/ viernes 31 de julio de 2020

No encuentran a dos desaparecidos por Hanna en NL

Grupos de rescate apoyados por cuatro perros siguen con la búsqueda de un menor de edad y un adulto

Monterrey, NL, 31 de julio.- Grupos de rescate apoyados por cuatro perros siguen con la búsqueda de un menor de edad y un adulto que fueron arrastrado por las aguas provocadas por Hanna el sábado y el domingo pasados.

En dos operativos los rescatistas de distintos municipios conurbada buscan en sitios hacia donde pudieron haber sido arrastrados los cuerpos de las dos personas.

Ismael Alexander Hernández Álvarez es buscado por el Río Pesquería, en el municipio de Apodaca, tras de que el sábado cayó a la creciente del arroyo Topo Chico al norte de Monterrey, por lo que habría sido arrastrado unos 15 kilómetros hasta la citada afluente.

Elementos de Protección Civil del Estado, Monterrey y Apodaca, así como policías de Fuerza Civil y de Monterrey, realizan los recorridos apoyados por los cuatro perros.

El pequeño de 12 años desapareció en el Arroyo Topo Chico, a la altura de la Avenida Rodrigo Gómez, pero no ha sido localizado en tanto uno de los perros marcó un sitio en el que podría encontrarse el cuerpo.

Los rescatistas realizaron maniobras de limpieza en la zona con un trascavo, pero posteriormente se descartó el hallazgo.

La otra persona desaparecida es Francisco Bruno Macareno Arias, de 65 años el que cayó a las corriente del Arroyo Seco al sur de Monterrey y el cual, desemboca en el Río La Silla.

El grupo de rescatistas del Estado, con Protección Civil de Monterrey, Guadalupe y Juárez, realizan otro recorrido por el Río La Silla en busca del hombre que fue visto por última vez el domingo cuando vendía quesos.

Él desapareció en el cruce de Fresador y Alfonso Reyes y ahora los rescatistas recorrieron desde el Parque Tolteca, en el municipio de Guadalupe, hasta la altura de la Colonia Nuevo Tamaulipas, sin resultado alguno.

Desde el sur de la ciudad hasta ese sitio también habría unos 15 kilómetros.


Monterrey, NL, 31 de julio.- Grupos de rescate apoyados por cuatro perros siguen con la búsqueda de un menor de edad y un adulto que fueron arrastrado por las aguas provocadas por Hanna el sábado y el domingo pasados.

En dos operativos los rescatistas de distintos municipios conurbada buscan en sitios hacia donde pudieron haber sido arrastrados los cuerpos de las dos personas.

Ismael Alexander Hernández Álvarez es buscado por el Río Pesquería, en el municipio de Apodaca, tras de que el sábado cayó a la creciente del arroyo Topo Chico al norte de Monterrey, por lo que habría sido arrastrado unos 15 kilómetros hasta la citada afluente.

Elementos de Protección Civil del Estado, Monterrey y Apodaca, así como policías de Fuerza Civil y de Monterrey, realizan los recorridos apoyados por los cuatro perros.

El pequeño de 12 años desapareció en el Arroyo Topo Chico, a la altura de la Avenida Rodrigo Gómez, pero no ha sido localizado en tanto uno de los perros marcó un sitio en el que podría encontrarse el cuerpo.

Los rescatistas realizaron maniobras de limpieza en la zona con un trascavo, pero posteriormente se descartó el hallazgo.

La otra persona desaparecida es Francisco Bruno Macareno Arias, de 65 años el que cayó a las corriente del Arroyo Seco al sur de Monterrey y el cual, desemboca en el Río La Silla.

El grupo de rescatistas del Estado, con Protección Civil de Monterrey, Guadalupe y Juárez, realizan otro recorrido por el Río La Silla en busca del hombre que fue visto por última vez el domingo cuando vendía quesos.

Él desapareció en el cruce de Fresador y Alfonso Reyes y ahora los rescatistas recorrieron desde el Parque Tolteca, en el municipio de Guadalupe, hasta la altura de la Colonia Nuevo Tamaulipas, sin resultado alguno.

Desde el sur de la ciudad hasta ese sitio también habría unos 15 kilómetros.


República

Localizan a Dylan, sano y salvo, ya está con su mamá

Tras casi dos meses y medio de búsqueda, desaparecido desde el 30 de junio pasado

Policiaca

Por exceso de velocidad mujer ocasionó fuerte choque en la Narvarte

El accidente fue resultado de una falta de precaución por parte de una de las implicadas, ya que manejaba a exceso de velocidad, cuando se le cruzó otro vehículo