Colocan clavos y brotan gotas en imagen de Cristo

  • La Prensa
  • en República

Por: Guillermo Mundo/El Sol de Puebla

 

TEZIUTLAN, Pue. (OEM-Informex).- Gotas de una sustancia rojiza brotaron de la imagen de cristo

crucificado en el barrio de Xoloco de esta ciudad enclavada en la sierra nororiental de Puebla,

donde algunos feligreses comenzaron a esparcir el rumor de que se trataba de sangre, sin

embargo, tras realizar diversos análisis, el párroco de la iglesia del Divino Salvador, Miguel Navarro

Espinoza, descartó que se trate de un milagro.

Durante el fin de semana, algunos creyentes y encargados de labrar la imagen en proceso, se

percataron de que al momento de colocarle clavos a ésta, como parte de la corona de espinas,

comenzó a escurrir un líquido de color rojo.

Esta imagen es labrada sobre un tronco, ubicado en la entrada al cerro de Texaxaca, punto en el

que se ubica el templo expiatorio, dedicado a la virgen de Guadalupe y donde desde hace unos

meses se realizan obras para mejorar el acceso al lugar, por ello es labrada esta imagen como

parte de estas acciones de embellecimiento.

En torno al caso, al término de la misa de 6:00 de la mañana del domingo en dicho templo, el

párroco dio a conocer que ya había solicitado la presencia de un profesionista químico para llevar

a cabo el análisis de este líquido, a fin de determinar con exactitud su contenido.

Derivado de esto, Navarro Espinoza dijo a los presentes que definitivamente “no se trata de un

milagro”, sin embargo, se mostró asombrado por el suceso. Ante ello, dio a conocer que la

persona especializada llevó a cabo tres tipos de pruebas, la cuales resultaron negativas para

suponer que se trate de algún tipo de sangre.

“Es un líquido propio del árbol”, explicó al descartar de este modo que se tratara de un milagro, no

obstante, calificó el hecho como una manifestación del amor de Dios.

Dicho resultado fue comunicado a los fieles católicos durante las diferentes eucaristías que

tuvieron lugar a lo largo de este domingo, dentro de la parroquia, ello a fin de tranquilizar a

quienes ya comenzaban a esparcir el rumor.