¡SENTENCIA!..

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por: Noel F. Alvarado.
DESDE EL CISEN… No cabe duda que uno de los problemas que más preocupa a la sociedad mexicana es la violencia generada no solamente por delincuentes comunes, sino por los grupos que operan de manera organizada en el país, pues no hay día que no se cometan ejecuciones relacionadas con el crimen organizado y el narcotráfico -inclusive-, asesinatos despiadados, al torturar, asesinar y descuartizar a hombres y mujeres, donde se dejan sendos narcomensajes en cartulinas, mantas o en pedazos de cartón, dirigidos a integrantes de grupos antagónicos delincuenciales o a mandos de las policías municipales, estatales, ministeriales y federales. Estos desalmados crímenes ya es común que se cometan en el Estado de México, donde la violencia prácticamente se encuentra fuera de control de las policías, donde ¿por cierto?, existe una grave problemática de corrupción e impunidad, por lo que se deben depurar, ya que de lo contrario, la situación seguirá de mal en peor… Las labores de inteligencia de las fuerzas federales señalan que tienen prácticamente cercado a uno de los principales líderes del aún, cártel de La Familia Michoacana que opera en la Zona Centro y poniente del país; se trata de Josué Ramírez Cabrera, mejor conocido como El Tuerto, “El Chaparro”, o “El Cristian”. Este peligroso criminal es considerado como jefe de plaza de la organización criminal “La Familia Michoacana”, en la zona oriente del Estado de México y Distrito Federal; es señalado por las procuradurías General de la República, del Estado de México y Distrito Federal, como el responsable de las masacres e incendios en antros y bares, así como una serie de ejecuciones, secuestros, venta de drogas, extorsiones y cobro de derecho de piso en los municipios de CD. Nezahualcoyotl, Los Reyes La Paz, San Vicente Chicoloapan, entre otros, así como en Iztapalapa. Este líder del crimen organizado, es señalado como el autor intelectual de las dos masacres ocurridas en los antros “Las Chelitas” y el Bar “El Veracruz”, cometidas en los municipios de San Vicente Chicoloapan y Los Reyes la Paz, donde siete personas fueron masacradas y tres más resultaron lesionadas. Josué Ramírez Cabrera, “El Tuerto”, “El Chaparro”, o “El Cristian”, es de estatura baja, complexión media y no tiene un ojo -por eso es uno de sus apodos-. Hace algunos años en la frontera del país lo quiso ejecutar otro grupo antagónico y lo dieron por muerto; sin embargo, se salvó y actualmente es quien se dedica a extorsionar todos los tianguis del Estado de México y Distrito Federal, principalmente la zona oriente; además, se dedica a cobrar cuotas de comercios y de bares. Las autoridades de procuración de justicia federales, del Estado de México y Distrito Federal, tienen identificados a sus principales operadores, a quienes se les conoce como Ángel, Ulises y La Borrega, quienes son hombres de sus más confianza. Estos son los que operan con apoyo de policías municipales, estatales y ministeriales, así como algunos federales para llevar a cabo todas sus actividades delictivas. Este peligroso delincuente, debe ya ser detenido, encarcelado y… ¡SENTENCIADO!.. Comentarios y sugerencias al correo: nalvamora@gmail.com