoció la deserción de niños y jóvenes del programa, ya sea por razones familiares o por escasez de herramientas tecnológicas para continuar con la educación en formato digital, sobre todo en las comunidades alejadas de las ciudades donde la conexión a internet es impensable.

“Fue un proceso muy difícil poder adaptar el trabajo comunitario que requería una actividad presencial y hubo casos donde el internet no es la opción, varios lugares donde no se podía trabajar de manera virtual, y en esos casos los maestros debían ir a las casas y apoyarse en los padres y entregar kits de trabajo, y evidentemente, esto provocó una merma en la cantidad de niños y niñas participantes. Hablamos que al cierre del 2020, en el total de los semilleros alrededor de dos mil niños no pudieron estar en el trabajo constante”, apuntó Hernández.

En comparación con 2019, hoy se tienen activos 280 semilleros en todo el país, lo que representa 60 menos que hace dos años. La tarea, dijo, será recuperar a esa población a través de las campañas de los promotores que acuden a cada población y reabrir los espacios abandonados.

“Hubo una merma fuerte porque el desarrollo de los semilleros depende de los maestros y los promotores, y hubo casos en que urgencias familiares y diferentes situaciones ya no permitieron que los maestros siguieran atendiendo su trabajo, existió una disminución de 60 semilleros con respecto a 2019”, añadió.

De los 280 semilleros activos, 170 participarán en el concierto de diciembre próximo –que tiene una inversión de 30 millones de pesos- con el que se cierran las actividades de este año; de estos, 771 niños tendrán una actuación en el escenario de música, teatro o danza; 600 colaborarán en la producción de la escenografía y 20 en el registro audiovisual del encuentro que lleva como eje temático la inclusión, igualdad de género y diversidad lingüística de México.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo


El programa musical será un caleidoscopio que va desde la música infantil de Silvestre Revueltas, las melodías tradicionales de culturas indígenas hasta una colaboración con Javier Camarena y Eugenia León. El repertorio será también un homenaje a quienes fallecieron debido a la pandemia, acotó Eduardo García Barros, titular del Sistema Nacional de Fomento Musical.

Además el 20 de octubre se estrenará en el Auditorio Nacional, el documental Tengo un sueño 2019, elaborado por el Semillero Creativo de Cine de la Ciudad de México, donde se muestra el proceso creativo y artístico de los niños y jóvenes que participaron en la primera edición de este proyecto, que incluye un campamento una semana previa al concierto para ensamblar todas las presentaciones escénicas y musicales.

Mundo

#SOY Aceptación hacia la comunidad se estanca

Países Bajos, que se caracterizaba por proteger los derechos LGBT+ al ser el primer país en legalizar el matrimonio igualitario en 2001, ahora mantiene una tendencia cada vez más reacia  a los gestos públicos de los miembros de esta comunidad

Gossip

Hay nuevas secciones en SmartFilms, concurso de cortometrajes realizados con celular

El concurso de cortometrajes realizados con celular se acerca al género del melodrama y a la publicidad

Sociedad

Caducan 100 mil cajas de medicinas en Tabasco

Entre ellas destacan las que son usadas para tratar la hipertensión, el cáncer, el VIH, asma y diabetes

Gossip

¿Quién mató a Sara? Se devela el misterio en su última temporada

Un experimento psiquiátrico está detrás del enigma que plantea la exitosa serie ¿Quién mató a Sara?

Círculos

La Universidad Anáhuac crea alianzas con Fundación Monte Fénix

El doctor Cipriano Sánchez y el doctor Jorge Larrea firman la Cátedra Coorporativa en contra de las adicciones de jóvenes estudiantes y la sociedad

Mundo

#SOY Bajo Observación | La otra gran pandemia de nuestro tiempo

La otra gran pandemia de los últimos 50 años, la del SIDA, sigue activa