Les rechazaron sus proyectos productivos y Campesinos protestaron en la Sedesol

  • La Prensa
  • en República

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Miguel Salazar / DIARIO DE XALAPA

Xalapa, Ver.-  Campesinos de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) protestaron en las instalaciones de la Secretaría de Desarrollo Social del Estado (Sedesol) ante el rechazo de que esta dependencia realizó a la mayoría de los proyectos productivos sin estudiarlos.

Marta Macedo, secretaria general de la UNTA, dijo que en total tramitaron 44 proyectos y que de todos más de un 90 por ciento fue rechazados “de forma arbitraria”.

Los manifestantes llegaron de diversas partes de la Entidad y se instalaron en las inmediaciones de la Sedesol Estatal con todo y asadores para degustar unos tacos de carnitas en espera de ser atendidos.

Su dirigente abundó que el Instituto Nacional de Economía Social (INAES) “de manera arbitraria” no calificó los proyectos que su organización presentó con la esperanza de que fueran autorizados para generar fuentes de empleo en sus comunidades.

Dijo que las autoridades no verificaron en campo los proyectos y que el proceso de selección se llevó al azar sin tomar en cuenta las necesidades de desarrollo de los campesinos.

Sostuvo que los proyectos eran de beneficio para 15 municipios, en especial de las zonas norte y centro, además de que la mayoría garantizaba privilegiar el papel de la mujer en el campo.

Las solicitudes que realizaron a la Sedesol Estatal pretendían desarrollar diversas actividades agropecuarias enfocadas en granjas acuícolas, cría de cerdos, de borrego, elaboración de mole y siembra de maíz, entre otros alimentos.

Detalló que el recurso que reclaman corresponde al ejercicio del año pasado, por lo que exigió la aprobación de todos los proyectos al precisar que no representan un desajuste al recursos de este 2016.

Los manifestantes permanecieron durante toda la mañana en las oficinas centrales de la Sedesol Estatal y dijeron estar dispuestos a regresar en las próximas horas para insistir en la entrega de recursos que, según dijeron, por ley les corresponde.