Camioneta arrolló a una multitud en la tradicional Plaza de Jueves

Foto: Especial

Camioneta arrolló a una multitud en la tradicional Plaza de Jueves

  • La Prensa
  • en República

El Sol de Tulancingo/ Claudia González y Juan Manuel Aguirre

Momentos de terror vivieron comerciantes de la Plaza del Jueves cuando una camioneta roja sin control arrolló a personas y puestos, con saldo de tres heridos, entre éstos una menor de ocho años. El conductor, quien al parecer se sintió mal y no pudo controlar la unidad, fue trasladado a una clínica.

“Fue espantoso”, comentaron afligidos tianguistas, quienes no daban crédito a la tragedia y entre ellos se ofrecían bolillo para el susto.

Gritos de angustia ante el temor de que alguna persona hubiera fallecido no se hicieron esperar.

Minutos antes de las 17 horas una camioneta se desplazaba sobre la calle Allende y de repente se metió a la plaza; por segundos, dijeron testigos, todo fue confusión y gritos.

En cuestión de instantes, el entorno del lugar dio un giro de 180 grados, ya que comerciantes y clientes de repente vieron cómo la unidad a toda velocidad causaba destrozos y literalmente aventaba gente.

La oficial de Tránsito, Karina Hernández, comentó que se encontraba en calle Bravo cuando un conductor la alertó y de inmediato subió.

Expuso que ambulancias de Cruz Roja y Bomberos trasladaron a una mujer de 52 años, quien venturosamente, dijo la oficial, logró poner a salvo a su nieta para que no la alcanzara la veloz camioneta.

Así mismo, trasladaron a una pequeña de ocho años y a otra mujer como de 60, pues no pudo aportar datos. Otros con golpes menores no requirieron traslado.

La oficial mencionó que el conductor de la camioneta, quien viajaba con su esposa, le dijo que de momento le dolió el pecho y no pudo mover la pierna, por lo que perdió el control de la unidad y se metió a la plaza.

Comerciantes molestos dijeron que el conductor mencionó que se sentía mal cuando vio a la Policía; sin embargo, será una certificación médica la que determine.

Trascendió que el chofer quedó a disposición de las autoridades correspondientes.

En el lugar del percance los ánimos estaban muy caldeados por parte de comerciantes y afectados, quienes impidieron que personal de una grúa se llevara la camioneta al corralón y por poco se arma una bronca contra policías y elementos de vialidad.

El dirigente de comerciantes, Irineo Luna, expuso que no permitirían que se llevaran la camioneta hasta que se cuantificaran los daños.

Se estimó que fueron alrededor de ocho puestos los afectados; dos de calzado, uno de herramientas, uno de helados, uno de chicharrón, uno de cosméticos, uno de audífonos y otro de juguetes y libros.