A proceso al presunto asesino del rector de la Universidad Angelópolis

Foto: El Sol de Puebla

A proceso al presunto asesino del rector de la Universidad Angelópolis

  • La Prensa
  • en República

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

El Sol de Puebla

Por Joel Arcega

Juan Ignacio A. M., el podólogo que presuntamente asesinó la semana pasada al rector de la Universidad Angelópolis en el barrio de Analco, fue vinculado a proceso por homicidio calificado tras realizarse el día de ayer la audiencia inicial en la Casa de Justicia.

Durante dicha audiencia, el agente del Ministerio Público confirmó con los datos de pruebas tomados de declaraciones de cuatro testigos de los hechos, más la de los policías estatales que capturaron al inculpado, cómo se registró el asesinato del catedrático.

Durante la descripción de hechos, se corroboró que Juan Ignacio llegó a la citada universidad ubicada en la 3 Oriente número 1603, ingresó ante los ojos de la recepcionista y le preguntó por el rector, mostrándole un arma y amenazándola de que no dijera nada.

Enseguida, el acusado subió por las escaleras de caracol que conducen al segundo piso a donde está la rectoría y dentro estaba el ahora occiso Roberto Corvera Guzmán acompañado del entrenador del gimnasio de la institución.

Roberto al ver a Juan Ignacio le dijo “qué pasa…”, siendo sus últimas palabras, pues el indiciado sacó de una maleta negra que cargaba en su hombro izquierdo, una pistola calibre 38 milímetros y al tiempo que le gritaba “te mandan un mensaje…”, le disparó en dos ocasiones hiriéndolo en el cuello del lado derecho y en el brazo izquierdo.

Quien acompañaba al rector solamente alcanzó a agacharse y luego observó como el agresor salía caminando hacia la calle, por lo que les gritó a los demás empleados, entre ellos al administrador que lo detuvieran pues le había disparado “al jefe”.

Fue así como el administrador, el entrenador y otros dos trabajadores de la universidad salieron tras el agresor que cruzó la calle 3 Oriente y tomó la 16 Sur y caminó hasta llegar a la 14 Poniente y 2 Oriente, donde finalmente fue detenido por policías estatales que resguardaban el edificio de la Defensoría Pública.

Cabe señalar que en la declaración de los testigos se señala que al ser perseguido Juan Ignacio, constantemente volteaba y amenazaba con sacar el arma, por lo que ellos trataban de cubrirse pero gritaban deténganlo que lleva una pistola; y pocos metros antes de ser detenido el inculpado cayó al piso, se levantó y siguió su camino hasta que fue capturado, refiriendo que le dolía en la parte baja de la espalda y tenía sangre en el labio superior.

Ante las declaraciones de testigos y de los efectivos policíacos, además de la presentación de 199 fotos del lugar de los hechos, y las cintas de cuatro cámaras de video vigilancia de la zona; el Juez de Control Mario Cortés Aldana resolvió vincular a proceso al acusado por el delito de homicidio calificado sin que hubiera objeción de la defensa del imputado.

Finalmente el ministerio público solicitó un plazo de cuatro meses para cerrar el periodo de investigación, a lo que los defensores del procesado indicaron que era excesivo y dos meses sería mejor, a lo que el juzgador aceptó el periodo más corto.

Cabe señalar que no se mencionó en ningún momento el motivo por el cual el inculpado habría asesinado a Corvera Guzmán, máxime que desde un principio el acusado se reservó su derecho a declarar.

En su momento, la Fiscalía General del Estado dio a conocer que el móvil del crimen era una venganza, luego de que el ahora occiso hace 28 años inhabilitara como catedrático al presunto homicida, lo que provocó que perdiera su cédula profesional.