El dolor de la memoria del ’68

  • La Prensa
  • en Tendencias

Texto y Fotos Aurelio Sánchez

Pantalones, camisas, zapatos y pétalos de rosas, entre otros objetos estarán exhibidos en la circunferencia del asta bandera del Centro de la Ciudad de México, como mudos testigos para reconstruir la memoria del pueblo; no olvide la represión del gobierno y todos sus mártires en aquél 2 de octubre del ’68.

Estos objetos estarán expuestos en un contorno de un mapa del país de nueve metros por 18, a partir de hoy y hasta el próximo jueves, con el mensaje del memorial del ’68: ¡Un grito de esperanza y rebeldía! en el que todos podrán sentir y recordar esos momentos ácidos de nuestro México y su pasado.

Alfonso Anaya, artista plástico y defensor de los derechos humanos, señaló que en este proyecto participan varias asociaciones entre ellas escuelas, iglesias y el mismo Comité del ’68.

Al ser entrevistado momentos antes de realizar los trabajos, aclaró que no puede haber una reconciliación como se está insinuando.

“No puede haber una reconciliación, si no hay una verdad, un proceso en el cual se señale a los responsables para que haya juicio y castigo. Ya las víctimas podrán decir si hay perdón o no, luego y tal vez la reconciliación”.

Puntualizo que, este proyecto tiene como firme propósito hacer ese ejercicio de memoria colectiva y memoria histórica a todos los mexicanos.

En este contraste, desde la plástica, en donde “los objetos muertos nos hablan de esa tragedia, pero también los pétalos nos hablan de la esperanza que está floreciendo en este país”, agregó.

Al ser cuestionado sobre el retiro de las placas que se encontraban en algunas estaciones del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, señaló que es parte de los gestos que se tienen que ir haciendo “es una cuestión cosmética y hubiera sido más bonito que la ciudadanía hubiera participado.

“Se está abriendo un momento muy importante, los ciudadanos y ciudadanas debemos participar en cada una de las acciones de gobierno, creo que ya estamos en la edad adulta, es una gran gesto, pero se tiene que ir al fondo del asunto que es la verdad de ver quiénes fueron los verdaderos culpables”.

Por último, señaló que se pretende que esta idea visite colegios, como otras partes del estado a fin de mantener la historia presente entre las nuevas generaciones.

Los organizadores aclararon que los objetos que estarán en exhibición no son representativos a este lamentable acontecimiento que marco al país.