Entre lágrimas y rezos dan adiós a los linchados de Puebla

Antonio De Marcelo

Entre rezos, lágrimas y exigencia de justicia, familiares de los dos hombres quemados vivos en Acatlán, Puebla, dieron el último adiós a estas dos personas.

Cómo se estila en la región, el ataúd del adulto fue de color gris, mientras que el otro por ser más joven y quizá no casado, su caja fue blanca.

 

Las colocaron en un pobrísimo cuarto de paredes desnudas, cada ataúd con sus cuatro cirios, para que los les falte la luz en el camino al cielo; y claro, los rezos para pedir porque “intercedan por nosotros”.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Abandonan bebé en el bote de la basura del metro Cuatro Caminos

Dicen que a través de una página de internet se azuzó a la gente, además que alguien pasó por las calles con un altavoz para decir que se había detenido a un par de robachicos.

 

El llamado enardeció a la población que se juntó ya nada los detuvo para hacer un juicio sumario y condenar al par de hombres a la muerte.

 

Golpes y fuego ante una multitud que gritaba furiosa y quye al final les quitó la vida, sin quisiera estar seguros.

 

Los cuerpos fueron recogidos al final, y entregados a su familia, quienes este jueves les dieron el último adiós, aunque al mismo tiempo pidieron justicia, porque, dicen, ellos eran buenos, trabajadores y no hacían daño a nadie.

YA INTEROGAN A POLICÍAS

Por Brisselda Sarabia

ACATLÁN DE OSORIO, Pue.- Seis policías fueron llevados a Izúcar de Matamoros para declarar sobre los hechos ocurridos este 29 de agosto en Acatlán, en donde fueron linchadas dos personas.

 

De acuerdo a fuentes oficiales, los policías fueron llevados a la Fiscalía General de Gobierno ubicada en el municipio de Izúcar de Matamoros en donde rindieron su declaración; y de acuerdo a algunas fuentes aseguran que no fueron detenidos.

 

Los policías que fueron llamados a declarar son: Domingo N., José N., Josué Miguel N., Roberto N., además del director de seguridad pública José Manuel N.

 

Ha trascendido que estos seis policías estuvieron presentes en el momento del linchamiento de Alberto N., y Ricardo N., en la comunidad de San Vicente Boquerón.