Turistas derraman basura en playa durante temporada vacacional

Foto: Sol de Tampico

Turistas derraman basura en playa durante temporada vacacional

  • La Prensa
  • en República

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Sol de Tampico

Por: Antonio Sosa

 

Los primeros rayos de sol que se reflejaron este lunes en playa Miramar dejaron ver un escenario deprimente que demostraba la falta de amor y respeto a nuestro mar.

Una alfombra de basura cubría prácticamente los ocho kilómetros de litoral, desde la zona conocida como El Mago hasta el fin del territorio tamaulipeco, marcado por las escolleras.

Botellas, platos de unicel, botes de aluminio, comida, restos de botana, pañales e incluso toallas sanitarias arrebataban la belleza de la blanca arena para dar paso a un escenario digno de una zona abandonada.

Y toda esa basura no llegó sola a la costa maderense, no la arrojó una sola persona, sino que es resultado de la falta de cultura, respeto y amor de la mayoría de los 61 mil185 visitantes que registró este paseo, el más importante de Tamaulipas, solo el domingo.

Esta playa es considerada una de las mas limpias del Golfo de México al contar incluso con un área certificada por sus altos niveles de equilibrio ecológico, el cual se rompe cada período vacacional.

“Son por lo menos 70 toneladas de basura la que se genera en la zona de playa durante cada fin de semana de vacaciones” dijo la secretaria de turismo Malu Aranda Jiménez.

 

En media hora limpia.

Minutos antes de las 6 de la mañana el orto iluminada la costa sudtamaulipeca, comenzando el arribo de los deportistas y dejando ver a los trasnochadores que despidieron a la luna y dieron paso al sol.

El trote, caminata o carrera matutina tuvo que hacerse entre basura, siendo los desperdicios un verdadero obstáculo que tenía que irse sorteando entre saltos.

A las 7 de la mañana arribaron las cuadrillas de limpieza, quienes armados con asadones, escobas y sus manos comenzaban la tarea para retirar la basura del frente de playa y zona de palapas.

En un trabajo articulado y coordinado en un lapso de treinta minutos se logró despejar la costa maderense de la gran cantidad de basura y para las ocho de la mañana la belleza habia regresado a Miramar.

“A estos esfuerzos de nuestras cuadrillas de limpieza se han sumado vendedores ambulantes, palaperos y hoteleros, en una sinergia en beneficio de Miramar” expuso la funcionaria maderense.

Sin duda con un poco de respeto a nuestra playa y mar, tanto por locales como turistas, se podría revertir esta lamentable situación, con un poco de cultura la hermosura de nuestro litoral nunca se opacaría.

Pero hace falta recorrer caminando lento nuestra playa, de punta a punta para quererla; observar un amanecer o el ocaso sentado en los tetrapodos de las escolleras para valorarla, o escuchar a detalle su oleaje para enamorarse y evitar que estas escenas vuelvan a repetirse.