/ sábado 3 de agosto de 2019

Atrapan a la "Hiena" de Tenango del Valle, estranguló a su nieta

La pequeña era víctima de abusos y torturas por parte de su abuela materna

Luego de minuciosos trabajos de investigación, elementos de la policía ministerial mexiquense ubicaron y detuvieron a la despiadada mujer que el pasado 28 de Julio asesinó a su nieta de 9 años, a quien durante varios años sometió a salvajes golpizas y le daba malos tratos,y actos de tortura como quemar su cuerpo con colillas de cigarrillos y agua hirviendo “para educarla”.

La FGJEM informó que esta mujer, identificada como Elvira “N”, fue ingresada al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Almoloya de Juárez, en cumplimiento de una orden de aprehensión por el delito de feminicidio, y será un Juez quien determine su situación legal.

La Fiscalía mexiquense, dijo que el hecho por el que es investigada se registró el pasado lunes 29 de julio, cuando fue hallado el cuerpo sin vida de una menor de edad, quien era su nieta, al interior de un inmueble ubicado en el Barrio de Santiago Cuaxustenco, en el municipio referido.

Derivado del hallazgo, la FGJEM inició una investigación y con los datos recabados, el Ministerio Publicó solicitó a un Juez librar una orden de aprehensión en contra de la mujer, de 43 años, identificada como la probable feminicida, la cual fue otorgada y cumplimentada por Policías de Investigación.


VIVIÓ UN AUTÉNTICO CALVARIO

Varios años de sufrimiento y de constantes golpizas y maltratos fueron los que vivió la niña Teresita, que era víctima de su desnaturalizada abuela, quien finalmente el pasado 28 de Julio terminó con su vida, al estrangula

El martirio para Teresita inicio cuando su madre la dejó a la edad de dos años bajo la custodia de su abuela Elvira.

A partir de ese momento la menor comenzó a vivir un auténtico calvario, pues víctima de su despiadada abuela, quien según ella, para educarla y corregirla, cuando “se portaba mal”, la golpeaba y con toda la saña del mundo, sin importarle que era su propia nieta, le quemaba varias partes de su cuerpo con colillas de cigarrillos y en otras ocasiones la quemaba con agua hirviendo.

Los vecinos fueron testigos de estos despiadados castigos, pues escuchaban gritar a la niña de dolor; señalaron que por esta razón en varias ocasiones dieron parte al DIF, pero acusaron que personal de esta institución nuca hizo caso.

Teresita era una niña muy valiente, pues a pesar de las atrocidades que hacía con ella su abuela, nunca la acuso.

Los vecinos, señalaron que en varias ocasiones le preguntaban a la menor si su abuela la maltrataba y nunca la delato, siempre afirmó que no, que sus presunciones eran erróneas porque su abuela la trataba muy bien.

Incluso, los vecinos dijeron, que la niña siempre vestía chamarra o suéter, bufandas y gorras para que nadie se diera cuenta de las heridas que presentaba en todo su cuerpo, por los maltratos de su abuela.

En la escuela sucedía lo mismo, los maestros se daban cuenta que Teresita estaba mal psicológicamente y presentaba el síndrome del niño maltratado; sin embargo, a pesar de que siempre la cuestionaron la niña nunca dijo nada y aseguraba que su abuela era una buena mujer que la quería y la trataba muy bien y jamás la delato.


EL DESENLACE LLEGÓ

Sin embargo, el desenlace llegó y los días de sufrimientos y torturas que sufría Teresita a manos de su despiadada abuela terminaron el pasado 28 de Julio, cuando la mujer, sin el menor tapujo y con lujo de cinismo se comunicó vía telefónica con la madre de la niña para informarle que se trasladara a su domicilio, ubicado en la colonia Santiaguito Cuaxustenco porque “acababa de matar a su nieta, discúlpame, pero acabo de matar a tu hija”, le dijo sin el más mínimo arrepentimiento.

La incrédula mujer, todavía con la esperanza de que se tratara de una mala broma, porque no podía creer que su madre se atreviera matar a su propia nieta de inmediato se trasladó al domicilio.

Al llegar a la casa confirmó que su madre había dicho la verdad, pues encontró a su pequeña muerta, envuelta en un cobertor sobre uno de los sillones de la sala.

Presa del llanto y la histeria, dicha mujer que también tuvo responsabilidad en el crimen por haber dejado en manos de su madre a su hija, de inmediato dio parte a las autoridades policíacas, por lo que casi enseguida arribó a la casa el agente del Ministerio Público, peritos y policías ministeriales, quienes al confirmar la muerte de la niña realizaron las diligencias ministeriales, ordenaron el levantamiento del cadáver y el Ministerio Público dio inicio a la carpeta de investigación correspondiente por el delito de homicidio.

Una vez que se le practicó la necropsia de ley al cuerpo de la menor, autoridades ministeriales descubrieron que efectivamente presentaba el síndrome del niño maltratado, ya que presentaba severos golpes y varias quemaduras en el cuerpo.


SE FUGO PERO YA FUE DETENIDA

Después de que le quito la vida a su nieta, la despiadada abuela consciente de que iba a ser detenida, se dio a la fuga, por lo que elementos de la policía ministerial, en ese momento iniciaron con una auténtica cacería para ubicarla y detenerla, lo cual finalmente sucedió la noche de ayer, en el municipio de Tenango del Valle cuando se refugiaba en la casa de una amiga.


JUSTICIA

Después de que se enteraron que la mujer ya había sido detenida, vecinos de la niña que se encontraban completamente indignados y que aseguraron que de alguna u otra manera todos tenían culpa de la muerte de Teresita porque sabían que era sujeta a constantes golpizas y nunca la ayudaron y pidieron la intervención de la policía, exigieron para la hiena todo el peso de la ley, pues señalaron que se lo merecía, ya que no tuvo piedad de la menor y le quito la vida sin importarle que se trataba de su propia nieta.

Luego de minuciosos trabajos de investigación, elementos de la policía ministerial mexiquense ubicaron y detuvieron a la despiadada mujer que el pasado 28 de Julio asesinó a su nieta de 9 años, a quien durante varios años sometió a salvajes golpizas y le daba malos tratos,y actos de tortura como quemar su cuerpo con colillas de cigarrillos y agua hirviendo “para educarla”.

La FGJEM informó que esta mujer, identificada como Elvira “N”, fue ingresada al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Almoloya de Juárez, en cumplimiento de una orden de aprehensión por el delito de feminicidio, y será un Juez quien determine su situación legal.

La Fiscalía mexiquense, dijo que el hecho por el que es investigada se registró el pasado lunes 29 de julio, cuando fue hallado el cuerpo sin vida de una menor de edad, quien era su nieta, al interior de un inmueble ubicado en el Barrio de Santiago Cuaxustenco, en el municipio referido.

Derivado del hallazgo, la FGJEM inició una investigación y con los datos recabados, el Ministerio Publicó solicitó a un Juez librar una orden de aprehensión en contra de la mujer, de 43 años, identificada como la probable feminicida, la cual fue otorgada y cumplimentada por Policías de Investigación.


VIVIÓ UN AUTÉNTICO CALVARIO

Varios años de sufrimiento y de constantes golpizas y maltratos fueron los que vivió la niña Teresita, que era víctima de su desnaturalizada abuela, quien finalmente el pasado 28 de Julio terminó con su vida, al estrangula

El martirio para Teresita inicio cuando su madre la dejó a la edad de dos años bajo la custodia de su abuela Elvira.

A partir de ese momento la menor comenzó a vivir un auténtico calvario, pues víctima de su despiadada abuela, quien según ella, para educarla y corregirla, cuando “se portaba mal”, la golpeaba y con toda la saña del mundo, sin importarle que era su propia nieta, le quemaba varias partes de su cuerpo con colillas de cigarrillos y en otras ocasiones la quemaba con agua hirviendo.

Los vecinos fueron testigos de estos despiadados castigos, pues escuchaban gritar a la niña de dolor; señalaron que por esta razón en varias ocasiones dieron parte al DIF, pero acusaron que personal de esta institución nuca hizo caso.

Teresita era una niña muy valiente, pues a pesar de las atrocidades que hacía con ella su abuela, nunca la acuso.

Los vecinos, señalaron que en varias ocasiones le preguntaban a la menor si su abuela la maltrataba y nunca la delato, siempre afirmó que no, que sus presunciones eran erróneas porque su abuela la trataba muy bien.

Incluso, los vecinos dijeron, que la niña siempre vestía chamarra o suéter, bufandas y gorras para que nadie se diera cuenta de las heridas que presentaba en todo su cuerpo, por los maltratos de su abuela.

En la escuela sucedía lo mismo, los maestros se daban cuenta que Teresita estaba mal psicológicamente y presentaba el síndrome del niño maltratado; sin embargo, a pesar de que siempre la cuestionaron la niña nunca dijo nada y aseguraba que su abuela era una buena mujer que la quería y la trataba muy bien y jamás la delato.


EL DESENLACE LLEGÓ

Sin embargo, el desenlace llegó y los días de sufrimientos y torturas que sufría Teresita a manos de su despiadada abuela terminaron el pasado 28 de Julio, cuando la mujer, sin el menor tapujo y con lujo de cinismo se comunicó vía telefónica con la madre de la niña para informarle que se trasladara a su domicilio, ubicado en la colonia Santiaguito Cuaxustenco porque “acababa de matar a su nieta, discúlpame, pero acabo de matar a tu hija”, le dijo sin el más mínimo arrepentimiento.

La incrédula mujer, todavía con la esperanza de que se tratara de una mala broma, porque no podía creer que su madre se atreviera matar a su propia nieta de inmediato se trasladó al domicilio.

Al llegar a la casa confirmó que su madre había dicho la verdad, pues encontró a su pequeña muerta, envuelta en un cobertor sobre uno de los sillones de la sala.

Presa del llanto y la histeria, dicha mujer que también tuvo responsabilidad en el crimen por haber dejado en manos de su madre a su hija, de inmediato dio parte a las autoridades policíacas, por lo que casi enseguida arribó a la casa el agente del Ministerio Público, peritos y policías ministeriales, quienes al confirmar la muerte de la niña realizaron las diligencias ministeriales, ordenaron el levantamiento del cadáver y el Ministerio Público dio inicio a la carpeta de investigación correspondiente por el delito de homicidio.

Una vez que se le practicó la necropsia de ley al cuerpo de la menor, autoridades ministeriales descubrieron que efectivamente presentaba el síndrome del niño maltratado, ya que presentaba severos golpes y varias quemaduras en el cuerpo.


SE FUGO PERO YA FUE DETENIDA

Después de que le quito la vida a su nieta, la despiadada abuela consciente de que iba a ser detenida, se dio a la fuga, por lo que elementos de la policía ministerial, en ese momento iniciaron con una auténtica cacería para ubicarla y detenerla, lo cual finalmente sucedió la noche de ayer, en el municipio de Tenango del Valle cuando se refugiaba en la casa de una amiga.


JUSTICIA

Después de que se enteraron que la mujer ya había sido detenida, vecinos de la niña que se encontraban completamente indignados y que aseguraron que de alguna u otra manera todos tenían culpa de la muerte de Teresita porque sabían que era sujeta a constantes golpizas y nunca la ayudaron y pidieron la intervención de la policía, exigieron para la hiena todo el peso de la ley, pues señalaron que se lo merecía, ya que no tuvo piedad de la menor y le quito la vida sin importarle que se trataba de su propia nieta.