Necesaria participación ciudadana para prevenir infartos: cardiólogos

  • La Prensa
  • en Salud

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por Maricela Palacio Gracia. Enviada
San Juan del Río, Qro., 11 Jun (Notimex).- Las muertes por enfermedad cardiovascular, como los infartos, no van a disminuir sin la participación de la sociedad, ya que es necesario entender el riesgo de conductas nocivas para la salud, advirtieron especialistas.
La dieta alta en grasas, la hipertensión arterial, la diabetes no controlada, la obesidad, el tabaquismo y el consumo de alcohol son factores de riesgo para desencadenar una enfermedad de este tipo, que puede llevar incluso a la muerte, indicaron.
Al participar en el Seminario de Medios “Por una cardio saludable”, el presidente de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México (ANCAM), José Manuel Enciso, señaló que en México, del total de decesos por Enfermedades Cardiovasculares (ECV), 12 por ciento son por infarto.
Además, de las 36 millones de muertes que se registran anualmente en el mundo a consecuencia de enfermedades no transmisibles, la mitad son por eventos cardiovasculares como el infarto.
De acuerdo con el especialista, 52 por ciento de los infartado fallecen en el hogar o en el lugar donde se presentó el evento, 32 por ciento en hospitales públicos y ocho por ciento en hospitales privados.
De quienes reciben atención médica, expuso, una tercera parte muere dentro de las primeras 24 horas y 15 por ciento en los primeros 30 días posteriores al infarto.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha propuesto como meta reducir 25 por ciento las muertes por enfermedad cardiovascular para 2025, y al parecer México no logrará el objetivo, lamentó José Manuel Enciso.
Para el especialista, acciones como los espacios libres de humos, el impuesto a cigarrillos, bebidas azucaradas y comida “chatarra”, así como retirar los saleros de las mesas en restaurantes son buenas, pero si la población no toma conciencia del daño que le ocasiona mantener esos hábitos en casa, no sirven de mucho.
“Si queremos detener la enfermedad cardiovascular con cirugía o medicamentos nunca se va a poder, y el gasto nadie lo va a aguantar, se requiere del apoyo de la población, de la adherencia a los medicamentos, entre otras cosas”, precisó.
Al respecto, Gerardo Vieyra, especialista del Instituto Nacional de Cardiología, coincidió en que la población con factores de riesgo debe modificar sus hábitos alimenticios, de actividad física y de bienestar.
Precisó que de cada cien infartados, la mitad fallece en la primera hora, en todo el mundo. De los 50 que sobreviven, 10 mueren en el primer mes y otros 10 en el primer año.
De los que sobreviven al primer infarto, solamente 30 por ciento son candidatos a cirugía y los demás deben ser controlados con medicamento.
Para una adherencia al tratamiento, se obtiene mejor resultado si es menor el número de pastillas que se deben tomar, y en ese sentido la polipíldora que contiene tres fármacos en una sola cápsula, contribuye a un mejor apego por parte del paciente.