Guarda silencio Graco, sobre exhumación de cuerpos de Tetelcingo

  • La Prensa
  • en República

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Gabriela Martínez / EL SOL DE CUAUTLA

Cuautla, Morelos.- El gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu, guardó total silencio al ser cuestionado sobre la diligencia de exhumación de cuerpos que se realiza en las fosas de Tetelcingo.

Con un rotundo “no” evadió emitir su opinión en torno al proceso que desde el lunes pasado se realiza en el panteón de esa comunidad indígena ubicada al Norte del municipio de Cuautla.

“Está el fiscal, es una diligencia”, se limitó a responder el gobernador a pregunta expresa, quien evidenció total desinterés por responder a cualquier cuestionamiento de la prensa, incluso, ni siquiera detuvo su marcha.

Como lo ha informado El Sol de Cuautla, en las fosas de Tetelcingo está en proceso la extracción de los cuerpos que la Fiscalía General del Estado (FGE) inhumó ilegalmente, y que se estiman en más de cien.

Ahora exige transparencia

Graco Ramírez acudió  al municipio de Cuautla para entregar a productores recursos del programa Crédito a la Palabra. Desde el balneario ejidal El Almeal criticó la “opacidad” y la falta de “transparencia” en el manejo de los recursos públicos cometidos desde cualquier esfera pública.

“En este estado de Morelos nadie, nadie tiene el derecho de no informar en que se gasta el dinero de todas y todos, nadie puede decir en este gobierno y en las demás instituciones públicas del Estado de Morelos que tienen derecho a la opacidad y a la no transparencia”, enfatizó.

Y continuó: “…dinero que entra, dinero que se informa en qué se gasta,  cómo se gasta y quién lo tiene, aquí no hay mas corrupción, aquí se acabo esto, se aplica la ley para todos por igual”.

Cabe señalar que un día antes, el Congreso del Estado aprobó una propuesta con punto de acuerdo para que la Entidad Superior de Fiscalización audite a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

Lo anterior, bajo el argumento de que el incremento al presupuesto que el Estado otorgó a la máxima de casa de estudios para asegurar su autonomía financiera  -el 2.5 por ciento del presupuesto estatal anual- “ha sido en vano”, según cita el punto de acuerdo, ante la crisis financiera que enfrenta la universidad.

Sin hacer una alusión directa a la auditoria a las finanzas de la máxima casa de estidios, Garrido Abreu usó como marco de referencia la transparencia en el manejo de los recursos del campo para asegurar que en Morelos la rendición de cuentas es una obligación que deben cumplir todos sin excepción.

“El dinero es para los productores, no para los dirigentes, no para las organizaciones y no para nadie que diga que él no tiene por qué rendir cuentas, aquí todos, empezando por mí, entregamos cuentas”, indicó.