Acusan posible tráfico de influencia en el desarrollo inmobiliario de “La Colina 278”

  • Prensa OEM
  • en Vox Populi

Ciudad de México.- Bajo la administración de Felipe de Jesús Gutiérrez Gutiérrez, actual titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano (Seduvi), y su ex secretario Simón Neumann Ladenzon, la CDMX vive una de las peores depredaciones del entorno urbano registrada en la capital del país, afirman vecinos de Cuajimalpa

“La Colina del Perro”, como se le conoce al predio ubicado en Paseo de los Laureles 278 en Bosques de las Lomas, delegación Cuajimalpa, dónde estuvo la casa del expresidente José López Portillo, hasta el viernes pasado era uno de los desarrollos inmobiliarios más ambiciosos pero también, uno de los más salpicados por la corrupción y la ilegalidad que ha predominado en la Ciudad de México.

En días pasados, la Contraloría de la CDMX destituyó e inhabilitó a cinco funcionarios de la Seduvi Victoria Arias Velázquez, José Alberto Fabela Hernández, Carlos Ramírez Vertiz, Sergio Rosen Cedillo y Francisco Alejandro García Robles, debido a que otorgaron permisos para el desarrollo de una mega torre de 34 niveles, cuando el uso de suelo indica que dicho predio está habilitado únicamente para seis viviendas unifamiliares de tres niveles de altura.

Este martes, en cumplimiento a una orden emitida por la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales y Protección Urbana (FEDAPUR), la Procuraduría General de Justicia de la CDMX acudió a “La Colina 278” para colocar sellos de aseguramiento al inmueble, en una acción para salvaguardar el entorno urbano.

El titular de la Fedapur, Alberto Valle Gay, encontró irregularidades y posibles actos de corrupción cometidos por particulares, empresas y funcionarios públicos vinculados a este caso que se encuentra bajo investigación.

El conflicto data del año 2016, cuando se autorizó un Polígono de Actuación, claramente manipulado y fuera del marco legal, en ese entonces el uso de suelo en el predio se cambió para avalar la construcción de una mega torre de 34 niveles con 64 viviendas y 400 cajones de estacionamiento.

Los responsables detrás de este desarrollo inmobiliario encabezados por Ely Cohen Stevan, Rafael Marcos Shabot, Salomón José Cohen Romano y Nathan Marcos Tuachi, e incluso el entonces jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, quienes han descartado en varias ocasiones actos de ilegalidad para llevar a cabo la construcción de la torre en “La Colina 278”.

No obstante, una investigación iniciada por la Contraloría da indicios de graves irregularidades cometidas, no solo por funcionarios de la Seduvi, encabezada por Gutiérrez Gutiérrez, sino también por empresas como Servicios Comerciales y Profesionales Ixton, Banca Mifel, Grupo Empresarial Core y Carlos Díaz León, en su carácter de Director Responsable de la Obra (DRO).

Por su parte, la Jefa de gobierno electa, Claudia Sheinbaum, adelantó hace unos días que pondrá fin a los Polígonos de Actuación en la ciudad, que permiten a los desarrolladores inmobiliarios relocalizar usos de suelo y vender construcciones plagadas de irregularidades.

Bajo la titularidad de José Ramón Amieva, el gobierno de la CDMX a través de la Contraloría general, la PAOT y la PGJ parecen estar listos para hacer una transición de poder ordenada y libre de irregularidades inmobiliarias, sentando el precedente con el caso de la Torre de “La Colina 278” en Bosque de las Lomas.