/ lunes 15 de agosto de 2022

La Mora parte 11: ¿Podrían darse cuenta que yo era un hombre enamorado?

Sammy Loren es un escritor y productor de videos. Está lanzando ‘Cartel, Inc.,’ una novela sobre un videoartista fracasado que es secuestrado por un cartel mexicano y forzado a dirigir sus publicidades de TikTok. Ahora vive en LA y cura Casual Encounters, una serie de lectura semanal

En mi bolsillo ardía la dirección que obtuve después de la sesión de fotos BDSM de Pollo. ¿Cómo había descubierto el paradero de La Mora? Entre las drogas y las noches sin descanso, tenía ganas de acurrucarme y dormirme en mi miseria. En lugar de eso, tomé un uber y fui a Pujol, donde traté de colarme para tomar algunas selfies. Los guardias de seguridad me persiguieron por un rato, pero se dieron por vencidos después de algunas cuadras. Corrí de regreso a El Hotel Cuba donde me bañé, afeité y me vi en el espejo.

¿Y qué vi?

Estaba tan flaco como un perro callejero, con los músculos plegados hacia los huesos. Si adelgazaba mis ingles; estaría perfecto. Me vestí con mi última camisa limpia. Necesitaba lavar mi ropa y responder a los emails frenéticos de mi jefe. Una vez que encontrara a La Mora, me ocuparía de mi tediosa vida.

Photos/Arte: Arte - Lina Bailón @b0mbay__ Polaroids - Sammy Loren @sjlorenn

A saber qué hacía La Mora en los antiguos canales aztecas de Xochimilco, lejos de las ensaladas de kale y burrata del centro de la Ciudad de México. Tal vez ella tenía una casa de seguridad, o quizá Pollo se había dado por vencido con ella o quién sabe, tal vez todo era una trampa. Todavía no podía entender por qué Pollo y La Mora habían volado a Los Ángeles para encontrarme y robarme mi laptop. Honestamente, no me importaba. ¡Todos afirman que el matrimonio es la decisión más importante de tu vida y estoy de acuerdo! Además, ¿qué es el romance sin una dosis de peligro?

Afuera de la Plaza Santo Domingo, mientras los fieles entraban a la catedral para la misa, Carmen y sus compañeras del trabajo sexual se reían de mí, me guiñaban los ojos y me aventaban besos mientras esperaba un taxi.

¿Podrían darse cuenta que yo era un hombre enamorado?

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Photos/Arte: Arte - Lina Bailón @b0mbay__ Polaroids - Sammy Loren @sjlorenn


TEXTO EN INGLÉS

In my pocket burned the address I’d earned from Pollo’s BDSM photoshoot. How had he discovered La Mora’s whereabouts? Between the drugs and all-nighter, I felt like curling up and sleeping right in the gutter. Instead I ubered to Pujol where I tried breaking in to take selfies. The security guards chased me for a while but gave up after a few blocks and I jogged back to El Hotel Cuba where I showered, shaved and examined myself in the mirror.

And what did I see?

I was concentration camp thin, muscles puckered from the bones. Just widen my thigh gap and I’d be perfect. I tucked myself into my last clean shirt. I needed to do laundry. Respond to my boss’s frantic emails. Once I found La Mora, I’d attend to life's ennui.

Who knew what La Mora was doing on the ancient Aztec canals of Xochimilco, far from the kale and burrata salads of central Mexico City. Maybe she had a safe house or perhaps Pollo had given up on her or who knows, maybe it was a trap. I still couldn’t understand why Pollo and La Mora had flown to LA to find me and steal my laptop. Honestly, I didn’t care. Everyone claimed who you married was the most important decision and I couldn’t have agreed more! Besides, what was romance without a shot of danger?

Outside Plaza Santo Domingo, as the faithful filed into the cathedral for mass, Carmen and her fellow hookers cackled and winked and blew kisses at me while I waited for a taxi.

Could they tell I was a man in love?

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


En mi bolsillo ardía la dirección que obtuve después de la sesión de fotos BDSM de Pollo. ¿Cómo había descubierto el paradero de La Mora? Entre las drogas y las noches sin descanso, tenía ganas de acurrucarme y dormirme en mi miseria. En lugar de eso, tomé un uber y fui a Pujol, donde traté de colarme para tomar algunas selfies. Los guardias de seguridad me persiguieron por un rato, pero se dieron por vencidos después de algunas cuadras. Corrí de regreso a El Hotel Cuba donde me bañé, afeité y me vi en el espejo.

¿Y qué vi?

Estaba tan flaco como un perro callejero, con los músculos plegados hacia los huesos. Si adelgazaba mis ingles; estaría perfecto. Me vestí con mi última camisa limpia. Necesitaba lavar mi ropa y responder a los emails frenéticos de mi jefe. Una vez que encontrara a La Mora, me ocuparía de mi tediosa vida.

Photos/Arte: Arte - Lina Bailón @b0mbay__ Polaroids - Sammy Loren @sjlorenn

A saber qué hacía La Mora en los antiguos canales aztecas de Xochimilco, lejos de las ensaladas de kale y burrata del centro de la Ciudad de México. Tal vez ella tenía una casa de seguridad, o quizá Pollo se había dado por vencido con ella o quién sabe, tal vez todo era una trampa. Todavía no podía entender por qué Pollo y La Mora habían volado a Los Ángeles para encontrarme y robarme mi laptop. Honestamente, no me importaba. ¡Todos afirman que el matrimonio es la decisión más importante de tu vida y estoy de acuerdo! Además, ¿qué es el romance sin una dosis de peligro?

Afuera de la Plaza Santo Domingo, mientras los fieles entraban a la catedral para la misa, Carmen y sus compañeras del trabajo sexual se reían de mí, me guiñaban los ojos y me aventaban besos mientras esperaba un taxi.

¿Podrían darse cuenta que yo era un hombre enamorado?

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Photos/Arte: Arte - Lina Bailón @b0mbay__ Polaroids - Sammy Loren @sjlorenn


TEXTO EN INGLÉS

In my pocket burned the address I’d earned from Pollo’s BDSM photoshoot. How had he discovered La Mora’s whereabouts? Between the drugs and all-nighter, I felt like curling up and sleeping right in the gutter. Instead I ubered to Pujol where I tried breaking in to take selfies. The security guards chased me for a while but gave up after a few blocks and I jogged back to El Hotel Cuba where I showered, shaved and examined myself in the mirror.

And what did I see?

I was concentration camp thin, muscles puckered from the bones. Just widen my thigh gap and I’d be perfect. I tucked myself into my last clean shirt. I needed to do laundry. Respond to my boss’s frantic emails. Once I found La Mora, I’d attend to life's ennui.

Who knew what La Mora was doing on the ancient Aztec canals of Xochimilco, far from the kale and burrata salads of central Mexico City. Maybe she had a safe house or perhaps Pollo had given up on her or who knows, maybe it was a trap. I still couldn’t understand why Pollo and La Mora had flown to LA to find me and steal my laptop. Honestly, I didn’t care. Everyone claimed who you married was the most important decision and I couldn’t have agreed more! Besides, what was romance without a shot of danger?

Outside Plaza Santo Domingo, as the faithful filed into the cathedral for mass, Carmen and her fellow hookers cackled and winked and blew kisses at me while I waited for a taxi.

Could they tell I was a man in love?

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


Policiaca

Puente al más allá: motociclista derrapa y muere en Pantitlán

Por ir a alta velocidad, el conductor perdió la vida la noche de este domingo

Elecciones 2024

Candidata de Ocoyoacac sufre atentado rumbo al debate del IEEM

La aspirante a alcaldesa no llegó al debate; de acuerdo a información preliminar resultó ilesa