/ jueves 1 de octubre de 2020

Anexos de Irapuato no tienen apoyo, dicen dueños

Durante julio hubo varios anexos que cerraron tras el de Arandas, pero durante agosto y septiembre algunos retomaron actividades

IRAPUATO. En las personas que están internadas y que trabajan en centros de rehabilitación, conocidos como anexos, la herida aún está abierta, pues no olvidan que hace tres meses ocurrió una de las masacres que más han consternado a los guanajuatenses, el asesinato de 27 personas que buscaban desintoxicarse de las drogas a las que eran adictos.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

“Nada ha cambiado, pareciera que quieren desaparecer a los anexos en vez de trabajar con nosotros”, dijo Nicolás Pérez Ponce, presidente de los Centros de Rehabilitación Unidos del Bajío (CRUB), quien señaló que las semanas posteriores al ataque en el anexo Buscando el camino a mi recuperación, de la comunidad de Arandas, en Irapuato, en vez de establecer un trabajo conjunto y diseñar una estrategia integral para trabajar en su regularización e integrarlos a las políticas públicas contra las adicciones, “se dedicaron a perseguirnos”.

Pérez Ponce dijo que son más de cinco mil las personas con adicciones que son tratadas en estos centros de rehabilitación “y cerrar estos lugares es echarlos a la calle, dejarlos a expensas de la delincuencia, dejarlos a su suerte, condenarlos a que roben y hasta condenarlos a la muerte”. "Se trabaja con miedo, pero no podemos dejar solas a las personas", finalizó.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

IRAPUATO. En las personas que están internadas y que trabajan en centros de rehabilitación, conocidos como anexos, la herida aún está abierta, pues no olvidan que hace tres meses ocurrió una de las masacres que más han consternado a los guanajuatenses, el asesinato de 27 personas que buscaban desintoxicarse de las drogas a las que eran adictos.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

“Nada ha cambiado, pareciera que quieren desaparecer a los anexos en vez de trabajar con nosotros”, dijo Nicolás Pérez Ponce, presidente de los Centros de Rehabilitación Unidos del Bajío (CRUB), quien señaló que las semanas posteriores al ataque en el anexo Buscando el camino a mi recuperación, de la comunidad de Arandas, en Irapuato, en vez de establecer un trabajo conjunto y diseñar una estrategia integral para trabajar en su regularización e integrarlos a las políticas públicas contra las adicciones, “se dedicaron a perseguirnos”.

Pérez Ponce dijo que son más de cinco mil las personas con adicciones que son tratadas en estos centros de rehabilitación “y cerrar estos lugares es echarlos a la calle, dejarlos a expensas de la delincuencia, dejarlos a su suerte, condenarlos a que roben y hasta condenarlos a la muerte”. "Se trabaja con miedo, pero no podemos dejar solas a las personas", finalizó.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Política

Alianza Federalista alista mega pronunciamiento contra autoritarismo

Los diez estados que conforman la Alianza alistan un mega pronunciamiento simultáneo en defensa del presupuesto de cada entidad y exigiendo respeto y trato justo

Sociedad

Hacienda y Tabasco firman convenio para combatir delitos fiscales y financieros

Entre los principales beneficios del acuerdo están el combate a los delitos financieros y fiscales y el fortalecimiento de las finanzas públicas

Cultura

Reabren sala de conciertos del Palacio de Bellas Artes

Bajos estrictas medidas sanitarias, el recinto realizará mañana el primer concierto luego de siete meses cerrado