/ viernes 28 de junio de 2019

Tras ser vandalizada, muestra de Erik Rish "Sueños rotos" revive en galería

El fotógrafo Erik Rish, expuso al aire libre en la zona de Polanco su obra Sueños rotos

Como una analogía del nombre de la exposición fotográfica Sueños rotos de Erik Rish, algunas de las obras expuestas en la galería al aire libre del Teatro Ángela Peralta de Polanco, fueron agredidas. Las imágenes de una sexoservidora transexual no encajaron con el lujo de la zona, lo cual derivó en una paradoja, al ocurrir este hecho en junio, un mes en el cual la comunidad LGBT+ invita a la tolerancia.

“Un acto de vandalismo en México a una obra de arte no se daba desde Siqueiros”, reconoce Belinda Garen, directora de Proyectos Especiales de la Galería Patricia Conde, quien junto con la galerista y el expositor, analizan en una charla con El Sol de México, la controversia que generaron estas fotografías que siguen los pasos de Nicole, en las calles y en la intimidad de su cuarto.

En la Mira | Memoria y Mirada

“Todo mundo ha retratado a transexuales en Juchitán o en Nueva York como un fenómeno divertido, glamoroso. Yo quería reflejar la estética de la realidad, qué pasa con este ser cuando ya no representa al personaje del centro nocturno y lo que ocurre cuando no se encuentra en esa atmósfera, no es que me guste, pero hay que humanizar por medio de una fotografía”, expresa el artista.

Posteriormente, Patricia Conde interviene: “Me parece una exposición atrevida, inteligente. Un documental donde la persona se ve en momentos de intimidad. Yo creo que Erik estaba encontrando su dolor. Había algo de él en las fotografías, por eso pudo conseguir ese dramatismo y fuerza sicológica. Creo que la imagen entiende y comprende con una magnitud enorme a quien fotografía, buscando sus propios sentimientos de empatía, eso es lo que encontré, que hace que la fotografía de Erik sea impactante y que puede llegar a molestar a las buenas conciencias, pero que tiene que mostrarse. Él tuvo el valor de entrar en ese mundo”.

La galerista quien alrededor de 20 años se ha dedicado especialmente de exponer en su espacio el trabajo de artistas de vanguardia, tanto nacionales como recientemente del mundo, manifiesta que el trabajo Erik se sale del “cliché” y le augura un buen futuro en la fotografía, debido a que con Sueños rotos se puso “la vara alta” y tendrá que mantener ese nivel.

“Él es un artista emergente y a pesar que inicia su carrera tiene un ojo espectacular que no se le había dado en el documental”, dice Garen y agrega: “Como experta en el arte puedo comentar que conseguimos nuestro objetivo, cuando montamos la serie en Polanco le dije a Erik que posiblemente la gente se escandalizaría, es justo lo que queríamos, generar polémica, un discurso, porque si pones una exposición y nadie se entera que existe no lograste lo que deseabas, esta dualidad es muy bien vista y pocos artistas lo logran, sobre todo alguien que comienza”.

Al respecto, el fotógrafo explica qué ocurre en su interior cuando maneja imágenes transgresoras que forman parte de un colectivo marginado. "Gran parte de mi obra es un reflejo de mí. La fotografía me permite conectar, purgarme, hay ocasiones que uno se siente por dentro triste, melancólico o roto y tenemos vergüenza expresarlo. El arte me permitió ver cómo estoy en el interior. Es un ejercicio de recuperación, una extensión de mi persona”.

Con esa visión de salirse de lo común el artista de la lente acepta que Nicole, a quien proyecta tanto en blanco y negro como en color “me permitió conocer un entorno nuevo, para que la gente entre en este y sepa que existe. Yo le llamo la estética del dolor, de los sueños rotos…”.

Como coordinadora de la exposición, Belinda Garen menciona que en un principio estaba programada para tres meses y después se presentaría en otros lugares, pero el mejor ante los hechos recientes el mejor espacio sería un museo, por lo pronto el 22 de septiembre en la galería Patricia Conde donde se van a mostrar 12 imágenes y como sorpresa para los asistentes, entre los que se esperan coleccionistas, habrá “tres cajitas, con las fotografías más transgresoras que no se exhibieron en la muestra”, finaliza la plática la especialista.

Como una analogía del nombre de la exposición fotográfica Sueños rotos de Erik Rish, algunas de las obras expuestas en la galería al aire libre del Teatro Ángela Peralta de Polanco, fueron agredidas. Las imágenes de una sexoservidora transexual no encajaron con el lujo de la zona, lo cual derivó en una paradoja, al ocurrir este hecho en junio, un mes en el cual la comunidad LGBT+ invita a la tolerancia.

“Un acto de vandalismo en México a una obra de arte no se daba desde Siqueiros”, reconoce Belinda Garen, directora de Proyectos Especiales de la Galería Patricia Conde, quien junto con la galerista y el expositor, analizan en una charla con El Sol de México, la controversia que generaron estas fotografías que siguen los pasos de Nicole, en las calles y en la intimidad de su cuarto.

En la Mira | Memoria y Mirada

“Todo mundo ha retratado a transexuales en Juchitán o en Nueva York como un fenómeno divertido, glamoroso. Yo quería reflejar la estética de la realidad, qué pasa con este ser cuando ya no representa al personaje del centro nocturno y lo que ocurre cuando no se encuentra en esa atmósfera, no es que me guste, pero hay que humanizar por medio de una fotografía”, expresa el artista.

Posteriormente, Patricia Conde interviene: “Me parece una exposición atrevida, inteligente. Un documental donde la persona se ve en momentos de intimidad. Yo creo que Erik estaba encontrando su dolor. Había algo de él en las fotografías, por eso pudo conseguir ese dramatismo y fuerza sicológica. Creo que la imagen entiende y comprende con una magnitud enorme a quien fotografía, buscando sus propios sentimientos de empatía, eso es lo que encontré, que hace que la fotografía de Erik sea impactante y que puede llegar a molestar a las buenas conciencias, pero que tiene que mostrarse. Él tuvo el valor de entrar en ese mundo”.

La galerista quien alrededor de 20 años se ha dedicado especialmente de exponer en su espacio el trabajo de artistas de vanguardia, tanto nacionales como recientemente del mundo, manifiesta que el trabajo Erik se sale del “cliché” y le augura un buen futuro en la fotografía, debido a que con Sueños rotos se puso “la vara alta” y tendrá que mantener ese nivel.

“Él es un artista emergente y a pesar que inicia su carrera tiene un ojo espectacular que no se le había dado en el documental”, dice Garen y agrega: “Como experta en el arte puedo comentar que conseguimos nuestro objetivo, cuando montamos la serie en Polanco le dije a Erik que posiblemente la gente se escandalizaría, es justo lo que queríamos, generar polémica, un discurso, porque si pones una exposición y nadie se entera que existe no lograste lo que deseabas, esta dualidad es muy bien vista y pocos artistas lo logran, sobre todo alguien que comienza”.

Al respecto, el fotógrafo explica qué ocurre en su interior cuando maneja imágenes transgresoras que forman parte de un colectivo marginado. "Gran parte de mi obra es un reflejo de mí. La fotografía me permite conectar, purgarme, hay ocasiones que uno se siente por dentro triste, melancólico o roto y tenemos vergüenza expresarlo. El arte me permitió ver cómo estoy en el interior. Es un ejercicio de recuperación, una extensión de mi persona”.

Con esa visión de salirse de lo común el artista de la lente acepta que Nicole, a quien proyecta tanto en blanco y negro como en color “me permitió conocer un entorno nuevo, para que la gente entre en este y sepa que existe. Yo le llamo la estética del dolor, de los sueños rotos…”.

Como coordinadora de la exposición, Belinda Garen menciona que en un principio estaba programada para tres meses y después se presentaría en otros lugares, pero el mejor ante los hechos recientes el mejor espacio sería un museo, por lo pronto el 22 de septiembre en la galería Patricia Conde donde se van a mostrar 12 imágenes y como sorpresa para los asistentes, entre los que se esperan coleccionistas, habrá “tres cajitas, con las fotografías más transgresoras que no se exhibieron en la muestra”, finaliza la plática la especialista.

Policiaca

Con al menos 20 balazos asesinan a taxista en la colonia Centro

Autoridades ya iniciaron una investigación para esclarecer si se trató de un ajuste de cuentas