/ miércoles 17 de abril de 2019

¿El regreso de El Chupacabras? Animal mata a 20 borregos y medio centenar de gallinas

El Mexicano

Teófilo Alvarado / El Mexicano

Ciudad Juárez, Chihuahua.- Don Simplicio Martínez estáseguro que no fue un perro quien le mató hace unos días a 20borregos y 51 gallinas, porque no dejó rastro de sangre en loscorrales y el boquete que abrió para entrar y escapar estaba amás de dos metros de altura.

Así que: “o trepó, o voló”.

Un velador que tenía cuidando a los animales, escuchó elalboroto y salió valiente con un machete, pero cuando vio lo queera se regresó.

TE RECOMENDAMOS:

No alcanzó a verlo bien, dice, debido a la oscuridad, pero lodescribe como negro y más grande que un perro, similar a unahiena. “Tremendo”.

Entrevistado por este medio, Simplicio menciona que él arribóa Ciudad Juárez el 5 de septiembre de 1985, procedente del estadode Guerrero.

Como le gustan los animales, comenzó a comprarlos de dos endos, y con el paso del tiempo se fueron reproduciendo, al grado queha llegado a tener una gran cantidad, los cuales vende, intercambiao mata para consumo personal.

Su propiedad se localiza en la colonia Granjas Unidas, aespaldas de la Cementera de Juárez, en donde empieza la Sierra deJuárez.

NO TE PIERDAS:

Hace dos años, explica, fue el primer encuentro con esa bestiadesconocida, cuando misteriosamente aparecieron muertos sieteborregos en el mismo predio.

A los ocho o diez días, con similar método le mataron 40gallinas ponedoras, las cuales estaban aplastadas y por el lomo lesapareció un solo piquete, por donde les habrían succionado lasangre, pero no había en la piel o plumaje, muestra de dicholíquido.

Ya no había ocurrido nada en todo este tiempo, hasta que elpasado 28 de marzo, algo atacó nuevamente en su rancho y el saldofue de 20 borregos sin vida, 13 de los cuales fallecieron alinstante, pero quedaron heridos siete, los cuales fueron perdiendola existencia de uno en uno en los días siguientes.

PUEDES LEER:

Estaba pensando apenas en instalar una trampa el sábado pasado,pero no lo hizo y en la madrugada del domingo sucedió el ataquemasivo. Otra vez el animal no identificado dejó 50 gallinasmuertas, de las cuales fueron 25 de engorda y 26 ponedoras (dehuevo).

“El único que salió ileso fue un chivo que tengo ahí,prestado”, anota.

Agrega que tiene tres perros bravos, pero entraron en pánico ynada pudieron hacer contra el animal ese, al grado de que huyeronde su rancho y se la pasan en el exterior de un templo.

El velador también anda muy asustado, porque no sabe qué pudohaber causado tanto daño, explica.

“En mi caso lloré, la verdad, porque con mucho sacrificio mehice de esos animales y me quedé sin nada, me encariñé mucho conellos”, refiere el granjero.

PODRÍA INTERESARTE:

Simplicio refiere que una universidad hará un estudio detalladode las lesiones que presentan los últimos animales muertos y serála Fiscalía del Estado de Chihuahua la que pague. Además seinstalarán cámaras de video, para documentar un posible regresode la bestia.

Pero insiste, cuando un perro ataca a otros animales comopuercos o chivos, muerde donde sea, como patas o cuerpo, “dondese deje”, y deja todo destrozado, pero en este caso se va directoa la yugular y no deja rastros de sangre, por lo que no descartaque sea un animal no clasificado.

Finalmente, Simplicio comenta que las autoridades debenintervenir, hacer una investigación, porque no es juego, ya queél ya perdió en total 118 animales en los últimos dos años,donde otros de sus vecinos han sufrido también pérdidas similaresy el temor que tienen es que “la cosa” agreda a un niño ocualquier otra persona.

Solicita a su vez la solidaridad de la comunidad, para reponersede la tragedia, porque se quedó sin patrimonio. Si pudierandonarle algunos animalitos lo agradecería, para empezar desdecero.

LEE TAMBIÉN:

El Mexicano

Teófilo Alvarado / El Mexicano

Ciudad Juárez, Chihuahua.- Don Simplicio Martínez estáseguro que no fue un perro quien le mató hace unos días a 20borregos y 51 gallinas, porque no dejó rastro de sangre en loscorrales y el boquete que abrió para entrar y escapar estaba amás de dos metros de altura.

Así que: “o trepó, o voló”.

Un velador que tenía cuidando a los animales, escuchó elalboroto y salió valiente con un machete, pero cuando vio lo queera se regresó.

TE RECOMENDAMOS:

No alcanzó a verlo bien, dice, debido a la oscuridad, pero lodescribe como negro y más grande que un perro, similar a unahiena. “Tremendo”.

Entrevistado por este medio, Simplicio menciona que él arribóa Ciudad Juárez el 5 de septiembre de 1985, procedente del estadode Guerrero.

Como le gustan los animales, comenzó a comprarlos de dos endos, y con el paso del tiempo se fueron reproduciendo, al grado queha llegado a tener una gran cantidad, los cuales vende, intercambiao mata para consumo personal.

Su propiedad se localiza en la colonia Granjas Unidas, aespaldas de la Cementera de Juárez, en donde empieza la Sierra deJuárez.

NO TE PIERDAS:

Hace dos años, explica, fue el primer encuentro con esa bestiadesconocida, cuando misteriosamente aparecieron muertos sieteborregos en el mismo predio.

A los ocho o diez días, con similar método le mataron 40gallinas ponedoras, las cuales estaban aplastadas y por el lomo lesapareció un solo piquete, por donde les habrían succionado lasangre, pero no había en la piel o plumaje, muestra de dicholíquido.

Ya no había ocurrido nada en todo este tiempo, hasta que elpasado 28 de marzo, algo atacó nuevamente en su rancho y el saldofue de 20 borregos sin vida, 13 de los cuales fallecieron alinstante, pero quedaron heridos siete, los cuales fueron perdiendola existencia de uno en uno en los días siguientes.

PUEDES LEER:

Estaba pensando apenas en instalar una trampa el sábado pasado,pero no lo hizo y en la madrugada del domingo sucedió el ataquemasivo. Otra vez el animal no identificado dejó 50 gallinasmuertas, de las cuales fueron 25 de engorda y 26 ponedoras (dehuevo).

“El único que salió ileso fue un chivo que tengo ahí,prestado”, anota.

Agrega que tiene tres perros bravos, pero entraron en pánico ynada pudieron hacer contra el animal ese, al grado de que huyeronde su rancho y se la pasan en el exterior de un templo.

El velador también anda muy asustado, porque no sabe qué pudohaber causado tanto daño, explica.

“En mi caso lloré, la verdad, porque con mucho sacrificio mehice de esos animales y me quedé sin nada, me encariñé mucho conellos”, refiere el granjero.

PODRÍA INTERESARTE:

Simplicio refiere que una universidad hará un estudio detalladode las lesiones que presentan los últimos animales muertos y serála Fiscalía del Estado de Chihuahua la que pague. Además seinstalarán cámaras de video, para documentar un posible regresode la bestia.

Pero insiste, cuando un perro ataca a otros animales comopuercos o chivos, muerde donde sea, como patas o cuerpo, “dondese deje”, y deja todo destrozado, pero en este caso se va directoa la yugular y no deja rastros de sangre, por lo que no descartaque sea un animal no clasificado.

Finalmente, Simplicio comenta que las autoridades debenintervenir, hacer una investigación, porque no es juego, ya queél ya perdió en total 118 animales en los últimos dos años,donde otros de sus vecinos han sufrido también pérdidas similaresy el temor que tienen es que “la cosa” agreda a un niño ocualquier otra persona.

Solicita a su vez la solidaridad de la comunidad, para reponersede la tragedia, porque se quedó sin patrimonio. Si pudierandonarle algunos animalitos lo agradecería, para empezar desdecero.

LEE TAMBIÉN:

República

Les valió la pandemia y celebran XV años con más de 500 invitados en Acapulco

En redes sociales se difundieron videos en los que se puede ver a los invitados bailar, sin cubrebocas y sin sana distancia

Archivos Secretos

Multiasesino de Tlalpan

La noche del 15 de noviembre de 2002, Orlando Magaña y su cómplice ingresaron a la casa de la familia Narezo con la intención de robar, pero se llevaron la vida de siete víctimas

Policiaca

Camioneta de la GN arrolla a mujer de la tercera edad en Neza

El percance desató una trifulca, pues entre vecinos y familiares de la víctima intentaron linchar a los uniformados