La Wera preparó su muerte en Facebook

  • La Prensa
  • en República

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Periódico El Mexicano

Ciudad Juárez, Chihuahua.- La soledad, depresión y el abandono de su madre, fueron piezas claves para que la jovencita Jacqueline Ibarra Dorado, de 19 años decidiera acabar con su vida la mañana del jueves en una zona urbana de Ciudad Juárez.

Fue poco antes del medio día cuando se recibió la llamada de auxilio al 911, donde se reportaba el hallazgo de una mujer sin vida dentro de una vivienda ubicada sobre las calles Manuel López e Ignacio Enríquez, de la colonia Héroes de la Revolución.

Jaqueline tenía una relación formal con un joven de nombre Luis Ibarra y no hay evidencias si el problema se había agudizado por un embarazo inesperado.

La noticia impactó más porque Jaqueline Ibarra Dorado era muy sociable. Tenía mil 600 amigos en Facebook, estudiaba y trabajaba en una empresa maquiladora y era común que realizara actividades alternativas en el Centro Comunitario que se ubica frente al domicilio donde se quitó la vida.

Al llegar la autoridades localizaron el cuerpo de la jovencita suspendida con un alambre de púas trenzado al cuello, sin embargo, ya no contaba con signos vitales, por lo que nada pudieron hacer.

La joven publicó en varias ocasiones a través del Facebook, sus ganas de morir, como si esta fuera una solución a la “paz” que ella decía buscar por medio de las redes sociales.

Jaqueline platicó a su primo Daniel Ibarra la intención de morir y habían acordado que todo lo que intentara hacer lo platicarían, a la hora que fuera, para poder darle el apoyo sicológico y espiritual. La joven mujer, en un extremo de dolor, decidió no cumplir su promesa y se quitó la vida.

De hecho, horas antes, cerca de las 6:00 de la mañana, Jacqueline cambio su foto de perfil colocando una imagen de una niña colgada de un árbol y la Muerte caminando a sus espaldas, con la leyenda “espero encontrar la paz que tanto busco,(sic)”.

Desafortunadamente, a pesar de estos mensajes, nadie, ni su familia ni sus amigos, pudieron hacer algo para tratar de impedir este fatídico desenlace, aunado a que la menor vivía sola con su padre, al ser abandonada desde chica por su progenitora quien emigró a los Estados Unidos.

La noticia cayó como un balde de agua helada entre sus amigos, que no podían creer como es que “La Wera”, como le decían de cariño, decidió escapar por la puerta falsa, más aún sabiendo que contaba con pocos meses de embarazo.

“No era necesario prima, has hecho de los que te queremos el día más triste de la historia, siempre te mirabas alegre”, rezaba uno de los comentaros escritos por un familiar en la foto de perfil que anunciaba su muerte.

Por el momento toda esta información está siendo investigada por las autoridades, para determinar las verdaderas causas que orillaron a que la joven Jacqueline Ibarra a cortar de un tajo su vida y la de su criatura.

Resulta preocupante como en los últimos años el índice de depresión en jóvenes y menores ha ido en incremento, de igual forma los casos de suicidios, muchos de ellos motivados por el bullying y problemas familiares, donde a pesar de los múltiples programas impartidos por organizaciones civiles y la Secretaría de Educación Pública, estos se siguen presentando.

Irónicamente hace unos días se había dado a conocer a través de este medio que nuestra frontera ocupa el primer lugar de suicidios en todo el país, seguido tan solo por Aguascalientes, de acuerdo a un estudio entregado durante el simposio sobre Prevención y Atención del Suicidio en Ciudad Juárez.

En aquella ocasión, Marta Sánchez Escalante, organizadora del evento, recalcó que lamentablemente las personas que comenten este tipo de acciones tienen una edad que oscila entre los 15 y 29 años de edad.

Por su parte, la Secretaría de Salud de Chihuahua señalo que de los 287 suicidios registrados en el estado el año pasado, la mayoría sucedió en 3 municipios: 80 de ellos en Ciudad Juárez 72, en Chihuahua y 15 en Cuauhtémoc.

Síguenos en redes sociales: La Prensa en Línea, @laprensaoem