/ martes 3 de diciembre de 2019

Centros Cristianos un infierno para rehabilitación en Oaxaca

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), catearon una casa de oración, donde se encontraron a 110 personas en condiciones infrahumanas

Oaxaca, Oax., a 3 diciembre.- Los Centros Cristianos en Oaxaca, se han convertido en un infierno para quienes buscan rehabilitarse después de tocar fondo en el consumo de drogas y alcohol o para las familias que lo ven como último recurso para recuperar a sus familiares.

En San Antonio de la Cal, un municipio ubicado a 5 minutos de la capital de Oaxaca, se encontraba el ministerio Moisés Libertador de Israel casa de oración y restauración Jesucristo es la Solución que fungió durante años como un centro que garantizaba la rehabilitación de alcohólicos y drogadictos.

Sin embargo, el pasado lunes tras la denuncia de un probable secuestro, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) dependiente de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, catearon el lugar, encontrándose a 110 personas en condiciones infrahumanas.

Maltratados, hacinados en espacios reducidos 14 mujeres y 96 hombres vivían víctimas de seis personas, quienes les cobraban con despensas o de 300 a 2 mil 500 pesos mensuales a sus familiares, por la estancia que ellos tenían en el lugar.

Foto: La Prensa

Se encontraron en la zona menores de 3 años de edad y adultos de cerca de 70 años, quienes contaban con rastros físicos de maltrato, en sus declaraciones ante la fiscalía acusaron que el pastor de la iglesia cristiana no les permitía salir.

Los alimentos se los daban en mínimas cantidades, mientras que había días en que les suministraban comida descompuesta, no les permitían el aseo diario, tampoco podían tener un lugar digno donde hacer sus necesidades.

La ropa que sus familiares llevaban, era recogida por el personal de ese lugar, mientras que eran sancionados con encierros en espacios pequeños de no cumplir las reglas del centro de “rehabilitación”.

Las familias por su parte, argumentan que no les permitían que vieran a sus familiares, y que pocas veces que alguien pudo acceder los mantenían bajo vigilancia y cuando querían llevarse a las personas, no se los dejaban y eran amenazados para no denunciar.

La fiscalía en Oaxaca en este momento recabó las declaraciones y en próximos días dará a conocer los delitos en los que incurrieron los detenidos, en tanto ha entregado a 51 personas a sus familiares, y espera localizar al resto de los parientes de quienes aún permanecen en las instalaciones.

EGS

Oaxaca, Oax., a 3 diciembre.- Los Centros Cristianos en Oaxaca, se han convertido en un infierno para quienes buscan rehabilitarse después de tocar fondo en el consumo de drogas y alcohol o para las familias que lo ven como último recurso para recuperar a sus familiares.

En San Antonio de la Cal, un municipio ubicado a 5 minutos de la capital de Oaxaca, se encontraba el ministerio Moisés Libertador de Israel casa de oración y restauración Jesucristo es la Solución que fungió durante años como un centro que garantizaba la rehabilitación de alcohólicos y drogadictos.

Sin embargo, el pasado lunes tras la denuncia de un probable secuestro, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) dependiente de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, catearon el lugar, encontrándose a 110 personas en condiciones infrahumanas.

Maltratados, hacinados en espacios reducidos 14 mujeres y 96 hombres vivían víctimas de seis personas, quienes les cobraban con despensas o de 300 a 2 mil 500 pesos mensuales a sus familiares, por la estancia que ellos tenían en el lugar.

Foto: La Prensa

Se encontraron en la zona menores de 3 años de edad y adultos de cerca de 70 años, quienes contaban con rastros físicos de maltrato, en sus declaraciones ante la fiscalía acusaron que el pastor de la iglesia cristiana no les permitía salir.

Los alimentos se los daban en mínimas cantidades, mientras que había días en que les suministraban comida descompuesta, no les permitían el aseo diario, tampoco podían tener un lugar digno donde hacer sus necesidades.

La ropa que sus familiares llevaban, era recogida por el personal de ese lugar, mientras que eran sancionados con encierros en espacios pequeños de no cumplir las reglas del centro de “rehabilitación”.

Las familias por su parte, argumentan que no les permitían que vieran a sus familiares, y que pocas veces que alguien pudo acceder los mantenían bajo vigilancia y cuando querían llevarse a las personas, no se los dejaban y eran amenazados para no denunciar.

La fiscalía en Oaxaca en este momento recabó las declaraciones y en próximos días dará a conocer los delitos en los que incurrieron los detenidos, en tanto ha entregado a 51 personas a sus familiares, y espera localizar al resto de los parientes de quienes aún permanecen en las instalaciones.

EGS